La Causa del Fracaso

publicado en: El Fracaso de Israel, Exhortación | 0

TEMA 1

Todos nacemos con limitaciones, claro unos más que otros, pero el éxito de una persona realmente no radica en las limitaciones o en los recursos con los cuales nace, sino en saber conocer los tiempos de las oportunidades que Dios nos ofrece en esta vida; ya que tiempo y ocasión para prosperar todos tenemos, pero la causa del fracaso de los seres humanos radica específicamente en el hecho de no conocer los tiempos de Dios y desperdiciamos la vida en otras cosas y se nos pasa el tiempo de las oportunidades y cuando venimos  a despertar generalmente ya es demasiado tarde y el árbol ya a caído, Ecl 11:3  Si las nubes fueren llenas de agua, sobre la tierra la derramarán; y si el árbol cayere al sur, o al norte, en el lugar que el árbol cayere, allí quedará. Y una vez cayendo el árbol, ya no se volverá a levantar en el sentido de volver a tener las oportunidades que dejó perder.

 

La historia de la generación de Israel que salió de Egipto es una historia bastante triste, pues es la historia de toda una generación que no entendió ni su tiempo, ni las oportunidades que Dios les dio durante muchos años, pero un día el árbol cayó y nunca jamás se volvió a levantar.

 

La ruina y el fracaso de los seres humanos, siempre ha sido el no saber conocer el tiempo y la ocasión de las oportunidades que Dios nos da a todos, Ecl 9:11  Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos, por ello el llamado apostólico, a no cometer los mismos errores de esa generación a la que Dios llamó desde Egipto, para hacer una nación de reyes y sacerdotes sobre la tierra, pero que a pesar de su llamamiento muy elevado, hoy les recordamos como una generación que sencillamente fracaso en su llamamiento, en todos los sentidos y nunca pudieron llegar a la tierra de la promesa, porque simplemente, nunca entendieron la vida y las oportunidades, por ello la advertencia, Heb 3:15  entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación. Se nos hace el llamado  a valorizar el tiempo presente y las oportunidades que Dios nos da al llamarnos y se hace referencia al fracaso de un pueblo que núnca entendió el tiempo que vivieron y desaprovecharon todas las oportunidades que Dios les daba diariamente, Heb 3:16  ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? Heb 3:17  ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? Heb 3:18  ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Heb 3:19  Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. El fracaso de este pueblo debe de ser una clara advertencia y un gran ejemplo para todos nosotros que hoy es nuestro tiempo, pero que también corremos los mismos riesgos de no conocer el tiempo  de las oportunidades que Dios nos da, cada día.

 

Todo el fracaso del hombre radica en no saber conocer el tiempo  y el día de oportunidades que todos tenemos en esta vida,  Ecl 9:12  Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos. Siempre ha sido el mismos problema atraves de las generaciones, los fracasos a los cuales están sometidos los hombres radican en el hecho de simplemente no conocer el día de la bendición, Luc 19:41  Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, Luc 19:42  diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Luc 19:43  Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, Luc 19:44  y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación. Toda la destrucción y dolor que vendría hacia el pueblo de Israel, fue porque simplemente no conocieron el día de la visitación del Mesías entre ellos; por ellos debemos de conocer y aprovechar el tiempo de oportunidades que Dios nos está dando hoy, 2Co 6:1  Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. 2Co 6:2  Porque dice: En tiempo aceptable te he oído,Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

 

El llamado de estos estudios es a entender la vida y las oportunidades  que Dios nos da; y que no nos vaya a pasar lo que pasó con Israel en el tiempo de oportunidades que ellos nunca entendieron y por ello fueron destruidos, Sal 95:7  Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si oyereis hoy su voz, Sal 95:8  No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, Como en el día de Masah en el desierto, Sal 95:9  Donde me tentaron vuestros padres, Me probaron, y vieron mis obras. Sal 95:10  Cuarenta años estuve disgustado con la nación, Y dije: Pueblo es que divaga de corazón, Y no han conocido mis caminos. Sal 95:11  Por tanto, juré en mi furor, Que no entrarían en mi reposo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.