El anhelo de una sociedad mas justa

Amó 2:7  Pisotean en el polvo de la tierra las cabezas de los desvalidos, y tuercen el camino de los humildes…

Cuantas veces no hemos oído a muchos políticos, hablar de una sociedad más justa, más ordenada, más correcta, cosa que aunque llegue cualquier hombre a niveles de poder político, realmente esa sociedad justa y perfecta solamente existe en el aprovechamiento de los tintes de intereses políticos; ya que la verdad es bien clara y se vive a diario, la vida se torna muy difícil para mucha gente y no se necesita mucho para poder ver y conocer que vivimos en un mundo de mucha injusticia y por lo visto eso no va a cambiar y debemos aceptarlo, ya que aunque han habido muchos intentos atraves de diferentes factores en miles de años, de hacer una sociedad más justa al final terminamos igual o peor. Legalmente ninguna persona podrá cambiar esta realidad, pueden haber momentos de alivio pero la injusticia social es una enfermedad que no tiene cura; de ahí que se nos exhorta a no pensar que la medicina de este mundo que a sanidad de este mal está en algún hombre,  Jer 17:5  Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová. Esta verdad radica en que ningún hombre por inteligente que sea, va a poder arreglar los niveles del mal que aquejan a nuestras sociedades modernas.

El sueño de una sociedad más justa es nada más que una utopía en el corazón de los necesitados y de los luchadores sociales, es un nivel de esperanza que nunca llega, el mal que ahora existe, es algo que jamás podrá ser arreglado por hombre alguno y esos deseos de una sociedad más justa simplemente han quedado en los pensamientos perdidos de muchas personas que han puesto su confianza en palabras vanas de hombres, que se aprovechan de  las injusticias para lograr sus propios propósitos personales e implementa palabras y astucia humana para engañar el corazón de muchas personas que ponen en ellos su confianza y que esperan aquel sueño de una sociedad justa y perfecta, la cual nunca llega y al final simplemente volvemos al mismo lugar de donde partimos o sea en pocas palabras no avanzamos absolutamente nada, sino que seguimos dando vuelta en círculos una y otra vez y generalmente nunca logramos entender como sociedad que en los hombres no hay mayores esperanzas, (aunque no quitamos la idea de que atraves de los siglos no han faltado más de algún “buen líder” que ha sabido traer cierto alivio a la sociedad contemporánea de él pero nunca se logra exterminar el mal, ni la injusticia y por eso siempre las sociedades tiene un oído que quiere siguir oyendo palabras esperanzadoras  Ecl 1:8  Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír. Ecl 1:9  ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. Ecl 1:10  ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido. Ecl 1:11  No hay memoria de lo que precedió, ni tampoco de lo que sucederá habrá memoria en los que serán después.

La injusticia es tan severa en nuestro tiempo que realmente nos hundimos más como una sociedad llena de corrupción, de maldad, y de un aprovechamiento plagado de inmoralidad y es increíble de cómo nuestros líderes mundiales se jactan de ser una sociedad civilizada. Una sociedad tristemente con leyes que no defienden lo justo, sino alientan más y más las acciones de injusticia, de perversidad y corrupción.  La verdad es que tenemos una sociedad tan corrompida, en todos los niveles sociales que necesitaríamos los ojos de un ciego, para no poder ver a nuestra mal llamada sociedad civilizada, en su total corrupción.

Sin embargo la Biblia nos habla de dos aspectos sociales que marcaran cambios radicales en la sociedad futura, se nos habla de un falso mesías que muchos esperan, una especie de  superhéroe, que vendrá a cambiar esta forma de ver las cosas, por lo menos en apariencia. Este falso “Cristo”, será bien recibido en su momento, por muchas personas, y a este mundo intentara dar un sistema basado en el humanismo, alejando a las personas de Dios, pero que traerá esa sociedad (aunque sea en apariencia) tan esperada por muchos, aunque todo esto traerá un precio muy alto que la humanidad tendrá que pagar. Dan 8:25  Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana. Y también la Biblia nos da un esquema de esperanza en cuando a cumplir el deseo de una sociedad realmente justa; principalmente para el pueblo israelita, que durante siglos ha esperado un reinado mesiánico, donde reine la justicia y muchas de las promesas bíblicas sean cumplidas en su plenitud para este pueblo. En algún momento Dios determinó que Su Hijo gobernaría sobre este mundo y establecería un verdadero Reino, donde el Cetro, la base de ese reino seria la justicia en su plenitud y literalmente el Hijo de Dios, gobernaría desde un trono literal en Jerusalén, y esto duraría un periodo de mil años Apo 20:4  Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

Proféticamente se nos da una idea de cómo será este periodo de Teocracia en esta tierra, en un mundo totalmente renovado, una verdadera sociedad basada en los parámetros de la justicia divina, con toda legalidad puedo decir que en ese periodo volveremos al paraíso de Dios.

tema 1 del REINO MILENIAL

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades