Conciencia de la Palabra

(Introducción 1, del Estudio “El Atrio del Tabernáculo”, predicado en la iglesia central, el martes 22 de enero del 2019)

No quiero tratar de ofender ningún criterio de pensamiento, mas sin embargo es necesario tener conciencia, como siervos de Dios, que debemos tener amor a la iglesia y amor suficiente a Dios y a TODA la Escritura, que es nuestra LUMBRERA, en este mundo lleno de oscuridad. Incluso Cristo lo dijo de esta forma: Jua 5:39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; esto, nos anima a pensar que la VERDAD de lo que Dios quiere que sepamos, solo está en “toda “la PALABRA de Dios que se nos ha dado. De hecho que uno de los problemas más severos en la historia fue y es la postura que toma la religión tradicional, en donde se le niega al pueblo el escudriñar las Escrituras, anteponiendo que deben ser hombre, estudiados, preparados, específicamente los sacerdotes, los únicos que pueden dar la traducción de lo que Dios quiso decir,  contradiciendo el mandato de Cristo y tristemente la iglesia evangélica contemporánea ha caído en este mismo problema, pues la iglesia prefiere depender de libros de doctrina, que bien pueden tener un cierto grado de importancia, pero eso no limita la idea de que por muy bueno que sea un libro, no deja de ser un libro escrito por hombres y la iglesia se ha quedado a criterios de doctrina que muchas veces lo que hace es frenar el avance espiritual de muchos, porque hoy en día hay muchas “doctrinas evangélicas”, que lo que hacen es dar un criterio de comodidad, a la vida espiritual; recuerde que los predicadores somos trompeteros, que anunciamos los llamados de Dios, pero se puede presentar que el trompetero sea negligente y  toque mal la trompeta, por ellos Dios nos advierte, sobre este asunto, 1Co 14:8  Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?  y aunque debemos reconocer que si bien existe un peligro latente, pues muchos se han enloquecido y se han descarriado y han caído en los lazos del extravió y se han apartado totalmente del camino y creyéndose maestros han arrastrados a muchos al error, pero en esto debemos ser particularmente responsables de cuidar lo que Dios nos ha dado,  Heb 2:3  ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron. Dios mismos nos hace responsables de lo que queremos y de lo que hacemos, si bien es cierto que es responsabilidad del predicador ser diligente, 2Ti 2:15  Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Pero la mayor  responsabilidad es personal, Pro 1:10  Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. En este sentido usted como pueblo de Dios es responsable de conocer la Palabra de Dios, el trompetero solo le confirmará, por donde haya que ir.

Da tristeza el ver muchas veces, que tanto pueblo siguen al trompetero, aunque el sonido de la trompeta vaya en contra de la Biblia misma; Recuerde amado que sus responsabilidad no es seguir al trompetero sino el sonido de Dios y cuando ese sonido no venga de Dios, pues usted no tiene mayores obligaciones, porque os hombres pueden cambiar y extraviarse, pero nosotros seguimos a Dios, no a los hombres. A los hombres de Dios debemos honrarlos, pero si el trompetero se extravía nosotros debemos seguir el llamado de aquel que nos redimió para seguirle. 

La Biblia encierra la VOLUNTAD DE DIOS, y es nuestro deber el conocerla , esta VERDAD, o doctrina, esta diseminada en Toda la ESCRITURA, pero note que dijimos, “TODA” y no solo en algunos versículos que muchos incluso hasta sacan de contexto para decir lo que Dios no ha dicho, por esta causa el apóstol nos advierte, acerca de estos predicadores, 2Pe 3:16  casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

Mucha gente se conforma con principios e ideas de hombres. (Una doctrina es bíblica, si ARMONIZA con toda la escritura y no solo con parte de ella). 2Ti 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, y recuerde que cuando Pablo menciona esto, se refiere específicamente al Antiguo Testamento, pues el Nuevo estaba en formación. Han aparecido muchas líneas doctrinales que separan las Escrituras, le dan mayor valor a unos que a otras, sin embargo “TODA” la Biblia es de Inspiración Divina y unas ESCRITURAS, se complementan con las Otras. Muchas ideas sin fundamento bíblico, es el pan diario en muchos lugares, que se reúnen como iglesias y alebrestando al pueblo, les hacen creer cosas que no son correctas.

 Debemos saber que Hay predicadores sin responsabilidad escritural, lo que dicen y lo que hacen, es simplemente aumentar el orgullo propio y el de otros, atravez de sus dogmas o doctrinas que tuercen a sus conveniencias, sin embargo el pueblo de Dios debe estar alerta principalmente en estos tiempos críticos y peligrosos, donde avanza un “evangelio moderno” que solo piensa en el bienestar temporal, dejando de lado la verdadera esencia del Bendito evangelio. 2Ti 3:1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2Ti 3:2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 2Ti 3:3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 2Ti 3:4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 2Ti 3:5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.

Lo que hace estos tiempos peligrosos no es el pecado que se ha proliferado, lo que realmente hace peligroso este tiempo, es que estos hombres, que representan criterio de doctrina, se hacen llamar “predicadores de Cristo”, que tienen apariencia de piedad, pero viven dándole rienda suelta a su carne, justificando sus concupiscencias atravez de falsas doctrinas que a mucha gente les atrae, porque presentan un camino a Dios sin sufrimiento ya que a muchos les gusta pensar en un evangelio sin aflicciones en este mundo, 2Ti 4:3 Porque va a llegar el tiempo en que la gente no soportará la sana enseñanza; más bien, según sus propios caprichos, se buscarán un montón de maestros que solo les enseñen lo que ellos quieran oir. 2Ti 4:4 Darán la espalda a la verdad y harán caso a toda clase de cuentos.(DHH) más sin embargo la doctrina del Apóstol es diferente, 2Ti 3:10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, 2Ti 3:11 persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor. 2Ti 3:12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; 2Ti 3:13 mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados.

El llamado de Dios, atravez del apóstol, fue y es, el mismo siempre,  debemos ser prudentes en discernir, lo que oímos y de quien lo oímos, Col 2:18 Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, Col 2:19 y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios. Col 2:20 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos Col 2:21 tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques Col 2:22 (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? El llamado es a ser prudentes y tener conciencia del tiempo que vivimos,  pues Debemos ser cuidadosos con lo que dejamos entrar a nuestra vida, pues recuerde que de la doctrina que recibimos, así será nuestra vida y nuestra conducta, 1Ti 4:16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. O sea que de la doctrina depende nuestra conducta y nuestra conducta determina el tipo de doctrina que tenemos. El apóstol le dice al joven pastor Timoteo, -cuida tu doctrina, para que tú, DOCTRINA,  te cuide a tí.

Por un lado Es un terrible error llegar a considerar que lo sabemos TODO y que nadie nos puede enseñar nada y tampoco es correcto cerrar nuestro corazón a Verdades Bíblicas que no comprendemos; lo que sí es importante, es discernir, lo que es de Dios y lo que no y la verdad es que es fácil conocer cuando algo es de Dios, pues todo depende de las intenciones del corazón del pueblo que oye, Jua 7:17 El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.

Quisiera pedirle a usted amado hermano, que me permita exponerle este tema y ore a Dios y saque sus propias conclusiones guiado por el Espíritu Santo.

Este pequeño estudio no es para imponerle, nada a nadie, sino para exponer una verdad que considero nos pueda servir en nuestra vida devocional para prepararnos, cada día más para la inminente venida del Señor.

Espero sea de bendición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.