Principios del buen Hogar

Introduccion

Sean nuestros hijos como plantas crecidas en su juventud, Nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio. (Salmo 144.12)

Cuando Dios nos da hijos como herencia, también nos da la capacidad de guiarlos de una manera exitosa, si Dios mismo ha dotado el instinto de cada animal con la habilidad de proteger y entrenar a sus crías cuanto más a los seres humanos que somos la corona de la gloria de la creación. Es un hecho que juntamente con la familia nos da la capacidad para llevarla al máximo propósito de Dios.

A consecuencia del pecado de Adán, la humanidad quedó sumergida en el fracaso en muchos aspectos y en cuanto a la familia lo normal o natural a consecuencia de la caída espiritual,  es tener hijos para el mal, hijos desenfrenados y egoístas,  mas sin embargo cuando humillamos el corazón y nos damos cuenta de nuestra ignorancia, buscamos ayuda en el libro de Dios que es la guía y el manual del creador de la familia para que esta funcione adecuadamente y con sinceridad seguimos los principios del manual de Dios para la familia,  el triunfo debe estar asegurado sobre nuestra familia muy a pesar de la sociedad caída en la cual vivimos.

estamos conscientes de la gravedad del tiempo que vivimos, esta generación no solo debe enfrentarse a la carnalidad de su naturaleza sino a todo un sistema de influencias atravez de los medios de comunicación que han sido los causantes del destrozo moral que hay dentro de nuestras sociedades, dentro de este punto la pregunta sería: ?si como padres tendremos la capacidad de enfrentarnos a todo un sistema lleno de sensualismo e incitaciones de pecado que está robando las almas de nuestros hijos? y la respuesta la tendremos que buscar una vez más en el libro de Dios y en el encontramos esta promesa…Sal 128:1 Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. Sal 128:2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. Sal 128:3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. Sal 128:4 He aquí que así será bendecido el hombre Que teme a Jehová. Sal 128:5 Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, Sal 128:6 Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel.

Dios nos promete que si tememos o dicho de otra manera le respetamos a El, o sea obedecemos su palabra y trabajamos en nuestra familia siguiendo sus ordenanzas, veremos resultados favorables en nuestra familia muy a pesar del tiempo terrible que vivimos…bueno este es el desafío que debemos enfrentar y creer…que nuestras familias son semilla de Dios y a Dios servirán…es bueno recordar y confesar con fe las palabras de aquel hombre de Dios: Jos 24:15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.