La falta de direccion

Tema 10

“Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”.   Corintios 10:11

No se puede ganar, NADA ni alcanzar NADA, si primero no se sabe lo que se quiere, para ganar algo, primero se debe tener una buena visión de lo que se quiere, pues es necesario saber de dónde venimos y hacia donde vamos, Gén 16:8  Y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes tú, y a dónde vas? Y ella respondió: Huyo de delante de Sarai mi señora. Aquí encontramos a una mujer que no soportó la presión que su señora ejercía sobre ella y curiosamente Agar sabe correctamente de donde viene, pero NO tiene ni idea hacia dónde va, muchas personas No logran soportar las presiones y los problemas que en una congregación se dan y huyen, esta mujer huye de los problemas y lo único que lleva es la “motivación” del daño recibido; de hecho que una persona dañada, no llegara a ningún lado, pues a donde vaya siempre hallará problemas y pasará toda su vida, como Israel dando vueltas de iglesia en iglesia huyendo toda su vida de estos problemas. Esto fue el gran problema que acogió el fracaso del pueblo de Israel, porque es necesario entender que cuando no tenemos dirección de que es lo que queremos es mejor quedarnos en el lugar donde estamos, hasta que estemos listos si es esa la voluntad de Dios y esto es justamente lo que el ángel le ordenó,  Gén. 16:9  Y le dijo el ángel de Jehová: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano. Porque salir sin saber hacia dónde vamos o buscar sin saber lo que buscamos, denota un seguro fracaso para nuestra vida, por la falta de una visión o dirección correcta, Pro 29:18  Sin profecía (Palabra, visión o dirección) el pueblo se desenfrena (esta palabra en hebreo es  “pará” que significa “regresar”); Mas el que guarda la ley es bienaventurado. Guardar es equivalente a permanecer  Entonces simplemente, SE NOS DICE que,  sin visión NO hay carrera.

La forma correcta de correr esta carrera, es sencillamente teniendo una meta clara,  hacia la cual nos conducimos,  Heb 12:1  Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, de hecho ese fue el ejemplo de carrera que Cristo nos dejó, Heb 12:2  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Todo el sufrimiento que esta carrera conlleva se podrá soportar solo si tenemos una visión bien definida de lo que queremos y esto nos dará fuerza para luchar, hasta alcanzarlo, 1Co 9:24  ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 1Co 9:25  Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir (esta es su meta por la cual disciplina su cuerpo) una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. El tener una visión clara de la meta, hace que las personas se abstengan y disciplinen sus vidas, con tal de alcanzar el propósito.

Para hacer bien la carrera espiritual,  se debe de tener una meta bien definida y no correr sin dirección, 1Co 9:26  Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, 1Co 9:27  sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. La palabra “eliminado” tiene un sentido de “descalificado”, por no guardar las reglas de la competencia o sea corrió a sus propias expensas, sin tener en cuenta que en toda carrera existen reglas que hay que respetar y en la carrera CRISTIANA, también hay reglas, no se trata solo de estar en una iglesia o como Israel, caminar hacia una tierra prometida, que era su META,  pero deseando volverse a Egipto, a cada momento de prueba. El fracaso del pueblo de Israel es más  que todo un problema de falta de decisión, visión y dirección en sus corazones. Heb 3:8  No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,  Heb 3:9  Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.  Heb 3:10  A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.  Nunca tuvieron dirección de lo que Dios quería hacer en ellos. Siempre sus corazones daban vueltas en el mismo lugar o sea nunca lograron avanzar en los CAMINOS DE DIOS.

Debemos tener en cuanta esto de ser “descalificado”, ya que el ejemplo que el apóstol nos pone es realmente inquietante. Pues Israel cuando salió de Egipto comenzó su carrera, y la Biblia testifica literalmente lo que dice en el apóstol en (1 Corintios 9; 24) “todos a la verdad corren”, pero no todos llegaron, la palabra “todos” se repite cinco veces en este contexto:

…todos estuvieron bajo la nube… 1Co 10:1

…todos pasaron el mar; 1Co 10:1

…todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 1Co 10:2

…todos comieron el mismo alimento espiritual, 1Co 10:3

todos bebieron la misma bebida espiritual; 1Co 10:4

Prácticamente todos tuvieron las mismas oportunidades, pero hay una aclaratoria, que no debemos de dejar pasar por alto, 1Co 10:5  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. Y lo más serio del asunto es que esto no solo fue un caso aislado que no incluye a la iglesia, sino al contrario nos incluye más de lo que pensamos, 1Co 10:6  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Y con toda seriedad del asunto podemos decir francamente que todo el problema fue la falta de metas y propósitos en los caminos de Dios y una nueva advertencia, Heb 3:12  Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; sino tenemos bien claro que es lo que queremos en la vida cristiana, es seguro que tarde o temprano vamos a desmayar en el camino, pues todavía falta sufrimiento que vamos que atravesar en este camino,  Heb 12:3  Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Heb 12:4  Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; todo sufrimiento que el Padre permite en sus hijos son con propósitos claros de formación,  Heb 12:5  y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Heb 12:6  Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. En medio de las pruebas y el dolor debemos saber lo que somos y porque sufrimos y esto nos ayudara a no desmayar, pues l sufrimiento de los que son hijos es la preparación para reinar, 2Ti 2:12  Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. Es inevitable la iglesia tiene que sufrir para poder alcanzar el carácter de un rey.

Nos gusta pensar que todo va estar bien y es cierto en alguna manera,  pero también debemos estar conscientes  que van a ver momentos difíciles en este mundo que vamos a tener que atravesar, pero es necesario y con las palabras de Cristo debemos de cobrar animo en medio de la prueba, Jua 16:33  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Los cinco pecados que menciona Pablo y que han sido objeto de nuestro estudio, (codicia-idolatría-fornicación-tentar y murmurar) fueron causa directa del fracaso del pueblo de Israel, pero ninguna de estas detracciones hubiese tenido fuerza en el corazón de este pueblo si ellos NO les hubiesen dado cabida y no le hubiesen dado cabida si ellos hubiesen tenido claro LOS CAMINOS DE DIOS y el PROPÓSITO por el cual Dios los había sacado de Egipto, tristemente el único camino que conocieron bien, era el de regreso a Egipto y esta fue la causa de la calamidad y el fracaso de aquella generación a la cual se le habían dado las promesas de la tierra  que fluía leche y miel.

CUIDEMOS NUESTRO CORAZON PORQUE DE EL FLUYE LA VIDA…BENDICIONES.