El misterio de a voluntad humana

Tema 2

Mat 13:18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador:

La parábola del sembrador está relacionada estrictamente a la voluntad del corazón de cada persona, pues el tipo de tierra es el resultado de ciertas variantes atravez de la vida pero a la larga el tipo de tierra que poseemos es la preparación de nuestra  voluntad, de lo queremos  ser  en  nuestra  propia  vida  y  es interesante este criterio de preparación personal, pues legalmente se denota que es el agricultor el que debe preparar la tierra – y en se sentido somos agricultores de nuestra propia tierra, y vamos a preparar nuestra tierra para sembrar y a cultivar la semilla que  para nosotros realmente sea importante – y de hecho que el ser humano, fue tomado de la tierra y en ese sentido, literalmente todos somos tierra, y el llamamiento de Dios es simplemente a preparar la tierra para el tiempo de la siembra. Ose 10:12 Sembrad para vosotros en justicia, segad para vosotros en misericordia; haced para vosotros barbecho; porque es el tiempo de buscar a Jehová, hasta que venga y os enseñe justicia.

Somos la tierra, de eso no hay duda y somos estrictamente responsables de la siembra en nosotros, muchas personas creen que la voluntad humana no tiene nada que ver con los criterios de la gracia de Dios, mas sin embargo, Dios nos da la semilla que es Cristo, pero es cada persona responsable de cuidar labrar y al final obtener los resultados de la buena cosecha, nunca he visto un agricultor que siembre la semilla, y luego después de varios meses se acuerda de la semilla que sembró y decida ir a traer la cosecha, de seguro que no encontrara nada, pues el resultado de la buena cosecha depende en gran parte del esfuerzo del agricultor por limpiar la tierra, cuidar y abonar la semilla, bueno en esto hay muchos creyente que piensan que Dios es el que debe de hacer todo sin que el hombre haga absolutamente nada, pues quiere recordarle que el pensamiento del pueblo de Israel era ese y fue por ese pensamiento malvado que Dios los entrego al desierto, hasta que murieran todos los que pensaban de esa manera totalmente absurda, pues el mensaje en las escrituras es bien claro y es que Dios espera de su pueblo un pueblo esforzado y valiente que luche por lo que quiere y valoriza, el hombre debe hacer lo posible y Dios hace lo imposible.

EL MISTERIO DE LA TIERRA

El lugar donde cae la semilla –es el corazón de cada persona. Si el corazón es buena tierra, la semilla cumplirá la ley de Dios desde el principio Gén 1:11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.

La planta que crecería y daría fruto, sería la vida de Cristo en nosotros, pues el problema del desarrollo de esta semilla está vinculada no a la semilla en sí, pues en este caso estamos seguros que la semilla es totalmente buena, pero que no podrá desarrollarse si la tierra es mala. Mas si la tierra es buena la semilla tiene el poder en sí misma, para desarrollar el fruto de acuerdo a su naturaleza y su naturaleza es espiritual o sea puede dar y desarrollar el fruto del Espíritu, que es Cristo mismo en nosotros, la esperanza de gloria. Esta semilla tiene el poder para desarrollar una planta excelente que luego traería el fruto maduro y deseado porque sencillamente la semilla es buena y tiene el poder para hacerlo por causa de su naturaleza divina Mar 4:28 Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; Mar 4:29 y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado.

Lo que brotaría de la semilla, es bueno si la tierra tuviera las condiciones para permitir el desarrollo de la naturaleza de la semilla para crecer sana y robusta, hasta el desarrollo total de su naturaleza que es el fruto maduro. Mas si el corazón es mala tierra, aunque llegara a brotar esa semilla – que es la Palabra de Dios – pronto dejaría de existir, dependiendo de las condiciones que la rodean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades