Exeso de Confianza

(Tema 5, Predicado el martes, 03 y 10 de julio de 2018 en la iglesia central) 

Ecl 1:13  Y di mi corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen en él.

Desde que el ser humano comienza a tener comprensión empieza a analizar la vida y trata desde niño a buscar aquellas causas por las cuales existe, esto está dentro de cada ser humano porque somos creación y cada creación debe tener un propósito, sabemos para qué sirve una computadora, sabemos para qué sirve un piano, sabemos para qué sirve una mesa, lo que el ser humano le cuesta saber es para qué sirve el mismo y esta es la búsqueda más significativa que el hombre tiene, encontrarle sentido a su propia vida; y es ahí donde se aprovecha el engaño de este mundo, pues les hace creer y muchos creen que nacieron para ser grandes estrellas del cine o del deporte, otros para escribir un libro y otros para tener grandes empresas y  riquezas y otros para llegar a tener un conocimiento pleno sobre determinadas cosas y han llegado a creer que es para eso, para lo que existen. Salomón fue uno de los que cayó en este engaño y  nos cuenta su experiencia Ecl 1:13  Y di mi corazón a inquirir y a buscar con sabiduría sobre todo lo que se hace debajo del cielo; este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen en él. Salomón se enfoca en  buscar el sentido de la vida, así como todos los hombres y este sentido muchos lo buscan en aquellas causas que le hagan sentir bien, para el Eclesiastés este es el trabajo del hombre, encontrar su propia felicidad o satisfacción.

Hay un criterio muy importante que dice -que entre más se tiene, el vacío interno va en aumento y hay mayor aflicción y hastió en esta vida- la gente que lo tiene todo generalmente son las personas que más se hastían de la vida, porque no tienen metas pues todo lo han alcanzado y sin embargo el hombre es lo que más busca, tener más de todo. Sin darse cuenta que se está luchando y desgastando la vida en algo que no tiene sentido, Ecl 1:14  Miré todas las obras que se hacen debajo del sol; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu. Cuanta gente se equivoca pensando, luchando y desgastándose incansablemente por las causas equivocadas, haciendo de lado el bien que pudiese traer un poco de reposo en medio de este desierto, Ecl 4:6  Más vale un puño lleno con descanso, que ambos puños llenos con trabajo y aflicción de espíritu.

Cuando se alcanzan las metas se alegra el corazón, pero luego se vuelve al vacío de lo alcanzado, entonces esto es algo que no tiene sentido, debemos buscar y tener metas naturales, pero no son la prioridad y aparte de eso que en su momento las vamos a alcanzar, pero es seguro que no se podrá evitara el vacío de volver a empezar otra vez  ya que el hombre fue creado para estar activo toda su vida, hasta llegar a la muerte, Gén 3:19  Con el sudor de tu rostro comerás (esto es no solamente un criterio imperativo, sino también es algo que lo mantendrá ocupado toda la vida) el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.

Es un hecho que las metas son las causas que nos mantienen con propósitos y mientras no alcancemos las metas siempre tendremos propósitos para vivir, por eso es que as metas en el evangelio son paulatinas o sea que cuando uno casi llega a la meta propuesta, simplemente se extiende más allá y el desafío ahora, es llegar más lejos, Flp 3:12  No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Flp 3:13  Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, Flp 3:14  prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. A estas alturas el apóstol ya había hecho una gran obra, pero todavía no llega y es que en esta vida vamos a morir luchando por alcanzar más, Apo 22:11…y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. Y Cuando una persona siente que ya estuvo todo que sus propósitos se han cumplido entonces ya no hay razon para la vida natural y es tiempo de irnos de este mundo, el apóstol lo alcanzo, 2Ti 4:6  Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 2Ti 4:7  He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 2Ti 4:8  Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

icecades