La influencia de los idolos

Tema 3, Predicado en la iglesia “las Pilas”, Chalatenango, Jueves 23 de agosto y 06 de septiembre del 2018

Col 3:5  Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

Como ya lo hemos dicho, Jamás llegaremos ni avanzaremos en nuestra caminata espiritual sino estamos dispuestos a dejar todas aquellas cosas que en Egipto aprendimos.

Hay costumbres tan aferradas al corazón humano que ha veces se vuelve totalmente imposible dejarlas a tal grado que la gente mayor de veinte años que salieron de Egipto tuvieron que quedar postrados en el desierto, “prefirieron” morir en el desierto y no cambiar sus costumbres y sus ideas; Núm 14:29  En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí. Núm 14:31  Pero a vuestros niños, de los cuales dijisteis que serían por presa, yo los introduciré, y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciasteis. Núm 14:32  En cuanto a vosotros, vuestros cuerpos caerán en este desierto. Núm 14:33  Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevarán vuestras rebeldías, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto. de hecho que fueron los niños que no estaban tan influenciados por el sistema de Egipto y los que nacieron en el desierto, los que llegaron y conquistaron la tierra de la promesa, ya que Egipto no tenía mayor influencia en sus tradiciones y enseñanzas.

La idolatría es uno de los pecados más aborrecibles contra Dios, por eso el mandamiento es firme. Deu 5:8  No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. Deu 5:9  No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, pero es aquí donde hay un problema ya que se puede llegar a obligar una persona a que no adore un ídolo de piedra, pero no se puede llegara a la influencia interna de ese ídolo en el corazón de una persona; o sea que el verdadero problema del hombre no es en si, el ídolo ya que el ídolo solo es la parte visible del problema, pero el verdadero conflicto esta en la influencia que ya esta en el corazón humano, pues no es el ídolo el que hace al ahombre sino el hombre al ídolo, o sea la misma maldad humana crea un ídolo que representa sus maldad interior. Sal 115:4  Los ídolos de ellos son plata y oro, Obra de manos de hombres. Sal 115:5  Tienen boca, mas no hablan; Tienen ojos, mas no ven; Sal 115:6  Orejas tienen, mas no oyen; Tienen narices, mas no huelen; Sal 115:7  Manos tienen, mas no palpan; Tienen pies, mas no andan; No hablan con su garganta. Sal 115:8  Semejantes a ellos son los que los hacen, Y cualquiera que confía en ellos.

La idolatría, en su término más simple y palpable, se manifiesta  en la adoración de ídolos hechos de madera, yeso, plata etc. Jer 10:1  Oíd la palabra que Jehová ha hablado sobre vosotros, oh casa de Israel. Jer 10:2  Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. Jer 10:3  Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Estas costumbres del corazón , los pueblos los representan haciendo ídolos, De hecho que se está hablando literalmente de los ídolos hechos por las manos de los hombres y a los que las naciones paganas les rinden temor y esperanza. Estos ídolos creados por artífices, son los que representan las costumbres propias de cada pueblo, pero esto es lo absurdo de la idolatría literal, que el mismo hombre lo fabrica y el mismo le teme,  Jer 10:4  Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. Jer 10:5  Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder. En pocas palabras un ídolo de madera o de plata solo representa la ignorancia y la falta de luz del mundo, Jer 10:8  Todos se infatuarán y entontecerán. Enseñanza de vanidades es el leño. Jer 10:9  Traerán plata batida de Tarsis y oro de Ufaz, obra del artífice, y de manos del fundidor; los vestirán de azul y de púrpura, obra de peritos es todo. De hecho un ídolo de madera, plata o lo que sea, en términos de valor nada es, 1Co 8:4  Acerca, pues, de las viandas que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios. Sin embargo también debemos de considerar que  detrás de cada ídolo se mueven incontables poderes negativos y costumbres demoniacas, 1Co 10:19  ¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos? 1Co 10:20  Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. 1Co 10:21  No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. 1Co 10:22  ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él? Esto quiere decir que bajo ninguna circunstancia podemos seguir las costumbres demoniacas representadas en cada ídolo hecho por los hombres. Sin embargo muchos creyentes se alejan de los ídolos literales, pero siguen atados a sus influencias y costumbres, estas influencias se convierten en ídolos invisibles que controlan las condiciones y la dirección de los hombres, de ahí el llamado: Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. Las condiciones de comer, beber y jugar están relacionadas a las influencias demoniacas de la idolatría que ellos habían aprendido en Egipto, recuerde que Israel no tiene leyes que lo rijan hasta este momento, sino que solo su conciencia, pero esta consciencia ha sido absorbida por LA CULTURA Egipcia y esta cultura no es otra cosa más que las mismas influencias demoniacas de la idolatría Egipcia “Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido… él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto… Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse”, (Éxodo 32:1,4, 6).  Esto NO era solamente un rito de adoración a un ídolo de becerro, era una necesidad cultural Egipcia que estaba dentro de sus propios corazones, esta necesidad era parte de sus vidas, necesitaban un pretexto para celebrar o sea que el becerro de oro solo era un  pretexto para poder sacar lo que llevaban dentro.

De aquí deducimos la necesidad bíblica de que el pueblo de Dios sea liberado de la influencia Y  cultura que la idolatría del mundo produce sobre los pueblos.