El pecado de la idolatria

Tema 2, Predicado en la iglesia “las Pilas”, Chalatenango, Jueves 12 y 26 de julio del 2018

“Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar”. 1 Corintios 10:7 

Israel llevaba en cautiverio más de cuatrocientos años o sea que toda su formación o sea todo lo que sabían de la vida Egipto se los había enseñado. Uno de los mayores problemas que el pueblo enfrentó una vez había salido de Egipto era que toda su formación, cultura y criterios había sido desarrollada en Egipto, de hecho que sacarlos de Egipto fue posiblemente lo más fácil para Dios pero sacar a Egipto y toda su influencia de sus corazones, legalmente fue imposible; De hecho que todas estas generaciones que habían recibido todos los criterios de formación en Egipto nunca pudieron entrar en la tierra prometida, porque realmente nunca pudieron salir de toda el criterio cultural y religioso que en Egipto habían aprendido, estos israelitas que salieron de Egipto estaban tan acostumbrados a sus tradiciones que se hizo realmente imposible poder trabajar con ellos, porque era una masa ya añeja de tradiciones y culturas que nunca quisieron dejar, Heb 3:8  No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,  Heb 3:9  Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. Heb 3:10  A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.  Heb 3:11  Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.  Israel nunca logro comprender que Dios al sacarlos de Egipto, quería que fueran una nueva nación, una nación diferentes en todo, por eso les cambio las costumbres, las leyes, las comidas etc. NO debían ser una copia de dónde venían, ni una imitación de las naciones hacia donde iban, Lev 18:3  No haréis como hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni haréis como hacen en la tierra de Canaán, a la cual yo os conduzco, ni andaréis en sus estatutos.  Les cambio las leyes costumbres y hasta las comidas, Lev 11:2  Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. Lev 11:3  De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis. Lev 11:4  Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el camello, porque rumia pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo. Lev 11:5  También el conejo, porque rumia, pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo. Lev 11:6  Asimismo la liebre, porque rumia, pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda. Lev 11:7  También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo. De hecho es cambio hasta el calendario, Éxo 12:2  Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año. Y todo esto denota que Dios está interesado en que Israel sea una nueva nación en todo los aspectos, cuando Dios nos llama a su gracia y nos hace parte de su pueblo, Dios nos hace el mismo llamado, 2Co 5:17  De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Esto denota que en el Reino de Dios no hay “reciclaje” Apo 21:5  Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

Debemos entender que Dios no va a construir donde ya está construido, es necesario deshacernos de todo el fundamento que el mundo nos enseñó, para que Dios pueda construir en nosotros una nueva casa y Dios delega a los predicadores para esta tarea atraves de su palabra,  Jer 1:9  Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. Jer 1:10  Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar. La responsabilidad está en la boca de los que predicamos.

Hoy en día muchos lugares se han mesclados con ídolos del mundo como el deporte, la moda, la música, los conciertos etc. O sea mucha iglesia sigue adorando ídolos de “Egipto”, se siguen comiendo los pescados y los melones de Egipto, Núm 11:5  Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; Si somos sinceros tendremos que reconocer que hay muchas cosas de nuestro “Egipto” que nos agradan y algunas cosas tardan más que otras en salir, pero eso no significa que las vamos a acoplar a nuestro culto para hacer una mescla de semillas, porque esto no es correcto a los ojos de Dios,  Lev 19:19  Mis estatutos guardarás. No harás ayuntar tu ganado con animales de otra especie; tu campo no sembrarás con mezcla de semillas, y no te pondrás vestidos con mezcla de hilos.

Debemos entender que somos llamados a ser una nueva masa, Cristo fue sacrificado, no para que hagamos una mescla de cosas del mundo con caratula de cristianismo, sino una nueva masa, debemos despojarnos de la vieja levadura del mundo,   1Co 5:7  Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 1Co 5:8  Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.

Hoy han salido muchos músicos que ven en la iglesia un buen “mercado” para hacer dinero y ganar premios y reconocimiento,  hay infinidad de mercaderes del evangelio tratando de enriquecerse a acostilla de la ingenuidad de la iglesia, sacan música que ha sido pagana, música y canciones que sirvieron para la melancolía y la borrachera y le cambian a letras cristianas, todo eso es aborrecible, pues Dios no necesita bagazos de música de este mundo.

Hoy en día mucha iglesia no logra comprender esto y entremezclan y copian las cosas del mundo y las practican y las viven, olvidando las palabras de Dios al profeta, Jer 15:19  Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos. O sea no es la iglesia la que tiene que copiar las formas del mundo, sino el mundo debe copiar las formas de la iglesia.