Ir a la barra de herramientas

El error de Balaam

tema 11

Jud 1:11!!Ay de ellos!…Se lanzaron por lucro en el error de Balaam…

Balaam es ejemplo clásico del profeta o ministro que desvía sus principios por amor al dinero, el cual se deja llevar por su codicia natural y enseña a poner tropiezo al pueblo de Dios y conduce por mal camino a otros a causa de ganancias personales, Pero el enfoque bíblico de Balaam es completo, pues aparece en la biblia atravez de tres cosas:

  1. Camino
  2. Error
  3. doctrina

UN MAL CAMINO

Primeramente Balam es un mal CAMINO, “Han dejado el camino recto y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad (2 Pedro 2: 15) al hablar de camino se refiere a un inicio de una  mala semilla, al inicia de una mala influencia;   en este caso específicamente se está hablando de una mala semilla llamada avaricia.

UN GRAN ERROR

Pero también se presenta como ERROR, Jud 1:11!!Ay de ellos!…Se lanzaron por lucro en el error de Balaam…el error es la semilla desarrollada y esta palabra está vinculada estrechamente a la idea de ser un extraviado en cuanto a una dirección, o sea como un vagabundo errante  que no tiene, ni puede dar dirección  hacia dónde ir. Y este es el mismo vocablo del cual el apóstol nos advierte. Efe 4:14  para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

UNA MALA DOCTRINA

Y también se presenta bíblicamente como una DOCTRINA,  Apoc. 2:14  Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Cuando una mala semilla o enseñanza se convierte en error, es un verdadero problema, pero cuando este error se convierte en doctrina, realmente es gravísimo para aquellos  que la reciben, pues una doctrina es un fundamento, en cuanto a la fe y si ponemos como fundamento un error es seguro que el caminar será totalmente desviado de la sincera fidelidad a Cristo, como lo dice el apóstol,  2Co 11:3  Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva,  vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

La característica más importante por lo cual la biblia recuerda a Balaam es que era  amante del dinero y de lo que pudiese conseguir con él, Hoy en día atravez de los medios de comunicación, se ven por doquier predicadores Balaamitas, o sea amantes del dinero y de hecho son  falsos ministros que incitan al pueblo de Dios a “pactar con Dios”, y esta es generalmente la pantalla de presentación,  de estos falsos  predicadores “estrellas” de la televisión que buscan jugosas ofrendas que llevarse para vivir una vida realmente acomodada.

Balaam es un ejemplo de un ministro que sirve a Dios por amor al dinero, no se sabe de sus inicios y cómo fue que conoció a Dios, y cómo fue que se convirtió en profeta de Dios, lo que si se hace notorio es su fracaso como profeta leal, pues en la Biblia sobresale el amor al dinero que este hombre tenía dentro de sí.

Balaam “ministraba y servía” por dinero; y de hecho  por dinero llegó a aconsejar a los enemigos de Israel a cómo pervertir al pueblo  através de la sensualidad de las  mujeres moabitas.  Números 31: 16, Ellas, por consejo de Balaam, fueron causa de que los hijos de Israel pecaran contra Jehová…”.Balaam es presentado en la biblia de varias maneras:

  1. como una mala semilla de los hombres que hacen del evangelio un negocio,
  2. Es presentado como el profeta, que llevo al limite su avaricia,
  3. Es presentado como El profeta que vendió la unción de Dios por amor al dinero
  4. Es presentado como el que hizo caer a Israel en la idolatría, por su mala influencia y su enseñanza.

“El espíritu de Balaam” está tan proliferado en nuestro tiempo que no es de extrañar el desvarió actual de mucha gente en las iglesias y que no pueden hacer diferencia entre lo santo y lo profano, simplemente porque a estos  ministros lo único que les importa es lucirse y recibir sus jugosos salarios, y por eso en muchos lugares que llevan el nombre de  iglesia, hoy en día más parecen clubes o cualquier otra cosa, menos  la santa iglesia de Cristo por causa de los predicadores Balaamitas.

Balaam, al no poder emitir juicio de maldición, por causa de Jehová,  contra Israel, tal y como Balac, rey de Moab quería que se hiciese, por lo tanto, le sugirió a al rey de Moab, que mejor buscara otra manera de hacer caer bajo maldición al pueblo de Israel, y de hecho la biblia acentúa que fue el profeta por amor al dinero que le aconsejo que hacer.

Si no podía maldecir al pueblo bendito, entonces había una manera de hacer que el pueblo se maldijera a sí mismo. Y de hecho  así ganarse el dinero que le había prometido Balac si lo conseguía. Esto denota el mal proceder del corazón de un hombre con conocimiento de Dios, con estudio de Dios, pero sin Dios, Núm 24:4  Dijo el que oyó los dichos de Dios,  El que vio la visión del Omnipotente;  Caído, pero abiertos los ojos:

Hoy en día estos falsos profetas y apóstoles de la prosperidad, por amor al dinero incitan a la gente  que les escucha,  hacia la codicia y la ambición personal. Estos falsos predicadores del evangelio son  piedras de tropiezo para muchos y una gran vergüenza para el Evangelio de Cristo.

Pero de hecho que esto, está escrito con anterioridad, “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras… muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme” (2 Pedro 2: 1-3)

Balaam es el típico ejemplo de aquellos que aparentan piedad, con tal de llenarse los bolsillos de dinero sin importarles el bien espiritual de las personas. Hoy en día han surgido músicos, cantores, predicadores, con apariencia de piedad que definitivamente hacen de la iglesia evangélica actual un gran mercado de derechos de autor a quien vende más discos y a quien llena más estadios.

Esta gente ha aprendido a fingir y  a hablar de Dios cuando en la realidad solo buscan su propio interés personal. “Han dejado el camino recto y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad (2 Pedro 2: “3Si alguno enseña otra cosa y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, discusiones necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia. Apártate de los tales.

Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento, porque nada hemos traído a este mundo y, sin duda, nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos ya satisfechos; pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas que hunden a los hombres en destrucción y perdición, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe y fueron atormentados con muchos dolores” (1 Timoteo 6: 3-10)

Un verdadero ministro se aleja del espíritu malo de la codicia y no sirve al evangelio por interese personales e inclusive está dispuesto a perder aquellas cosas que para el mundo son importantes. “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo…” (Filipenses 3: 7, 8)

El asna dio la vuelta y quería regresar al ver al ángel; pero el profeta Balaam, después que Dios le había dicho  “no irás”, siguió adelante en su terquedad, porque deseaba el premio de su maldad, sin embargo  el asna, tres veces vio al ángel y tres veces se apartó ¡Qué contraste  más terrible: un animal irracional y mudo corrige  a un profeta inspirado que tiene la voz de Dios, pero que es cegado por su codicia! al final, increíblemente, el asna ve más que el mismo profeta.

La codicia ciega el entendimiento de cualquier teologo  y le hace ver menos que un Burro.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.