El pecado heredado

tema 14 «a la Imagen de Dios»

Este pecado según David, no es otra cosa sino su propio razonamiento en cuanto a cómo vé, las cosas de esta vida y es que todos nacemos con voluntad de decisión. Gén 3:22  Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.

Después del pecado de la primer pareja, el hombre toma decisiones (por herencia) independientes a la voluntad de Dios y esta voluntad corrompida es aquella que nos hace dependientes de nosotros mismos, en donde ya no dependemos de la voluntad de Dios, sino de la voluntad propia,  y este el problema de los hombres, desde el principio, Sal 51:5  He aquí, en maldad he sido formado,  Y en pecado me concibió mi madre. David atribuye su grave pecado a su voluntad natural y corrompida.

Desde el principio la vida de los hombres ha radicado en simplemente hacer la voluntad de Dios sin discutir, esa es la muestra más palpable de la vida verdadera,  Efe 2:8  Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; Efe 2:9  no por obras, para que nadie se gloríe. Efe 2:10  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. El aceptar la gracia de Dios es simplemente renunciar a nuestra forma de pensar, a nuestra forma de razonar y aceptar la voluntad de Dios andando en las obras que ya Dios preparó de antemano según sus designios y ya no según nuestras propias obras, en pocas palabras, YA NO ES TAN IMPORTANTE COMO RAZONEMOS, VEAMOS O CREAMOS, LO QUE REALMENTE ES IMPORTANTE EN EL EVANGELIO, ES HACER LA VOLUNTAD DE AQUEL QUE NOS HA LLAMADO, EXACTAMENTE  PARA ESO, para HACER SU VOLUNTAD, como bien lo decía el salmista, Sal 40:8  El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón. Pues es ahí donde está la vida que buscamos; Con razón el apóstol decía: Flp 3:7  Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Flp 3:8  Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, Flp 3:9  y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; cuando venimos a la vida de Dios ya no importa nuestra propia justicia o sea nuestra forma de ver las cosas, de acuerdo a lo que nosotros consideramos que es lo bueno o malo, sino que  la justicia que da vida a los hombres es la justicia de Dios. Efe 2:1    Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, Efe 2:2  en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo,(RAZONAMIENTO  Y VOLUNTAD PERSONAL) conforme (A LA VOLUNTAD)al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, ( LOS QUE HACEN SU PROPIA VOLUNTAD)Efe 2:3  entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

La muerte espiritual es simplemente hacer nuestra propia voluntad de acuerdo a nuestro propio conocimiento y la vida del hombre está en la voluntad de Dios, Stg 1:18  El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas. Cristo mismo dependía de la voluntad del Padre para permanecer en la Vida, Mat 4:4  El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Dios no es un Dios de muertos y resucitara a los que viven dentro de su voluntad, Luc 20:37  Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. Luc 20:38  Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven. (Aquí se refiere a todos los que hacen su voluntad) y es que si queremos la vida, debemos aprender a aborrecer nuestra propia voluntad y rechazar nuestro propio conocimiento,  Luc 14:26  Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Esto manifiesta rechazar toda voluntad humana, familiar y social  y aceptar la voluntad del Padre como un todo para nuestra vida.

Somos llamados a aborrecer nuestra propia voluntad personal Luc 14:26  Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Simplemente debemos aprender a renunciar a nuestra propia voluntad y nuestra propia forma de ver las cosas y aceptar la voluntad del Padre para poder vivir, a esta vida se le llama también santificación que es de lo que habla el apóstol cuando dice. 1Ts 5:18  Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. 1Ts 5:19  No apaguéis al Espíritu. 1Ts 5:20  No menospreciéis las profecías. 1Ts 5:21  Examinadlo todo; retened lo bueno. 1Ts 5:22  Absteneos de toda especie de mal. 1Ts 5:23  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Aquí se nos da un cuadro de cuatro cosas que nos ayudaran  para no ser engañados por el espíritu de la serpiente antigua, que es la muerte de los hombres:

  1. 1Ts 5:19 No apaguéis al Espíritu. (debemos tener en cuenta al Santo Espíritu y dejarnos guiar por El.)
  2. 1Ts 5:20 No menospreciéis las profecías, ( debemos tener en cuenta la Palabra de Dios)
  3. 1Ts 5:21 Examinadlo todo. ( debemos tener discernimiento , para no ser engañados y extraviados, como lo fue Eva)
  4. 5:22 Absteneos de toda especie de mal (debemos renunciar voluntariamente a nuestra propia forma natural de ver las cosas de este mundo)

Todo el problema y la muerte del hombre, inicio ahí,  en su propia voluntad al tomar sus propias decisiones de acuerdo a lo que creyó más conveniente y no de acuerdo a lo que Dios había dicho y esa es la forma en la cual nos alejamos más de la vida, cuando anteponemos nuestra voluntad a la voluntad de Dios y esta fue y es, la muerte de los hombres, la cual pasó por herencia natural a todos, Rom 3:23  por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Y esta muerte atravez de nueve cosas que heredamos, con el simple hecho de nacer como hijos de Adam.