La busqueda incanzable de la felicidad

(Introducción a “Las bienaventuranzas”)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es la-busqueda-incanzable-de-la-felicidad.jpg

Hch 5:40  Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad. Hch 5:41  Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre.

Una de las cosas más buscadas por los seres humanos ha sido la felicidad, la felicidad el diccionario la describe como una etapa de alegría por un bien recibido y esta alegría o satisfacción personal, es por lo que el hombre se esfuerza toda su vida, aunque erróneamente, Ecl 2:3  Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien (bienestar, alegría o satisfacción)de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida.

De hecho los cuentos de hadas, películas y novelas,  explotan esta “necesidad” natural en el corazón de los hombres de buscar felicidad, el problema en sí,  radica en que la felicidad que este mundo ofrece,  si bien es cierto que tiene un cierto sentido de “satisfacción natural”,  pero realmente es una felicidad falsa que no puede permanecer, ni prevalecer, sino que solo alegra el momento y luego desaparece, 1Jn 2:17  Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. Y esta causa de felicidad momentánea que no satisface, hace que los hombres continuamente, estén buscando fuentes de satisfacción y “felicidad natural” constantemente, pues toda felicidad de este mundo solamente dura el momento exacto de lo vivido, después desaparece.

Esta búsqueda de felicidad, es lo que hace que el hombre pierda su camino, ya que el ser humano, ocupa prácticamente toda su vida en estar buscando “momentos de felicidades” que al final nunca pueden llenar, el vacío que cada persona lleva dentro de sí.

Uno de los ejemplos bíblicos más tristes, es la búsqueda de esta llamada “felicidad” que el rey Salomón emprendió y le desvió su camino, Ecl 2:1  Dije yo en mi corazón: Ven ahora, te probaré con alegría, (al ama), la idea de salomón era alcanzar la felicidad de su alma e iba a probar con varias cosas de este mundo, para poder alcanzar esta felicidad, atravez de la alegría que ocasionan diferentes causas y cosas en este mundo:

  1. y gozarás de bienes
  2. Ecl 2:2  A la risa dije: Enloqueces;
  3. y al placer: ¿De qué sirve esto?
  4. Ecl 2:3  Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida.
  5. Ecl 2:4  Engrandecí mis obras,
  6. edifiqué para mí casas,
  7. planté para mí viñas;
  8. Ecl 2:5  me hice huertos y jardines, y planté en ellos árboles de todo fruto. Ecl 2:6  Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles.
  9. Ecl 2:7  Compré siervos y siervas, y tuve siervos nacidos en casa;
  10. también tuve posesión grande de vacas y de ovejas, más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén.
  11. Ecl 2:8  Me amontoné también plata y oro,
  12. y tesoros preciados de reyes y de provincias;
  13. me hice de cantores y cantoras,
  14. de los deleites de los hijos de los hombres,
  15. y de toda clase de instrumentos de música.
  16.  Ecl 2:9  Y fui engrandecido y aumentado más que todos los que fueron antes de mí en Jerusalén; a más de esto, conservé conmigo mi sabiduría.
  17. Ecl 2:10  No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan,
  18. ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena.

Y es que las personas luchan y se esfuerzan en este mundo por obtener bienes, posiciones, riquezas porque muchos consideran que la felicidad radica en esos logros…es bueno preguntarle al rey Salomón, si encontró la felicidad que tanto buscaba, pues él,  lo tubo prácticamente todo, Salomón debería haber sido el hombre más feliz de toda la tierra, mas sin embargo lo que él dice es lo contrario, Ecl 2:17  Aborrecí, por tanto, la vida, porque la obra que se hace debajo del sol me era fastidiosa; por cuanto todo es vanidad y aflicción de espíritu.

Es importante oír, El verdadero testimonio de un hombre que lo tubo todo, Salomón dice al final de su vida “que con todos los placeres, fama y riquezas que pudo haber tenido, él mismo término siendo un desdichado y aborrecedor de la vida.” Y es que Aunque las personas alcancen sus metas y el mayor de los éxitos al final siempre se dará cuenta que nada valió la pena y que sus prioridades estaban equivocadas.

