Contra el alma perezosa

(Tema 14, Predicado el martes, 09 y 16 de octubre de 2018 en la iglesia central)

Ecl 4:5  El necio cruza sus manos y come su misma carne.

EL PRINCIPIO bíblico de la pereza es la aptitud de una persona de NO hacer nada, solo vivir, o sea que el perezosos en la biblia es la persona que no tiene metas, realmente no logra distinguir la vida misma, mucho menos los tiempos que vivimos,  Isa 22:12  Por tanto, el Señor, Jehová de los ejércitos, llamó en este día a llanto y a endechas, a raparse el cabello y a vestir cilicio; Este es un tiempo malo donde Dios llama a su pueblo a entender el tiempo que se vive y es tiempo de preocupación, es tiempo de identificarse con las condiciones del momento es tiempo para pensar en dejar un buen legado, pero su pueblo no entiende, Isa 22:13  y he aquí gozo y alegría, matando vacas y degollando ovejas, comiendo carne y bebiendo vino, diciendo: Comamos y bebamos, porque mañana moriremos. Al no poder discernir el tiempo que vivimos, gastamos los recursos el tiempo y la vida que Dios nos da, en cosas que no sustentan Isa 55:2  ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. Un alma perezosa no logra distinguir sus tiempo de trabajo en esta vida, debemos de pensar diariamente en el legado que estamos dejando en esta tierra, es necesario pensar en el epitafio que nos van a  poner al morir, o por el cual seremos recordados por lo que hicimos mientras tuvimos la oportunidad, Jua 9:4  Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. Hay una etapa de la vida donde ya no se puede trabajar o sea ya no vamos a poder dar frutos aunque queramos pues la vida misma de los seres humanos, tiene sus limitaciones y el problema del alma perezosa es que no se da cuenta cuando es o ha sido el tiempo de sus oportunidades para obtener resultados, pero el que conoce sus tiempo sabe que debe sembrar durante dure su día, Ecl 11:6  Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu mano; porque no sabes cuál es lo mejor, si esto o aquello, o si lo uno y lo otro es igualmente bueno.

La pereza es una de las enfermedades del alma que más daña la vida de los hombres y es una enfermedad que tiene tres síntomas:

  1. EL ALMA PEREZOSA TIENE UN PRETEXTO PARA TODO. Pro 26:13 Dice el perezoso: El león está en el camino;  El león está en las calles. La “sabiduría” del alma perezosa es NO ARRIEZGARSE, por nada, o sea tendrá pretextos para todo, ve las cosas negativas de la vida como un pretexto para no hacer lo que debe hacer, Pro 22:13  Dice el perezoso: El león está fuera; Seré muerto en la calle.  y esto le ira consumiendo los tiempos y momentos productivos más importante de su vida y cuando venga a despertar ya habrán pasado los tiempos de siembra.
  1. EL ALMA PEREZOSA CREE TENER LA RAZON EN LO QUE PIENSA. Pro 26:16 En su propia opinión el perezoso es más sabio Que siete que sepan aconsejar. esto es un criterio de decir Que ha esta persona nadie lo hará cambiar de parecer, por muchas razones prudentes y sabias que se le digan. O sea el perezoso literalmente es un NECIO empedernido.
  1. EL ALMA PEREZOSA NO RECHAZA DEL TODO LA RESPONSABILIDAD, pero poco a poco la va evadiendo, Pro 6:10 Un poco(note que no dice todo, sino un poco) de sueño, un poco de dormitar, Y cruzar por un poco las manos para reposo; el punto acá es sencillo el alma perezosa, deja todo a medias o sea nunca termina lo que inicia, Pro 12:27  El indolente ni aun asará lo que ha cazado; Pero haber precioso del hombre es la diligencia; y el hecho de dejar a medias las cosas es como no hacerlas.

Cuantas personas en las iglesias hay que dejaron muchas cosas a medias, muchos toman responsabilidades y compromisos pero por diferentes pretextos, dejan su servicio para Dios a medio camino, dejan sus matrimonio a medio camino, dejan su amor a Dios a medio caminar, todo eso equivale a mejor  NO haber comenzado, Heb 10:38  Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere,(ideas o principios que provienen de la fe) no agradará a mi alma. Y también Cristo, directamente dice: Luc 9:62  Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios. La gente apta para el Reino de los cielos son aquellos que inician, pero también terminan, su batalla, su carrera y preservan su fe, hasta el final, 2Ti 4:7  He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

Resulta complicado para mucha gente comprender que las promesas no se heredan solo por estar en una iglesia sin hacer nada, eso sería el simbolismo de un perezoso, dando vueltas en su cama, Pro 26:14  Como la puerta gira sobre sus quicios, Así el perezoso se vuelve en su cama. El alma perezosa no se esfuerza ni por su propio beneficio, Pro 26:15  Mete el perezoso su mano en el plato; Se cansa de llevarla a su boca. Esto denota que la verdadera fe no consiste en solo estar ahí, cubriendo un lugar, sino que la verdadera fe, nos despoja de la pereza espiritual, para tener plena certeza de la esperanza que hay dentro de nuestra vida, Heb 6:10  Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.Heb 6:11  Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud(de servicio a los santos) hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, Heb 6:12  a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

Y a pesar del llamado divino, mucho pueblo deja su trabajo a medio camino, su siembra a medio camino, su esfuerzo a medio camino, su familia a medio camino, su llamado a medio camino; y claro, para cada situación siempre tendremos un “pretexto de calamidad” que apoye nuestra retirada; pero los diligentes lo ven de otra forma, Heb 10:39  Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. Ellos saben que a pesar de las grandes dificultades, tienen solo dos opciones: DEJARLO TODO A MEDIAS PONIENDO PRETEXTOS PARA NO CUMPLIR,  O HACERLE FRENTE A LA VIDA  A PESAR DE LOS PROBLEMAS, HASTA TERMINAR, lo que un día empezaron.