La ultima de las rebeliones

“El Reino Milenial” Tema 7

Al final del Reino Milenial, habrá enojo y resentimiento acumulados en los corazones pecaminosos, aunque de hecho no en todos, pero la gran mayoría, durante mil años fueron forzados a vivir bajo los principios del Reino, aunque en sus corazones ellos no lo determinaban así, prácticamente eran forzados a “comportarse, como parte de este Reino, pero la verdad es que no lo eran” esto se parece a nuestros hijos que crecen bajo la disciplina estricta de los padres y son obligados a comportarse como cristianos, cuando en verdad no lo son, y cuando tiene la oportunidad de explotar en la liberalidad del pecado, simplemente lo hacen; como padres debemos tener en cuenta estas palabras y dedicar tiempo a nuestros hijos (instruir); no solo ordenar y obligar.

Muchas naciones mileniales, simplemente explotan en rebelión en la última de las rebeliones, y se nos dice la cantidad, Apo 20:7  Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,  Apo 20:8  y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Parece increíble que después de todo un Reino de Justicia estas gentes incitados por la “serpiente antigua” se una Con intenciones asesinas y malévolas,  ellos se agrupan y marchan, con el propósito de derrocar al monarca y suben contra la ciudad de Jerusalén, que es la capital del Reino,  con intenciones de Rebelión hacia el más justo y perfecto REY que jamás nunca existió en toda la historia de esta humanidad.

Y una Vez hayan rodeado Jerusalén,  todos los ejércitos incitados por satanás, la biblia nos dice el desenlace,  Apo 20:9  Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Fuego “de Dios descendió del cielo, y los consumió, esto literalmente marca el fin de todo lo que hasta ahora conocemos, como vida humana. “Literalmente a todos los consume el fuego de Dios.

El que ha incitado a la rebelión atravez de todas las edades de la tierra e inclusive en angeles es lanzado a sus lugar para siempre, Apo 20:10  Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Luego se abre un nuevo panorama bíblico “EL JUICIO DEL GRAN TRONO BLANCO” Apo 20:11  Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Apo 20:12  Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Apo 20:13  Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.  Apo 20:14  Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Apo 20:15  Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.

Esta aptitud de rebelión milenial queda como un simbolismo para la eternidad, el hombre no regenerado peca, por su naturaleza pecaminosa y no por las circunstancias que le rodean.

La mentira de Satanás siempre ha estado enfocada en el humanismo, haciéndole ver al hombre que no Necesita del gobierno de Dios, sintiéndose autodependiente, buscando la vida, atravez de sus propias obras y de su propio esfuerzo. Caín, el primogénito de Adán y Eva, es un simbolismo de todo esto, pues al presentar su ofrenda de vegetales, realmente lo que está haciendo es presentando lo que él quiere y no lo que Dios le pide sin embargo atravez de la fe, Abel conoce la voluntad de Dios y ofrece un más excelente sacrificio a Dios atravez de la fe, La verdad es que pecamos porque somos pecadores y no pecadores,  porque pecamos. La fuerza del pecado está en el corazón de aquellos que aman su pecado. Gén 4:6  Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Gén 4:7  Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades