Edificando La Casa de Dios
Search
NUESTRA cuenta
Gracias por Visitarnos

Una Mala Vision

Una vez una mujer comentaba con otra acerca de la manera en
que una vecina lavaba la ropa.-Es una mujer muy descuidada -decía-. No lava bien la ropa, pues la tiende tan sucia como antes de lavarla.

Al decir esto, señalaba unas prendas de ropa que se podían ver tendidas a través de su ventana. Al fijarse bien la amiga, se acercó a la ventana y miró bien los cristales. Entonces se dio cuenta de que el problema no estaba en la ropa de la vecina. Se dirigió a su amiga y le dijo: -Limpia los cristales de tu ventana y verás bien la ropa. La mujer se acercó, los limpió y vio que la ropa de su vecina estaba limpia, LO QUE ESTABA SUCIO ERAN SUS VENTANAS!.

Frecuentemente nos pasa que los que están sucios son nuestros
ojos, nuestro corazón y cristales. Y proyectamos sobre los demás, atribuyéndoles nuestra propia suciedad pues la biblia dice en Tito 1:15  Todas las cosas son puras para los puros, más para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.

Antes de señalar los pretendidos defectos de los demás, veamos si nuestros cristales no son los defectuosos. Es importante considerar las palabra de Jesús cuando dijo: “No mires la paja del ojo de tu hermano, antes mira la Viga que está en tus ojos”. El problema de la crítica está en la mala visión del que quiere corregir.

Leave a Reply

Your email address will not be published.