La Codicia y la Familia

Tema 4

 

Mat 6:22  La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz.

 

LA CODICIA es un pecado que afecta todos nuestros sentidos, pero que generalmente entra por medio de los ojos, pues los deseos internos se despiertan cuando nosotros vemos algo que nos atrae, Mat 6:22  La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; Mat 6:23  pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?, el patriarca Job lo entendía perfectamente bien, por ello cuidaba su salud espiritual teniendo control de lo que sus ojos veían, Job 31:1  Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?, esta fue una regla que David no siguió, y de hecho  tuvo que pagar terribles consecuencias, por no poder controlar sus ojos,  2Sa 11:2  Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa.

Indudablemente todo pecado trae consecuencias personales que debemos pagar en algún momento, pero cuando hablamos del pecado de la codicia, el problema es todavía más grave, porque las consecuencias arrastrarán directamente a las personas que nos rodean, principalmente a nuestra propia familia, que tendrán que pagar directamente las consecuencias de nuestros desvaríos personales. pero para entender mejor este problema debemos de verlo atraves de las causas y las consecuencias que rodean este pecado:

La codicia se puede ver de cuatro maneras:

1.

 

             LA CODICIA ES UNA ENFERMEDAD QUE NO PERMITE VER LAS MISERICORDIAS QUE   YA

             HEMOS RECIBIDO.

El primer acto conocido DE CODICIA de la historia humana, lo encontramos justamente en la primera mujer, Gén 3:6  Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Curiosamente Adán y Eva, tenían millones de sabrosos frutos de los cuales podían comer con toda libertad y sin embargo decidieron comer del único que se les había prohibido y es que LOS OJOS CODICIOSOS generalmente núnca se dan cuenta de todo el  bien que ya se ha recibido y siempre están pensando en lo que todavía no tienen, Pro 13:23  En el barbecho de los pobres hay mucho pan; Mas se pierde por falta de juicio. Realmente Somos más ricos de los que pensamos, pues Dios nos ha dado muchas riquezas que otros quisieran tener, (familia, techo para vivir, la comida no  nos falta, vestido y principalmente la mayor riqueza de todas, ala Fe y la Esperanza), pero rara vez valoramos aquellas cosas que ya tenemos, pero siempre el codiciosos está deseando lo que no tiene y esto es un problema realmente grave, Pro 27:20  El Seol y el Abadón nunca se sacian; Así los ojos del hombre nunca están satisfechos.

2.0

 

  1. LA CODICIA, ES UNA CEGUERA EGOISTA QUE NO PERMITE VER NI PENSAR EN EL BIENESTAR DE LA FAMILIA. De hecho, Cuando el deseo codicioso ha entrado a la vida de una persona, en lo único en lo que se piensa es en satisfacer sus deseos egoístas y personales, sin importarle las graves consecuencias que afectarán, (posiblemente toda la vida) a los hijos, el cónyuge etc.

  1. La codicia de los ojos de LOT, ARRASTRARON A SU FAMILIA HACIA LA OSCURIDAD.

Cuando Lot, tuvo que escoger el lugar para habitar, escogió por los sentidos codiciosos de sus ojos y afectó la vida de todos los que le rodeaban; notemos que el problema de Lot inicia en su forma de ver las cosas. Gén 13:10  Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra. A pesar que era una llanura rodada de las ciudades más pecadoras en su momento, Lot ve aquel lugar como el huerto de Jehová y es eso lo que  le hace dar el siguiente paso, Gén 13:11  Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro. Gén 13:12  Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Gén 13:13  Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera. Sin pensarlo Lot avanza por el deseo de sus ojos y sin pensarlo se adentra ala oscuridad de Sodoma y tristemente lleva a su familia a ser parte de la ciudad pecadora de Sodoma; y por ende los resultados de esa mala decisión le llevaran hasta las últimas consecuencias, no solo perderá todo lo material, sino también toda su familia; y al final él se volverá después del trauma de la destrucción de Sodoma, un ermitaño, Gén 19:30  Pero Lot subió de Zoar y moró en el monte, y sus dos hijas con él; porque tuvo miedo de quedarse en Zoar, y habitó en una cueva él y sus dos hijas. Gén 19:31  Entonces la mayor dijo a la menor: Nuestro padre es viejo, y no queda varón en la tierra que entre a nosotras conforme a la costumbre de toda la tierra. Esto manifiesta que ellos tres,  quedaron aislados del mundo y vivían escondidos en esa cueva; Pero sus únicas dos hijas que sobrevivieron de toda su familia, ya llevaban la influencia de la inmoralidad de Sodoma en sus corazones,  Gén 19:32  Ven, demos a beber vino a nuestro padre, y durmamos con él, y conservaremos de nuestro padre descendencia. Gén 19:33  Y dieron a beber vino a su padre aquella noche, y entró la mayor, y durmió con su padre; mas él no sintió cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó. Gén 19:34  El día siguiente, dijo la mayor a la menor: He aquí, yo dormí la noche pasada con mi padre; démosle a beber vino también esta noche, y entra y duerme con él, para que conservemos de nuestro padre descendencia. Gén 19:35  Y dieron a beber vino a su padre también aquella noche, y se levantó la menor, y durmió con él; pero él no echó de ver cuándo se acostó ella, ni cuándo se levantó. Gén 19:36  Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre. Es triste ver las consecuencias terribles que trajeron los ojos codiciosos de Lot en aquella ocasión que lo guiaron a tomar una decisión que acabara prácticamente con toda sus familia.

  1. ACAM, ojos codiciosos que ARRASTRAN A SU FAMILIA HACIA LA MUERTE.

Los ojos de Acam se dejan llevar,  Y  lo que para Dios es anatema (Maldición) para sus ojos es algo “muy bueno”Jos 7:21  Pues vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno,  y doscientos siclos de plata,  y un lingote de oro de peso de cincuenta siclos,  lo cual codicié y tomé;  y he aquí que está escondido bajo tierra en medio de mi tienda,  y el dinero debajo de ello. Este deseo codicioso,  le trajo destrucción y muerte no sólo a Acam si no a toda su familia, por desgracia la codicia siempre trae repercusiones a toda la familia y a la gente que nos rodea.Jos. 7:24  Entonces Josué,  y todo Israel con él,  tomaron a Acán hijo de Zera,  el dinero,  el manto,  el lingote de oro,  sus hijos,  sus hijas,  sus bueyes,  sus asnos,  sus ovejas,  su tienda y todo cuanto tenía,  y lo llevaron todo al valle de Acor. Jos 7:25  Y le dijo Josué:  ¿Por qué nos has turbado?  Túrbete Jehová en este día.  Y todos los israelitas los apedrearon,  y los quemaron después de apedrearlos. Este episodio de la vida de Acam ha quedado como un episodio lleno de crueldad, pero realmente el apedreamiento de la familia de Acam solamente fue la consecuencia de la codicia del cabeza del hogar, o sea que la verdadera crueldad radico literalmente en el mismo Acam, el fue el único responsable de toda desgracia sobre su familia, asi de crueles son las consecuencias sobre la familia, cuando una autoridad familiar se deja llevar por el pecado de la codicia.

3.0

 

  1. LA CODICIA ES UNA ENFERMEDAD DOMINANTE.

1Re 21:4  Y vino Acab a su casa triste y enojado, por la palabra que Nabot de Jezreel le había respondido, diciendo: No te daré la heredad de mis padres. Y se acostó en su cama, y volvió su rostro, y no comió. 1Re 21:5  Vino a él su mujer Jezabel, y le dijo: ¿Por qué está tan decaído tu espíritu, y no comes? 1Re 21:6  El respondió: Porque hablé con Nabot de Jezreel, y le dije que me diera su viña por dinero, o que si más quería, le daría otra viña por ella; y él respondió: Yo no te daré mi viña. Es interesante como el corazón de nuestros reyes modernos y autoridades en todos los niveles sociales desde los aristócratas, hasta las clases más bajas se dejan dominara por la sed insaciable de lo que nos les pertenece, la codicia en este sentido inclusive a traído en muchas ocasiones guerras sangrientas y a veces todo solo por la codicia de los reyes que quieren expandir sus dominio más allá de lo necesario.

