La contaminacion y la infiltracion

Tema 5

“Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿ Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer Juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.” (Mateo 13:24-30)

Debemos saber entender la realidad de lo que verdaderamente está pasando y de lo que no siempre se logra ver con nuestros ojos naturales y este misterio está relacionado al intento del enemigo de Dios en hacer tres diferentes cosas con la buena tierra:

  1. El intento de contaminar la buena semilla,
  2. El intento de profanar la buena tierra.
  3. El intento de infiltrar su mala semilla allí donde Cristo siembra la suya.

El interés de Satanás está relacionado a la buena tierra, pues las otras tres tierras (JUNTO AI. CAMINO, LOS PEDREGALES Y LOS ESPINOS) prácticamente son tierras inertes en cuanto a la siembra de la buena semilla y son tierras que el enemigo maneja a su antojo y él sabe que nunca dan fruto bueno, pero la buena tierra es diferente, es tierra productiva, Mat 13:8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. Por lo tanto el enemigo tiene un especial interés por la buena tierra, aunque el fruto a veces es abundante, al cien por ciento, a veces es intermedio, el sesenta por ciento y a veces es un fruto bastante reducido, el treinta por ciento, entonces el propósito del enemigo al sembrar su mala semilla es disminuir el fruto y reducirlo a lo más mínimo posible, pues de hecho que la semilla es la que el quiere contaminar “…la buena semilla son los hijos del Reino…” (Mt. 13: 38b).

La parábola del trigo y la cizaña, no es algo que tenga que ver con el mundo en sí, más bien tiene que ver con el reino de Dios que se está formando en esta tierra o sea todos aquellos que profesan y pertenecen al Reino de Dios. Es un hecho que dentro de la buena tierra muchos son verdaderos hijos del reino, pero también una gran parte son hijos del malo. El misterio de esta parábola consiste en advertir que en la Iglesia hay contaminación y mucha infiltración de la mala semilla, o sea que el enemigo de hecho esta en medio de la iglesia para detener y frenar la capacidad del fruto en los verdaderos hermanos que llevan la semilla de Cristo en sus corazones y de hecho fue por tal razón que el Señor advirtió a los suyos que el reino de Dios sufre violencia, esto es guerra o batalla y solo los que verdaderamente estén seguros de sus vocación van a poder conquistar y producir abundante fruto, para el reino de Dios, de acuerdo al esfuerzo personal de cada quien, en pocas palabras la verdadera guerra del cristiano se libra dentro de la misma iglesia Mat 11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. Así que el Sembrador – que es Cristo – siembra dentro de este mundo a los hijos de su Reino, sembrando de esta manera su trigal. Esto lo que manifiesta es que su iglesia verdadera, reside en el campo, que es el mundo: “El campo es el mundo…” (Mt. 13: 38) atraves de este misterio vemos dos cosas contrapuestas:

  1. El Reino de Dios, el cual está en la Iglesia, gobernada por Cristo.
  2. y el reino del maligno el cual está en el mundo, bajo su autoridad (1 Juan 5:19)

De forma muy hábil, ha sembrado y sigue sembrando su propia semilla, la cual son sus hijos Mor 13:39 El enemigo que la sembró es el diablo; Esos hijos del diablo son muy parecidos en apariencia a los hijos de Dios, Nótese que esos hijos del diablo, son verdaderamente hijos, porque atienden a la voluntad de su padre y de hecho hacen perfectamente su voluntad. Ahora la pregunta ¿Quién es cizaña ¿ y saber responder esa pregunta es sumamente imposible porque en apariencia se ven exactamente como si fueran hijos de la fé y ellos mismos atestiguan que son trigo de Dios Jua 8:41 … Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios. Y de verdad que parecían hijos de Dios la misma sociedad judía los reconocía como hijos del reino, sin embargo Cristo les dice lo que verdaderamente son Jua 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis nacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. La cizaña puede tener mucha apariencia al trigo, pero lo que jamás va a poder dar son buenos resultados, la diferencia está en el fruto o sea el resultado de sus actos Mat 03:15 lAy de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.

Si nos damos cuenta, los que son en definitiva hijos del diablo, son creyentes, pero lo son a su propia manera, conforme al corazón y a los deseos de su padre, aunque ellos confiesen públicamente y se consideren hijos de Dios. Estas son personas engañadas a conciencia, se engañan ellos mismos y engañan a muchos verdaderos cristianos con una falsa apariencia de piedad. Y de hecho que frenan el fruto de muchos que son buena semilla el resultado del 60% y específicamente del 30% en la buena semilla, es por el obrar de la contaminación de la cizaña en la buena semilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades