Una Ley que Santifica

 

 

tema 2

Mat 5:17  No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

La biblia no registra que Cristo en su ministerio haya quemado un holocausto, que era parte de la misma ley, pero como buen Israelita, tubo que haberlo hecho, pero la biblia simplemente no lo registra,  mas sin embargo Jesús dice con claridad y en sus propias palabras que él en ningún momento ha venido a este mundo a abolir o anular la Ley, sino a cumplirla en todos sus principios y modalidades, Mat 5:18  Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

 

Y es que  a consecuencia del pecado, que es nuestra propia “oscuridad” e ignorancia, es necesario tener una conciencia, que nos redarguya del mal, pero esta conciencia no acciona, en nosotros,  sino tenemos claro las diferencias entre lo que es  bueno y  lo malo para Dios, porque por nosotros mismos NO podemos hacer la diferencia entre una cosa y la otra, entonces necesitamos el conocimiento de Dios para que nos guie en medio de tanta oscuridad y esa es la función del mandamiento, Pro 6:23  Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, Y camino de vida las reprensiones que te instruyen, es en este sentido que la ley de Dios, cobra una gran relevancia, al mostrarnos el pecado que llevamos dentro, al darnos los parámetros o límites para nuestra vida, lo que estamos diciendo es que el pecado únicamente es pecado cuando se sabe lo que no se debe hacer y aun así se hace, Gén 3:2  Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; Gén 3:3  pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Esta es la gran diferencia entre pecado con alevosía  y el pecado que se pudiese llegar a cometer  por error o ignorancia, estas dos formas de ver el pecado, son increíblemente diferentes a pesar de que pecado, siempre es pecado sin embargo la Ley de Dios,  hace una marcada diferencia, entre los pecados cometidos por ERROR, IGNORANCIA O DEBILIDAD y de los que se cometen con alevosía, Núm 15:24  si el pecado fue hecho por yerro con ignorancia de la congregación, toda la congregación ofrecerá un novillo por holocausto en olor grato a Jehová, con su ofrenda y su libación conforme a la ley, y un macho cabrío en expiación. Núm 15:25  Y el sacerdote hará expiación por toda la congregación de los hijos de Israel; y les será perdonado, porque yerro es; y ellos traerán sus ofrendas, ofrenda encendida a Jehová, y sus expiaciones delante de Jehová por sus yerros. Núm 15:26  Y será perdonado a toda la congregación de los hijos de Israel, y al extranjero que mora entre ellos, por cuanto es yerro de todo el pueblo. Y para el que pecaba con alevosía,  el castigo o consecuencia, era muy diferente, Núm 15:30  Mas la persona que hiciere algo con soberbia, así el natural como el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será cortada de en medio de su pueblo. Núm 15:31  Por cuanto tuvo en poco la palabra de Jehová, y menospreció su mandamiento, enteramente será cortada esa persona; su iniquidad caerá sobre ella. Realmente era el mismo pecado en consecuencia, pero NO en INTENCION, o sea algo es marcadamente malo, cuando hay una palabra o una ley que se transgrede INTENCIONALMENTE.

Es atravez de la Ley de Dios que viene el conocimiento y la diferencia entre lo que para nosotros debe de ser bueno o malo,  Rom 7:7  ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.  El verdadero conocimiento de lo malo, viene atravez de la Ley divina, Rom 7:13  ¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso. LA LEY es la que DETERMINA lo que es malo para nosotros, pero existe el problema natural en nosotros que al tener  este conocimiento generalmente por causa del pecado que llevamos dentro, reaccionamos en contra de esa Ley, por causa de nuestra naturaleza pecaminosa que es contraria a lo bueno y entonces  produce un deseo de conocer y experimentar lo que se nos prohíbe, Rom 7:14  Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. de las cantidades de árboles y millones de frutas en el huerto la atención de Adán y Eva se centró en el “árbol prohibido” justamente por eso porque era prohibido, no es que este árbol o estos frutos fuesen mejor que otros, lo que le daba lo atractivo a este árbol y lo que lo hacía especial para Adán y Eva era simplemente que era prohibido.  Pro 9:17  Las aguas hurtadas son dulces, Y el pan comido en oculto es sabroso.

Necesitamos el conocimiento para poner límites pero al mismo tiempo ese conocimiento produce un deseo por lo que se nos dice que no hagamos, Rom 7:8  Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Entonces comprendemos que la santidad ala que somos llamados es la obediencia a la Ley de Dios, sin argumentos ni justificaciones y la renuncia a las fricciones y deseos en nuestra naturaleza que produce la misma Ley de Dios en nosotros contra lo malo es lo que produce la tan ansiada SANTIDAD.

Adán y Eva, fueron creados en un estado de perfecta inocencia, pero el estado que Dios busca en nosotros no es que seamos “perfectos inocentes”, sino PERFECTOS EN SANTIDAD y la santidad únicamente es LA OBEDIENCIA a la LEY DE DIOS, anteponiéndose a los deseos naturales que le se levantan contra este conocimiento que le LEY nos da, 2Co 10:3  Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 2Co 10:4  porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 2Co 10:5  derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, en este sentido sin la LEY divina no podríamos llegar a la tan anhelada SANTIDAD.

Cuando el pecado tocó las puertas de la primera pareja de humanos en el huerto de Edén, Dios solo observaba, pues para que el hombre fuese declarado SANTO tenía y tiene necesariamente que ser confrontado por la tentación Stg 1:12  Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Y debe defenderse atravez del conocimiento de la Ley de Dios, exactamente como lo hizo Jesús en el desierto, la primera tentación vendrá sobre SU CUERPO, pues la biblia dice que tenía hambre, Mat 4:2  Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Mat 4:3  Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, dí que estas piedras se conviertan en pan. Mat 4:4  El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Luego será tentado en SU ESPÍRITU, Mat 4:5  Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, Mat 4:6  y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Mat 4:7  Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. y por ultimo srra tentado en SU ALMA, Mat 4:8  Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, Mat 4:9  y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Mat 4:10  Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. Mat 4:11  El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían. Esto fue la declaratoria de que Jesús era Santo, pues había enfrentado al tentador con la Ley de Dios en su mente y antepuso esta LEY a sus propios deseos naturales.

 Recuerde que quien había llevado a Jesús al desierto no era otro sino el mismo Espíritu Santo, Mat 4:1  Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. O sea que es totalmente NECESARIO CONFRONTARNOS CON LA TENTACIÓN y defendernos con EL conocimiento de la LEY DIVINA para ser declarados “SANTOS”. Y es que la confrontación con el pecado por fuera, tiene el poder para enseñarnos lo que realmente somos por dentro, Deu 8:2  Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. Y es que uno de los mas grandes males del ser humano es que sabe fingir perfectamente bien sus intenciones atravez de sus palabras, hay muchos que profesan el cristianismo pero solo LA RESISTENCIA DE LA PRUEBA lo puede declarar, Santo o pecador,  Pro 21:2  Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.