Los Pobres en espiritu

 

Tema 2 “Las Bienaventuranzas”, predicado en la iglesia central, el domingo, 17 de marzo del 2019

Mat 5:3  Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Es innegable que todos los seres humanos nacemos bajo los dominios del pecado, de hecho todos los seres humanos “hacen” pecado,  pero solamente los pobres en espíritu son los que tienen la capacidad de  re­conocer que son pecadores y que están dispuestos a confesar sus pecados, esto es aceptar sus triste condición de vida y hu­mildemente aceptar que han pecado, que están equivocados, que están mal y que bus­can el perdón de Dios y de las personas a quiénes han ofendido. Este tipo de personas son A LOS QUE LES Pertenece legalmente le reino de los cielos, Mat 5:3  Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Es un hecho que Las bienaventuranzas, van en contra de la idea natural de que los felices en este mundo son los “ricos” o sea los que no padecen ningún tipo de necesidad material, aquí se menciona pobreza espiritual o pobres en espíritu, pero esto también está vinculado a la pobreza o ausencia de viene materiales, Luc 6:20  Y alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. Los ricos son los que por causa de sus posiciones o posesiones tiene el orgullo arraigado en sus vidas y sus pensamientos vuelan alto consigo mismos, son personas sumamente importantes en sus propias mentes, Pro 18:11  Las riquezas del rico son su ciudad fortificada, Y como un muro alto en su imaginación.

Generalmente los ricos son personas que no se dejan de nadie y son personas que se ofenden, Juan 6:60  Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Estos discípulos  se ofendieron con las palabras del Maestro que les parecieron duras para poder recibirlas y de hecho se ofendieron tanto que tomaron decisiones equivocadas, Juan 6:66  Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Hay personas que tienen una comprensión demasiado elevada de sí mismos que no aceptan ningún tipo de exhortación ni del mismo Jesús y se ofenden;  este tipo de personas son ricos espirituales o sea son personas que no entienden su necesidad espiritual.

Pero realmente que tan difícil puede ser para una persona reconocer su necesidad espiritual, bueno se oye  sencillo pero este es el pase entre una vida y la otra,  pues muchos están dispuestos a seguir a Cristo pero cuando oyen palabras que afectan sus viciosas condiciones de vida, generalmente se ofenden, pues esta es una detracción de los que NO son pobres en espíritu, más al contrario son ricos, y los ricos siempre se ofenden, Jua 6:60  Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?.

Los “ricos de espíritu” son aquellos que no se quieren dar cuenta de lo necesitados que somos y esto es lo que nos llena de orgullo y de ofensa, mientras el hombre no reconozca realmente su necesidad difícilmente podrá encontrarse con la fe, pues la biblia dice, Hab 2:4  He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá. La pobreza espiritual no se mide atravez de las posesiones, pues hay muchas personas que NO tiene nada, pero son orgullosas, o sea que desde esta perspectiva el pobre no es el que tiene poco, sino el que logra reconocer y agradecer lo que tiene. Mat 5:3  Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Una persona orgullosa examina todo y debate todo, porque se puede valer de sus estudios universitarios, de sus ideas, de sus bienes etc. La idea es que tiene “algo” que le hace debatir sobre los asuntos de la vida. Mas los pobres en espíritu NO tienen nada.

Los que se ofenden en esta vida son aquellos que NO entienden su grande necesidad, Luc 18:1 También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,  Luc 18:2  diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.  Este juez representa al mundo que no teme a Dios, ni guarda respeto por la vida humana, Luc 18:3  Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Esta viuda representa a la iglesia sufrida y perseguida,  Luc 18:4  Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, y es que es evidente que este juez la ofendió una y otra vez, pero a pesar de ello, la viuda no se ofende, sino que tiene buen ánimo para enfrentar a este juez gruñón y molesto todos los días, y esto es así porque la viuda reconoce sus necesidad y el único  que le puede solucionar el problema es este Juez. Y fue esta aptitud de sencillez y  perseverancia la que hizo el milagroLuc 18:5  sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. y es que viviríamos mejor todos nosotros si a diario nos diéramos cuenta que tanto necesitamos de los demás, lo necesitados que somos de nuestra familia,  de la sociedad, de los hermanos, de los padres, de los hijos y ya no digamos del Creador.