Hay personas que les gusta vivir de glorias pasadas, otros sueñas con triunfos futuros y el ser humano está en medio de una carrera,  queriendo alcanzar su felicidad, que es una felicidad que realmente nunca podrá alcanzar, porque la busca en los lugares equivocados.

La verdadera Felicidad no es un sentimiento placentero, sino el que podamos encontrar el propósito exacto para su vivir, Luc 19:8  Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Zaqueo es el típico ejemplo de un hombre que encontró el propósito correcto para su vida, donde el menos pensó. Luc 19:9  Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. La salvación y con ella la verdadera felicidad, había llegado al corazón de aquel hombre y de su casa, se denota que Zaqueo buscaba su felicidad atravez de su dinero y de hecho se extravió del propósito hasta que Cristo llego a su vida y entonces, el camino perdido fue hallado. Luc 19:10  Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Denotamos que la verdadera felicidad no radica en cantidad sino en CALIDAD DE VIDA.

Dejemos que Cristo cambie nuestro concepto de felicidad, dicha o bienaventuranza, atravez de su palabra, Mat 5:10  Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Mat 5:11  Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Mat 5:12  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. Es aquí donde entendemos el por qué los apóstoles, después de haber sido azotados tenían gozo y alegría en sus vidas y se sentían bienaventurados, por haber sufrido por causa de lo correcto. Hch 5:40  Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad. Hch 5:41  Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre.

El ser humano tiene generalmente sus prioridades incorrectas con respecto a la felicidad verdadera y por eso sufre las peores calamidades sobre su propia vida; fue triste para Jesús ver aquellas multitudes sin propósito en la vida y desolados en mundo perturbado y abrigado en una falsa felicidad de cosas pasajeras, por eso a a pesar de que Jesus estaba cansado su preocupación era mayor que sus cansancio,  Mar 6:34  Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas. Porque lo único que les podría dar propósito a su existir era la Misma Palabra de Dios  y la biblia dice que les enseñaba muchas cosas y dentro de estas enseñanzas indudablemente estaba lo que nosotros conocemos como el “Sermón del monte”. Estas enseñanzas eran para encontrarle sentido a la vida misma y definitivamente están encontradas con la forma de pensar del hombre natural, pues los verdaderamente felices son aquellos que han encontrado las causas correctas y propósitos para su existencia y sufrimiento en esta tierra.

  1. Mat 5:3  Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
  2. Mat 5:4  Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
  3. Mat 5:6  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
  4. Mat 5:7  Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
  5. Mat 5:8  Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
  6. Mat 5:9  Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
  7. Mat 5:10  Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

La palabra bienaventurado, del griego “MAKARIOS” es una palabra sumamente importante en su significado pues bienaventurado era una palabra que se usaba para expresar el máximo bien o la mayor de las felicidades, pero a diferencia de como la podíamos comprender, es una felicidad suprema que no depende de manera alguna de las circunstancias naturales buenas o malas, en las que se vive; Esta felicidad no depende de las circunstancias favorables o desfavorables, pues cada dia debemos considerar que este es un mundo muy inestable y estamos destinados al sufrimiento de una u otra forma eso es algo que no podemos evitar pues es ese sufrimiento el que forma nuestro carácter eterno.

El apóstol Pablo padecía muchos sufrimientos, pero la bienaventuranza le daba paz en su interior a a pesar que las circunstancias no eran tal vez las más favorables. Flp 4:12  Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.

Cuando Jesús comienza a separar los pensamientos naturales de los hombres y separa a los felices de lo no felices, la admiración de los que le escuchaban debería de ser notoria pues para Jesús, los realmente felices son los desdichados para la mente humana; Pues la tendencia natural es a pensar que bienaventurados son los ricos, pero Cristo sorprende al decir lo opuesto, al decir que los que tiene mayor sentido y conciencia de la felicidad realmente son los pobres y no los que lo tienen todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.