La voluntad rendida

Gén 3:6… y tomó de su fruto, y comió 

ES UN HECHO QUE SOMOS UN CUERPO como familia de Dios, Rom 12:4  Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, Rom 12:5  así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. La iglesia es el cuerpo de Cristo y Cristo es la cabeza de este cuerpo y la idea de ser un cuerpo entre otras cosas manifiesta la idea de estar, como cuerpo, sujetos a la cabeza, pero esto no solo es un formalismo de una idea sino que es una parte fundamental del reino de Dios, que determina si somos o no somos parte de este cuerpo, que a  pesar de que cada parte del cuerpo tiene una función diferente y está en un lugar único, cerca o, lejos de la cabeza pero atravez de las coyunturas recibe la virtud de la cabeza que es Cristo para crecer nutrirse y vivir, pues nunca puede haber un dedo que quiera nutrirse por sí mismo o un pie que quiera ser independiente de la cabeza y de lo demás del cuerpo, sin embargo donde queda la gente, pastores o congregaciones enteras que no tienen una dependencia de otras miembros son como dedos cortados del cuerpo, que a pesar de funcionar bien algún tiempo, es seguro que terminara muriendo, porque sin la virtud o salud de la cabeza, no podemos vivir como cuerpo de Cristo,  o sea sino dependemos de otros miembros, no funcionamos como cuerpo de Cristo aunque tengamos apariencia de iglesia, no somos iglesia sino dependemos de la virtud de la cabeza,    Col 2:19  y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.

Pues el estar sujetos a otros miembros del cuerpo de Cristo,  representa que somos parte del reino en donde todo se sujeta a Cristo y Cristo a Dios,  1Co 15:26  Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. 1Co 15:27  Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. 1Co 15:28  Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos. Esta es la finalidad  del reino de Dios, en este reino no existen miembros independientes hacedores de su propia voluntad, Mat 7:21  No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

Mat 7:22  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Mat 7:23  Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.  Aquí es “…nunca os conocí hacedores de su propia voluntad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades