Edificando La Casa de Dios
Search
NUESTRA cuenta
Gracias por Visitarnos

Ven a El

Un hombre sin Cristo asistió a una iglesia. Cuando llegó, toda la congregación estaba cantando:
Ven a el, oh, ven a el….. que te espera tu buen salvador. Ven a el, oh, ven a el…

El hombre se disgustó y le pareció que aquella gente estaba loca: hombres grandes, de pie, cantando “Ven a El”.

Terminada la reunión, no podía olvidarse de aquel canto. Procuró hallar consuelo en el alcohol. Fue de bar en bar, pero las palabras del himno sonaban con insistencia en su corazón. Se acostó pero parecía que hasta la almohada le decía “ Ven a el, oh, ven a el”. Se levantó, buscó el himnario, encontró el himno y lo leyó. Le pareció un himno absurdo, y quemó el himnario. Juró que jamás pisaría otra iglesia. Pero aquel himno seguía en su corazón, no soportó, se alistó y esa misma noche volvió a la iglesia y cuando llegó a la puerta, para su sorpresa la congregación estaba cantado el mismo himno. “Ven a el, oh, ven a el….. que te espera tu buen salvador”

El hombre calló sobre sus rodillas, llorando y se convirtió a Cristo y cuando dio su testimonio dijo: “Creo que este himno es el más hermoso que existe. Dios, por medio de él, ha salvado mi alma”. Ahora entiendo que era Jesús mismo quien me llamaba.

Si alguien está en pecado, conozca o no al Señor en este momento te digo: “Ven a el, oh, ven a el….. que te espera tu buen salvador” No esperes más, Jesús a través de este mensaje te habla porque te ama. VEN A EL!!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.