Un necio con autoridad

(Tema 20, Predicado el martes, 18 de diciembre de 2018 en la iglesia central)

Ecl 4:m, 13  Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y necio que no admite consejos;

La necedad  es representada con personalidad y también llama a vivir sin límites y sin prudencia, Pro 7:12  Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas, Acechando por todas las esquinas. Y debemos de reconocer que el mundo atiende más su llamado, en todos los niveles sociales.

A pesar del llamado de la sabiduría, Pro 1:20  La sabiduría clama en las calles, Alza su voz en las plazas; Pro 1:21  Clama en los principales lugares de reunión; En las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones. Pro 1:22  ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia?, sin embargo debemos reconocer que la mayoría de personas en este mundo, prefieren vivir, gobernados por la necedad y la mayoría de la gente que nos rodea y otros que nos gobiernan son partes de estas mayorías o sea estamos en un sistema generalmente gobernado por la necedad y es un hecho que al tratar de llevar una vida diferente al mundo que nos rodea, nos traerá ciertos conflictos y necesariamente debemos saber cómo tratar con ellos.

Interesantemente, lo que Salomón, dice es, que es mejor como rey, a un joven sin experiencia, sin sangre real y sin títulos, pero dispuesto a escuchar el consejo,  que a aun rey viejo (lleno de experiencias), de linaje real y catalogado como “el hombre más sabio”, pero que no quiere escuchar el consejo de nadie.

A estas alturas de la vida de Salomón, él logra ver que los títulos y la edad sin ciencia verdadera, no tiene valor alguno Ecl 7:23  Todas estas cosas probé con sabiduría, diciendo: Seré sabio; pero la sabiduría se alejó de mí. El mismos sabe que su propia necedad, es un verdadero peligro, no solo para él, sino también para los demás que le rodean, pues la necedad, simplemente está controlando los impulsos de la vida de este rey necio; recuerde que este libro es una obra penitente, es una obra de testimonio, de un hombre que fracasó en esta vida y la necedad en él, a sus edad, se ha convertido  en algo que literalmente ya no puede controlar, por eso el consejo, Ecl 8:2  Te aconsejo que guardes el mandamiento del rey y la palabra del juramento de Dios ( lo que dice es que Dios, lo permitió así y le dio autoridad al rey, aunque el rey sea un necio el deber del ciudadano y de los súbditos es simplemente obedecer). Ecl 8:3  No te apresures a irte de su presencia, ni en cosa mala persistas; porque él hará todo lo que quiere. (Es una forma de decir que no incites, ni contradigas al necio que tiene el poder, porque es un peligro) Ecl 8:4  Pues la palabra del rey es con potestad, ¿y quién le dirá: ¿Qué haces? (Esto es  nadie puede pedirle cuentas de sus actos a un rey necio) Ecl 8:5  El que guarda el mandamiento no experimentará mal; (o sea que el que actúa con prudencia o sabiduría, no le pasará nada) y el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio. (La sabiduría lo hace ser prudente y sabe cómo y cuándo debe actuar ante un hombre necio con poder) y nos invita a esperar el tiempo que le llegará a cada quien, Ecl 8:6  Porque para todo lo que quisieres hay tiempo y juicio; porque el mal del hombre es grande sobre él.

Y es que el vivir siendo un necio es el peor castigo para una persona en esta tierra, pues la misma necedad en sí, es un terrible castigo que muchos llevan encima.  Lo que Eclesiastés implica, con todo esto, es qué no importa si el próximo rey, es un muchacho que no tiene sangre real, ni riquezas, ni títulos, pero si sabe escuchar el consejo va a ser contado por un rey sabio y prudente. Ecl 4:m, 13  Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y necio que no admite consejos.

Y es que TODO radica en este punto, saber escuchar y poner por obra el buen consejo, es sabiduría pura para la vida. Ecl 12:13  El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.