Cuarta herencia “Amor por lo prohibido”

Gén 3:6… y árbol codiciable… 

La idea de comer del fruto de este árbol prohibido,  no fue un asunto de hambre o necesidad física, sino mas bien se nos dice que fue legalmente “la codicia” lo que motivo el corazón de esta mujer para apresurarse a comer del fruto de este árbol, de hecho este árbol de la ciencia del bien y del mal no era un árbol mejor que los demás , pero debemos de considerar que lo prohibido siempre es atractivo, la palabra codiciable significa deseable o deseado,  todos nacemos sintiendo cierto afecto por las cosas prohibidas, bien dice el proverbio, Pro 9:17  Las aguas hurtadas son dulces(sabrosas),  Y el pan comido en oculto es sabroso. Todos nacemos con un cierto grado de codicia natural, viendo y generalmente admirando las cosas prohibidas más que lo legalmente correcto, por naturaleza apreciamos más lo de afuera y lo prohibido.

Las condiciones de la vida natural heredadas por nuestros primeros padres, han sido las que han traído la desgracia natural sobre la mayoría de matrimonios y familias donde cada una de los miembros de estas familias naturales, solo piensan egoístamente en satisfacer sus deseos naturales antes de pensar en el daño emocional,  sentimental y espiritual que causaran a su  prójimo.

Los ojos de Eva se enfocan en un árbol que no es mejor que los arboles permitidos, pero la codicia le hace ver como si Dios le está privando de lo mejor del huerto, pareciera que todo el problema de este asunto radica en la forma de cómo vemos las cosas prohibidas, de hecho que los ojos codiciosos hacen ver lo malo como algo enteramente atractivo y “bueno”, las condiciones de nuestra forma de ver es lo determinara nuestro futuro, nuestro triunfo o fracaso, el apóstol nos dice que no nos dejemos llevara por lo que nuestros ojos naturales ven sino por el entendimiento que son los ojos espirituales con los cuales vemos el reino de Dios, 2Co 4:18  no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.  El enemigo de Dios está muy interesado en que veamos naturalmente las cosas por lo atractivo que parece y que nos dejemos llevar por la belleza natural de este mundo caído.

La codicia conlleva cuatro resultados terribles que arrastran al error total:

  1. LA CODICIA PERSONAL NO PERMITE VER NI PENSAR EN EL BIENESTAR DE LA FAMILIA.
  1. LOT, ojos que arrastran a su familia hacia la oscuridad.

Esto se puede apreciar específicamente en la vida de Lot, cuando tuvo que escoger el lugar para habitar, note que el problema de Lot inicia en su forma de ver las cosas. Gén 13:10  Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra. Gén 13:11  Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro. Gén 13:12  Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Gén 13:13  Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera. En esta forma de ver las cosas poco a poco Lot avanza hacia la total oscuridad.

  1. ACAM, ojos codiciosos que arrastran a su familia hacia la muerte.

Los ojos de Acam se dejan llevar,  Y  lo que para Dios es anatema para sus ojos es algo “muy bueno”Jos 7:21  Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno,  y doscientos siclos de plata,  y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos,  lo cual codicié y tomé;  y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda,  y el dinero debajo de ello. Este deseo codicioso,  le trajo destrucción y muerte no solo a Acam si no a toda su familia, por desgracia la codicio siempre trae repercusiones a toda la familia y a la gente que nos rodea.Jos. 7:24  Entonces Josué,  y todo Israel con él,  tomaron a Acán hijo de Zera,  el dinero,  el manto,  el lingote de oro,  sus hijos,  sus hijas,  sus bueyes,  sus asnos,  sus ovejas,  su tienda y todo cuanto tenía,  y lo llevaron todo al valle de Acor.

Jos 7:25  Y le dijo Josué:  ¿Por qué nos has turbado?  Túrbete Jehová en este día.  Y todos los israelitas los apedrearon,  y los quemaron después de apedrearlos. Este episodio de la vida de Acam ha quedado como un episodio lleno de crueldad pero realmente el apedreamiento de la familia de Acam solamente fue la consecuencia de la codicia del cabeza del hogar, o sea que la verdadera crueldad radico literalmente en el mismo Acam el fue el único responsable de toda desgracia sobre sus familia, asi de crueles son las consecuencias sobre la familia, cuando una autoridad familiar se deja llevara por la codicia.

  1. LA CODICIA ES UNA ENFERMEDAD DOMINANTE.

1Re 21:4  Y vino Acab a su casa triste y enojado, por la palabra que Nabot de Jezreel le había respondido, diciendo: No te daré la heredad de mis padres. Y se acostó en su cama, y volvió su rostro, y no comió. 1Re 21:5  Vino a él su mujer Jezabel, y le dijo: ¿Por qué está tan decaído tu espíritu, y no comes? 1Re 21:6  El respondió: Porque hablé con Nabot de Jezreel, y le dije que me diera su viña por dinero, o que si más quería, le daría otra viña por ella; y él respondió: Yo no te daré mi viña. Es interesante como el corazón de nuestros reyes modernos y autoridades en todos los niveles sociales desde los aristócratas, hasta las clases más bajas se dejan dominara por la sed insaciable de lo que nos les pertenece, la codicia en este sentido inclusive a traído en muchas ocasiones guerras sangrientas y a veces todo solo por la codicia de los reyes que quieren expandir sus dominio más allá de lo necesario.

Acab es el típico ejemplo de un rey que no se conforma con todas las riquezas que tiene sino que pone su mirada codiciosa,  sobre una pequeña propiedad de un hombre pobre el problema es que se encapricha, no es que le haga falta sino que se encapricha y hasta se enferma por la propiedad del hombre pobre llamado nabot, cuando la codicia está desarrollada y no ha sido dominada se vuelve una adicción desbordante que controla totalmente al hombre atravez del deseo, es como cuando un hombre pone sus mirada en la mujer de otro hombre es una codicia insaciable y dominante y rara vez una vez se ha llegado a este nivel se podrá controlar, generalmente no se detendrán hasta que posea por lo que se enferma. Esto lo experimento Ammón2Sa 13:1

 Aconteció después de esto, que teniendo Absalón hijo de David una hermana hermosa que se llamaba Tamar, se enamoró de ella Amnón hijo de David. 2Sa 13:2  Y estaba Amnón angustiado hasta enfermarse por Tamar su hermana, pues por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna. Cuando la atracción se vuelve una obsesión es cuando la enfermedad está en su apogeo y  siempre terminara tan mal como enpezo el asunto 2Sa 13:11  Y cuando ella se las puso delante para que comiese, asió de ella, y le dijo: Ven, hermana mía, acuéstate conmigo. 2Sa 13:12  Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas violencia; porque no se debe hacer así en Israel. No hagas tal vileza. 2Sa 13:13  Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como uno de los perversos en Israel. Te ruego pues, ahora, que hables al rey, que él no me negará a ti. 2Sa 13:14Mas él no la quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella. 2Sa 13:15  Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: Levántate, y vete.

  1. LA CODICIA ES UNA ENFERMEDAD INSACIABLE

Ecl 2:4  Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para mí viñas; Ecl 2:5  me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. Ecl 2:6  Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. Ecl 2:7  Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa; también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. Ecl 2:8  Me amontoné también lata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música.

 TEMA 10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades