Edificando La Casa de Dios
Search
NUESTRA cuenta
Gracias por Visitarnos

UNA VIGA EN EL OJO

¡Qué duros son algunos hermanos de la iglesia cuando algún miembro cae en algún error y aquí surge una pregunta interesante ¿les gustaría a estos hermanos,  ser tratados de esta manera cuando sean ellos lo que cometan el error? Pero el problema es conscientemente claro atravez de dos cosas:

  1. O Juzgamos para justificar nuestros propios errores.
  2. O Juzgamos en ignorancia no teniendo conciencia de nuestra propia naturaleza.

El contexto en ningún momento dice que no debemos juzgar las cosas de esta vida sino más bien es un llamado a no hacerlo, sino tenemos conciencia de nuestra propia naturaleza, el llamado es sencillamente claro,  Luc 6:37  No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Luc 6:38  Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

En si el problema no debe verse desde el punto de vista de no juzgar, pues cada día debemos juzgar las cosas de esta vida ya que de la forma en la cual juzgamos depende el buen orden de las cosas que nos rodean, 1Co 6:3  ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?

El problema pareciera ser la mala visión que tiene, el que trata de corregir al otro, Luc 6:41  ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? Aquí el asunto no es que Dios este en contra de que saquemos la paja o la basurita del ojo del hermano porque el mismo Jesús dice que hay que sacar la basurita del ojo del hno. Luc 6:42  ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.

Sino más bien el problema radica en la mala visión o la mala comprensión del que trata de sacar la basurita del ojo del otro o sea el problema de los que juzgan es que tienen un forma equivocada de ver las cosas y erradamente tratan de corregir a los demás con una mala visión que ellos mismos no han podido corregir, Luc 6:39  Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? El primer ciego es el maestro que no puede ver bien por la enorme viga que lleva insertada en su ojo, pero quiere guiar a otro que también está ciego solo que en menor grado, este se convierte en su discípulo y que al ser perfeccionado por este maestro ciego, al final los dos serán iguales de ciegos o sea en vez de mejorar la enfermedad será peor al final, Luc 6:40  El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro.

La mayoría de personas que les gusta andar corrigiendo a los demás en las iglesias son personas que  por lo general tienen grandes vigas en sus ojos, Luc 18:9  A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Luc 18:10  Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. Luc 18:11  El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; Luc 18:12  ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Este hombre tiene una gran viga en su ojo pero es uno de los maestros que quieren sacara la basurita del ojo de los demás, este tipo de gente que tiene una mala visión de cómo es su propia naturaleza son las personas que más daño causan al cuerpo de Cristo.

Entonces será que Dios vera mal que tratemos de corregir los errores de los demás, -¡ En ninguna manera ¡-, el problema no es que tratemos de corregir los errores en los demás, pero los que corrigen deben tener una visión clara de sus propios errores y de sus propia naturaleza que le ayudaran a sacar la basurita del ojo de os demás, en la biblia aparecen muchas personas que pudieron sacar “la viga de sus ojos” y ahora les fue dada una buena visión para poder corregir los errores de los demás,  como por ejemplo:

  1. un hombre que tendría la forma y la manera de ayudar a otros con la basurita en sus ojos es el que estaba a la par del fariseo, Luc 18:13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.  Este hombre tiene conciencia plena de su frágil naturaleza y esto lo hace un hombre propicio para poder entender y ayudar a otros.
  2. Una mujer que ve perfectamente bien su naturaleza de pecado, es una buena candidata para ayudar a otros. Luc 7:37  Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; Luc 7:38  y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume.

Pero lo curiosos del asunto es que los que juzgan tratando de corregir a otros no son personas de buena visión sino que generalmente son fariseos tratando de ocultar sus propios errores en los errores de otros,  Rom 2:17  He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios, Rom 2:18  y conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor, Rom 2:19  y confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, Rom 2:20  instructor de los indoctos, maestro de niños, que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad. Rom 2:21  Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas que no se ha de hurtar, ¿hurtas?  Esta gente no sirve para sacar basuritas en los ojos de nadie, al contrario esta gente, empeora  a las personas que corrigen y al final la basurita se las cambian y les ponen un viga como la que ellos mismos llevan, o sea en vez de sanar la segura, empeora la enfermedad de las personas que se dejan corregir o instruir de ellos.

Cuantas personas en las iglesias alardean, critican y juzgan a los demás sin tener conciencia de sus propios errores, son personas ciegas tratando de guiar a otros ciegos. Muchos cristianos e inclusive servidores les gusta andar tratando de corregir a los hijos de otros sin embargo sus propios hijos generalmente son hijos catalogados como rebeldes; este tipo de gente son catalogados como irritantes, vanagloriosos y envidiosos del bien ajeno, Gál 5:26  No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros. Sin embargo las personas que tienen la facultad para juzgar las cosas y deben corregir para que la basurita sea sacada del ojo de otros, son las personas tienen buena visión, deben de ser personas que tienen clara la debilidad de sus propios errores. A este tipo de personas se les hace el llamado,  Gál 6:1  Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, (o sea ven las cosas espiritualmente) restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Gál 6:2  Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Gál 6:3  Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.  De hecho somos llamados a juzgar las cosas de esta vida con justicia, pues el juzgar no solo es importante sino necesario,.  Jua 7:24  No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.

Jusgar es tan importante, pues si no juzgáramos los asuntos espirituales en esta vida material, no podríamos distinguir a los cerdos y a  los perros en medio de la iglesia y del mundo,  Mat 7:6  No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen. el que tiene oídos para oír que oiga.

 

Miércoles, 20 de septiembre del 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published.