Acab es el típico ejemplo de un rey que no se conforma con todas las riquezas que tiene sino que pone su mirada codiciosa,  sobre una pequeña propiedad de un hombre pobre el problema es que se encapricha, no es que le haga falta sino que se encapricha y hasta se enferma por la propiedad del hombre pobre llamado nabot, cuando la codicia está desarrollada y no ha sido dominada se vuelve una adicción desbordante que controla totalmente al hombre atravez del deseo, es como cuando un hombre pone sus mirada en la mujer de otro hombre es una codicia insaciable y dominante y rara vez una vez se ha llegado a este nivel se podrá controlar, generalmente no se detendrán hasta que posea por lo que se enferma. Esto lo experimento Ammón 2Sa 13:1 Aconteció después de esto, que teniendo Absalón hijo de David una hermana hermosa que se llamaba Tamar, se enamoró de ella Amnón hijo de David. 2Sa 13:2  Y estaba Amnón angustiado hasta enfermarse por Tamar su hermana, pues por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna. Cuando la atracción se vuelve una obsesión es cuando la enfermedad está en su apogeo y  siempre terminara tan mal como empezó el asunto 2Sa 13:11  Y cuando ella se las puso delante para que comiese, asió de ella, y le dijo: Ven, hermana mía, acuéstate conmigo. 2Sa 13:12  Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas violencia; porque no se debe hacer así en Israel. No hagas tal vileza. 2Sa 13:13  Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como uno de los perversos en Israel. Te ruego pues, ahora, que hables al rey, que él no me negará a ti. 2Sa 13:14Mas él no la quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella. 2Sa 13:15  Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: Levántate, y vete.

4.0

 

  1. L  LA CODICIA ES UNA ENFERMEDAD INSACIABLE

Ecl 2:4  Engrandecí mis obras, edifiqué para mí casas, planté para mí viñas; Ecl 2:5  me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. Ecl 2:6  Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles. Ecl 2:7  Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa; también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén. Ecl 2:8  Me amontoné también plata y oro, y tesoros preciados de reyes y de provincias; me hice de cantores y cantoras, de los deleites de los hijos de los hombres, y de toda clase de instrumentos de música.

 (lo anterior fue tomado del estudio a la imagen de Dios)

A pesar de lo grave de esta enfermedad que nos hace cojear en el camino, es de las enfermedades espirituales  que pueden ser sanadas, Heb 12:13  y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado. Y para esta sanidad debemos tener en cuenta la medicina que la palabra de Dios nos da, 1Ti 6:6  Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; 1Ti 6:7  porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 1Ti 6:8  Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 1Ti 6:9  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; la clave de la sanidad consiste en estar agradecidos con lo somos y tenemos y no estar deseando lo que no es nuestro, de ahí el mandamiento,  Éxo 20:17  No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

La prioridad de nuestra vida es que debemos ser personas agradecidas por todo lo que Dios nos ha dado y no enfocarnos en lo que no tenemos, Pro 23:4  No te afanes por hacerte rico;

Sé prudente, y desiste. Este tipo de afán es lo que nos enferma y no nos permite disfrutar del presente que tenemos,  Ecl 6:1  Hay un mal que he visto debajo del cielo, y muy común entre los hombres:  Ecl 6:2  El del hombre a quien Dios da riquezas y bienes y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; pero Dios no le da facultad de disfrutar de ello, sino que lo disfrutan los extraños. Esto es vanidad, y mal doloroso. por eso cuando pedimos alguna cosas a Dios,  nuestra oración debe estar enfocada en la necesidad y no en nuestras vanidades personales, Pro 30:8  Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.