Responsabilidad y Placer

Debemos tener bien claro que todo inicia bajo el criterio de la responsabilidad de los que  tomaran a bien el formar una familia, realmente todo inicia ahí en la maravillosa “RESPONSABILIDAD” interesante palabra para una sociedad totalmente inmoral sin embargo debemos empezar por esta regla primaria en esta vida para tener la familia que busca Dios y esta regla dice: “que no debe haber sexo, sino hay responsabilidad” todos estamos conscientes de que un niño no viene por otro medio, sino atravez de la unión sexual del hombre y la mujer a esto le llamamos reproducción de la raza humana sin embargo como que la sexualidad ha tomado un papel predominante más allá del criterio de la responsabilidad, hoy en día aparecen las palabras sexo y responsabilidad enteramente separadas cuando en el beneplácito de Dios estas dos palabras deben estar entrelazadas, bien unidas para que todo marche bien, en este primer punto logramos comprender el porqué del grave deterioro familiar de estos días.

Hoy en día existe algo llamado democracia no solo como un sistema político sino es la misma expresión la que gobierna el corazón de la sociedad y esta democracia ha sido llevada al extremo donde se nos ha enseñado que nadie puede meterse en la vida personal de nadie  y que las personas deben ser guiadas por el humanismo democrático.

En los países se supone desarrollados y aun en los del tercer mundo se ha manifestado el poderío sexual entre nuestros  jóvenes pues hoy en día hablar de virginidad es un cuento mitológico e inclusive hay burlas dentro de las escuelas y de los “durmientes de las masas” que son los famosos medios de comunicación en general esta sociedad se burla de los principios correctos y específicamente de la virginidad y santidad, de hecho los medios masivos de comunicación humana incitan al sexo libre sin responsabilidad y una vez más logramos ver, por qué las familias modernas están en un deterioro total.

La vulgaridad, y la libertad sexual dominan el medio secular y bombardean a nuestros jóvenes con la sensualidad, la sociedad entera ha sacado de su corazón el amor a lo puro, justo y correcto,  no hay lugar para estas cosas dentro de esta sociedad corrompida, ni  tampoco para Dios y para su Palabra que han pasado a un segundo plano o solamente como un mero formalismo.

En estos tiempos Hay una guerra abierta entre lo que Dios ha dicho y los modernistas “supersabios” que piensan saber más que Dios en cuanto a la educación y formación de la familia moderna.

La unión sexual entre un varón y una hembra dentro del vínculo del matrimonio es bendecida por Dios, pues así lo dice el apóstol en  Hebreos 13:4 Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; y nadie pone en duda que la relación sexual dentro del matrimonio es de bendición siempre y cuando se haga todo dentro del orden establecido, pero curiosamente el versículo antes expuesto se corta literalmente y es como que si se cambiara de una aptitud de complacencia a una aptitud de mucha molestia….pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.

 La relación sexual se convierte en pecado cuando hay egoísmo dentro de la misma, pues la palabra fornicación es o son las detracciones sexuales en general, el homosexualismo, la relación sexual fuera del matrimonio y otras detracciones sexuales  y el adulterio está estrechamente ligado al egoísmo natural de alguno de los cónyuges que  por satisfacer sus deseos sexuales egoístas  no le importa dejar marcada para siempre la vida del otro cónyuge y principalmente la vida de los hijos.

Recuerde la primera regla para una buena familia es No deben hacer sexo si no hay el compromiso Espiritual necesario” pues nuestros hijos serán y siempre son el resultado de nuestra propia naturaleza, ellos reflejan lo que nosotros somos en la realidad,

Es sencillo si queremos ver cómo somos y como Dios nos ve pues sencillamente tendremos que ver la naturaleza de nuestros hijos y su comportamiento pues ellos reflejan a cabalidad lo que nosotros somos. Póngase a pensar un momento en lo que manifestaran unos hijos donde uno de sus padres por egoísmo personal los abandonó y se separó de ellos. Estos muchachos reflejaran toda la amargura el descontento y el dolor de sus padres y estarán expuestos a los mismos errores. Eze 16:44  He aquí, todo el que usa de refranes te aplicará a ti el refrán que dice: Cual la madre, tal la hija. Eze 16:45  Hija eres tú de tu madre, que desechó a su marido y a sus hijos; y hermana eres tú de tus hermanas, que desecharon a sus maridos y a sus hijos; vuestra madre fue hetea, y vuestro padre amorreo.

No olvidemos que lo que nosotros somos hoy es lo que ellos serán mañana por naturaleza engendrada, pues se dice Gén 5:1 Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Gén 5:2  Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados. Gén 5:3  Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set.

El hombre caído ya no refleja la imagen y semejanza de Dios sino su propia imagen, en pocas palabras todos nuestros berrinches los veremos reflejados en nuestros hijos. Ahí vemos lo que realmente somos. Lo que hicimos sufrir hoy, nos harán sufrir mañana. Pro 9:12  Si fueres sabio, para ti lo serás (o sea para provecho tuyo);  Y si fueres escarnecedor (o sea burlador e irresponsable), pagarás tú solo.

El principio de la familia es el matrimonio y el principio del matrimonio es la responsabilidad, sino aceptamos la responsabilidad, entonces no aceptemos el placer, porque las consecuencias serán realmente duras y dañinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades