Vestido de tierra

Tema 3 (Predicado el jueves 06 y 13 de diciembre de 2018, en la iglesia central)

La biblia tiene muchos símbolos de aspectos eternos y atravez de los dos últimos capítulos de la Biblia es que nos damos cuenta, que el paraíso de Génesis, solo era una copia terrenal, del Verdadero y Eterno, así como lo fue el tabernáculo de Moisés en la tierra, Heb 8:5  los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

Y en cuanto al Paraíso de Dios, existe un paralelismo Maravilloso, que encontramos en estos cinco capítulos de la Biblia y atravez de ello, podemos ver Claramente en Génesis, que Dios no creo, ni tampoco llevo al Paraíso Eterno al hombre, sino que hizo una copia del Verdadero y en esta “copia” puso al hombre natural, en un paraíso natural, Gén 2:7  Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Gén 2:8  Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado.

Es un hecho que el hombre fue creado en una esfera de limitaciones naturales, en  contraste con la creación de los seres angelicales y en contraste de la creación de uno de los seres más perfectos de la eternidad, Eze 28:12  Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. Definitivamente los seres angelicales, incluyendo al “Querubín protector”, todos ellos fueron creados en el “Huerto Celestial de Dios”, pero no en una copia, sino el verdadero Paraíso de DIOS, Eze 28:13  En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura(mientras el hombre era vestido de tierra); de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Eze 28:14  Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Este ser perfecto, fue creado y fue vestido de eternidad, por su parte  el hombre fue vestido de lo natural, de lo físico, de lo perecedero y en lo único que los Ángeles,  eran comparables con la creación del hombre, era en que a los seres angelicales incluyendo al Querubín protector y al hombre les fue dada “VOLUNTAD PROPIA”.

En los niveles de la creación del hombre y de los ángeles, hay una marcada diferencia que no podemos ignorar.

Una noche de estrellas, el Salmista contempla la MAJESTAD de los cielos, que manifiestan al Glorioso y Portentoso Creador y no puede evitar hacer la comparación, entre la gloria de los cielos y el cuidado especial que Dios muestra por una de sus creaciones más limitadas del universo, como lo es el hombre y entonces, surge una pregunta, de lo profundo del corazón del salmista que nos ayuda a entender este asunto, dice el salmista: Sal 8:3  Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Sal 8:4  Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Y es que el hombre dentro de la creación de Dios, es tan limitado, lleno de enfermedades, cubierto de dolencias y deformaciones etc.  Que la comparación es evidentemente clara, Sal 8:5  Le has hecho poco menor que los ángeles, pero es curioso el pesar para el salmista, que este ser que es menor en todo, tenga un propósito, más elevado que el de los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Sal 8:6  Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies:

Dentro de los propósitos de divinos, el ser humano fue hecho de una manera muy diferente a los seres angelicales y en una condición mucho menor de la “perfecta naturaleza angelical”, pero a pesar de las limitaciones humanas existe en la creación del hombre un interés divino, muy elevado, como bien lo dice el apóstol,  Heb 2:6  pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, O el hijo del hombre, para que le visites? Heb 2:7  Le hiciste un poco menor que los ángeles, (pero a pesar de todas sus limitaciones) Le coronaste de gloria y de honra, Y le pusiste sobre las obras de tus manos; el hombre fue creado como un ser espiritual en un cuerpo natural,  y esto para Dios es muy importante, por causa de la voluntad propia que Dios le otorgó al ser humano, pues esta voluntad a pesar de que se corrompiera en el hombre natural, el ser de naturaleza perecedera y no eterna, le daba las posibilidades de ser redimido;  esto es lo que hace la diferencia entre la redención de los hombres y el problema de los ángeles que corrompieron su voluntad y que pecaron y que por la misma condición de su propia naturaleza eterna y perfecta, no pueden ser redimidos, ni perdonados, Heb 2:16  Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham.

Entonces denotamos que el ser humano fue puesto en el huerto en la tierra, simplemente “para ser probado”, el problema radicaba, como ya lo dijimos, en la voluntad propia, de cada ser, Dios creo al hombre con voluntad propia, sabiendo que al darle voluntad, podría pasar, lo que paso con la rebelión de la “voluntad del Querubín” y los ángeles que le siguieron; de hecho la voluntad corrompida en la Eternidad no puede ser redimida, ni perdonada. PERO en cuanto a la creación del hombre no fue así, pues el hombre fue creado en una “copia perecedera” de la eternidad.

El creador quiso dar al hombre la posibilidad de redimirse, si fracasaba,  atravez de su naturaleza frágil y limitada, prácticamente, Dios le daría voluntad de decisión a su creación y al mismo tiempo le daría la oportunidad de poderlo redimir en caso de una voluntad fracasada o corrompida, o sea Dios nos hizo un gran favor, al crearnos como seres naturales, llenos de limitaciones y no perfectos. Pues a pesar del pecado, manifestando el fracaso de nuestra voluntad propia, él quiso darnos la vida,  Efe 2:1  Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, pues la causa de la muerte de los hombres es el dejarse llevar por su propia voluntad, Efe 2:3  entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demásEfe 2:4  Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,  Efe 2:5  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), Efe 2:6  y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, Efe 2:7  para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Dios nos hizo así como somos y nos vistió de la misma tierra que hoy alberga nuestro hogar y nuestros cuerpos son cuerpos limitados y naturales que un día se cansaran y morirán y volverán a la tierra, para cumplir la palabra misma de nuestro Creador, Gén 3:19  Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Pero esto en lugar de sonarnos como un castigo,  debería sonarnos como MISERICORDIA DIVINA, ya que nos creó físicamente naturales, simplemente  para poder redimirnos atravez de la fe, en la Sangre de su Hijo Jesucristo.

Ahora la pregunta del rey David, hoy tiene sentido para nosotros, Sal 8:3  Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Sal 8:4  Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Sal 8:5  Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Sal 8:6  Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies. En comparación a la luna y las estrellas el hombre prácticamente es un “granito de arena” en la bastedad de la mar, pero eso es lo maravilloso, que a pesar de la condición, efímera y natural del hombre, Dios puso en el hombre ETERNIDAD y PROPOSITOS que van más allá de nuestra comprensión. Ecl 3:11  Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. ¡GLORIA SEA A NUESTRO AMADO CREADOR Y SALVADOR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.