La mayor riqueza se encuentra atravez de la pobreza de espíritu, Mat 19:21  Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Mat 19:22  Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, (esto también representa que se ofendió con las palabra de Cristo,) porque tenía muchas posesiones. Y es que para este muchacho eran sus riquezas, sus propias ataduras que NO le permitían seguir a Jesús, nosotros debemos de considerar que para seguir a Jesús genuinamente tendremos necesariamente, que renunciar a muchas de las cosas que durante años las hemos tenido como valiosas Mat 19:23  Entonces Jesús dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Mat 19:24  Otra vez os digo, que es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. La gente que encuentra sus riquezas, sus valores y prioridades en este mundo difícilmente entrara al reino de Dios, sencillamente porque NO podremos tener dos valores en nuestra vida y para seguir a uno tendremos que renunciar al otro, Mat 6:24  Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Para ser dichoso debemos encontrar nuestras riquezas, aquellas que nos hagan sentir bien, las riquezas del reino generalmente vienen envueltas en las cosas más sencillas de esta vida, pero son esas cosas las que nos enseñan el propósito de nuestra vida o existencia, son esas sencillas cosas por las que entendemos que nuestra existencia vale la pena,  Rut 1:16  Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Rut 1:17  Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos. Rut 1:18  Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más. Rut era una moabita, una adoradora de ídolos, y esto es una vida sin sentido, mas sin embargo encontró su propósito de vida, al poder cuidar a esta viejita desvalida, Rut esta decidida, pero el problema es mayoritario, porque los Moabitas no eran bien vistos, ante el pueblo de Dios, esto es realmente es grave para una Moabita, pues ella acepta al pueblo de Israel, como su pueblo, pero el pueblo no la acepta a ella, acepta al Dios de Israel, como su Dios pero hay algo que debemos tener en cuenta, Deu 23:2  No entrará bastardo en la congregación de Jehová; ni hasta la décima generación no entrarán en la congregación de Jehová. Deu 23:3  No entrará amonita ni moabita en la congregación de Jehová, ni hasta la décima generación de ellos; no entrarán en la congregación de Jehová para siempre, indudablemente, le espera rechazo por todos lados en tierra extranjera; pero esta mujer con su determinación y con el arma más poderosa de los hombres, que es la humildad,  va a pelear esta batalla, y va a buscar un lugar en el corazón de Dios; seguramente a Rut le llovieron críticas y menosprecios,  pero la fe de Rut, se sobrepuso, sobre todo eso, pues con el transcurrir del tiempo, Rut no solamente se gana el corazón del pueblo, sino lo más importante, conquista un lugar en el corazón de Dios; Rut,  logró vencer lo inaceptable para ella, atravez del arma más poderosa de los hombres “la humildad” y es que hay que considerar que un corazón humilde, cabe en cualquier lugar, Rut 2:10  Ella entonces bajando su rostro se inclinó a tierra, y le dijo: ¿Por qué he hallado gracia en tus ojos para que me reconozcas, siendo yo extranjera? Rut 2:11  Y respondiendo Booz, le dijo: He sabido todo lo que has hecho con tu suegra después de la muerte de tu marido, y que dejando a tu padre y a tu madre y la tierra donde naciste, has venido a un pueblo que no conociste antes. Rut 2:12  Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte. La pobreza espiritual llegó hasta el mismo corazón de Dios, Rut 4:13  Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo. Rut 4:14  Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel; Rut 4:15  el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos. Rut es un maravillosos ejemplo de pobreza espiritual, Pues no solamente aparece en la biblia como una mujer de fe, sino como la bisabuela del rey David y es una de las únicas cinco mujeres que aparecen en la genealogía de Cristo.

La mejor forma de vivir en esta vida y recibir la aprobación de Dios es siendo pobre en espíritu, David mismo lo experimentó, Sal 51:16  Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; No quieres holocausto. Sal 51:17  Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. en un mundo donde lo que más abunda es el orgullo, por la riqueza pasajera de la vida, es bueno considerar el llamdo de Dios,  Miq 6:8  Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.  Y es que el espíritu humilde es de grande estima delante de Dios, 1Pe 3:2  considerando vuestra conducta casta y respetuosa. 1Pe 3:3  Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,1Pe 3:4  sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

La vida sería mucho más fácil y entenderíamos lo que es ser bienaventurados y felices, si peleáramos nuestras terribles batallas con pobreza espiritual, Mat 15:22  Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Mat 15:23  Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. Mat 15:24  El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. Mat 15:25  Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Mat 15:26  Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Realmente no es perrillos , es “perros”, con una ofensa semejante, cualquiera se hubiese ofendido, pero NO una mujer que reconoce su necesidad, y reconoce al único que le puede ayudar, Mat 15:27  Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Mat 15:28  Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora. Y es que como bien lo dice el apóstol, Stg 4:10  Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.