La Ley de la Responsabiblidad (3ra. parte)

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es LA-LEY-DE-LA-RESPONSABIBLIDAD-3ra.-Parte.jpg

Núm 15:30  Mas la persona que hiciere algo con soberbia, así el natural como el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será cortada de en medio de su pueblo. Núm 15:31  Por cuanto tuvo en poco la palabra de Jehová, y menospreció su mandamiento, enteramente será cortada esa persona; su iniquidad caerá sobre ella.

Es bastante claro que Dios ve diferente las condiciones del corazón de cada uno, es por eso que encontramos en la biblia algunos casos que NO dejan de sorprendernos, por la “sencillez” aparente de la transgresión y la severidad de la sentencia, como el caso que leemos en Núm 15:32  Estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron a un hombre que recogía leña en día de reposo. Este era su delito, recoger leña en día de reposo,  Núm 15:33  Y

los que le hallaron recogiendo leña, lo trajeron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación; Núm 15:34  y lo pusieron en la cárcel, porque no estaba declarado qué se le había de hacer. Núm 15:35  Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre; apedréelo toda la congregación fuera del campamento. (Esta fue su sentencia) Núm 15:36  Entonces lo sacó la congregación fuera del campamento, y lo apedrearon, y murió, como Jehová mandó a Moisés.  Al leer el texto de esta historia, al criterio de muchos, solo manifiesta la severidad de vivir en el tiempo de la ley, pero el mensaje que Dios nos da atravez de este relato es mucho más profundo que eso.  

A otros, inclusive les puede parecer, hasta una cierta “injusticia”, la terrible sentencia para este hombre que  por el “simple” hecho de andar recogiendo leña le costó la vida, pero es posible que ese hecho NO fuese tan “simple” como pudiésemos pensar, pues esta historia solo es un ejemplo de lo que en su contexto se nos está diciendo,  se nos ha estado hablando del que peca deliberadamente y del que peca por error,  debilidad o ignorancia o sea ese es el trasfondo de la historia de este hombre que recogía leña en un día de reposo, (NUMEROS 15; 22-31) y el problema de este hombre, se aplica a la sentencia que había para los que pecaban deliberadamente o con criterios de menospreciar la Palabra de Dios.

El sentido de la Ley de la responsabilidad, es el mismo sentido que se nos expresa, con respecto a la Gracia recibida (ya que muchas personas toman la Gracia como pretexto de libertinaje), mas sin embargo al recibir la Gracia de Cristo, también se nos hace una y otra vez el llamado a la responsabilidad de lo que hemos recibido, Efe 4:1   Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, de hecho en el tratado a los Hebreos, cuando se habla de la Gracia y el regalo de Cristo a favor de nuestra vida, también se nos hace el mismo llamado a la responsabilidad, atravez de siete referencias y acciones, notemos:

  1. LA INVITACION DE LA GRACIA, Heb 10:19  Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, Heb 10:20  por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, Heb 10:21  y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,
  2. LA CONDICION DE LA GRACIA, Heb 10:22  acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.
  3. LA SEGURIDAD DE LA GRACIA, Heb 10:23  Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.
  4. LOS EFECTOS DE LA GRACIA, Heb 10:24  Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; Heb 10:25  no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre,( o sea, el NO congregarse ya se hizo un habito en su propia vida) sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.
  5. LA ADVERTENCIA, Heb 10:26  Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, Heb 10:27  sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.
  6. EL EJEMPLO DE LA LEY, Heb 10:28  El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente.
  7. Y LA AFRENTA, AL ESPIRTU DE LA GRACIA, Heb 10:29  ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Heb 10:30  Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.

Con respecto al hombre que salió a recoger leña en día de reposo, probablemente sintió hambre en el día de reposo y “sencillamente” salió a recoger leña, para que sus mujer le cocinara, sin embargo él ya sabía lo que en el día de reposo no debían hacer, Éxo 31:12  Habló además Jehová a Moisés, diciendo: Éxo 31:13  Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico.  Y hay una sentencia ya establecida para el que NO guardare este mandamiento, Éxo 31:14  Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Se dieron leyes claras sobre lo que NO se debía hacer en este día, Éxo 35:1  Moisés convocó a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo: Estas son las cosas que Jehová ha mandado que sean hechas: Éxo 35:2  Seis días se trabajará, más el día séptimo os será santo, día de reposo para Jehová; cualquiera que en él hiciere trabajo alguno, morirá. Éxo 35:3  No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo.

Indudablemente, la leña que recogía era para prender fuego y El prender fuego, incluía el hecho de cocinar entonces el hecho de andar buscando leña, era un desafío abierto a la ley de Dios que ya se les había dado, es como si este hombre dijera, “saben, que NO me importa lo que Dios dice en su Ley…yo tengo hambre y quiero comer algo caliente” entonces, a la forma de ver humana, parece un acto sencillo en comparación a la gravedad de la sentencia, pero realmente NO lo es, el recoger leña lo que se castiga, sino el  desafiar la Palabra de Dios y menospreciarla, o sea la sentencia no es el castigo por recoger leña, la sentencia es por el menosprecio a la Palabra de Dios que ya se le había dado. Núm 15:30  Mas la persona que hiciere algo con soberbia, así el natural como el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será cortada de en medio de su pueblo. Núm 15:31  Por cuanto tuvo en poco la palabra de Jehová, y menospreció su mandamiento, enteramente será cortada esa persona; su iniquidad caerá sobre ella. No es tanto la violación del día de reposo, sino la aptitud y el menosprecio que el mostró hacia la Ley de Dios y Dios que conoce las intenciones del corazón de los hombres, determino la sentencia,  Núm 15:35  Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre; apedréelo toda la congregación fuera del campamento.

Atravez de este relato podemos comprender entonces lo que el apóstol nos dice, cuando habla del pecado voluntario, Heb 10:26  Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, Heb 10:27  sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. Heb 10:28  El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. Heb 10:29  ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?

Como pueblo debemos hacer una diferencia precisa que la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado, pero eso en ninguna forma es un acceso directo al libertinaje, más bien los que hemos sido perdonados por Cristo, reconocemos la necesidad de ya NO vivir en el pecado; INDUDABLEMENTE, vamos a seguir pecando por causa de nuestra naturaleza,  pero ya NO con malas intenciones, ni con alevosía, sino por errores, debilidades o ignorancia y luego de haber transgredido la ley, el verdadero hijo de Dios NO se justifica de sus pecados, más bien llora amargamente su pecado como lo hizo Pedro y como lo explica Pablo, Rom 7:14  Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. Rom 7:15  Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Rom 7:16  Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. Rom 7:17  De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí. Rom 7:18  Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Rom 7:19  Porque no hago el bien que quiero, (este es el deseo de todo Hijo de Dios) sino el mal que no quiero, eso hago. (Este es el resultado de tener una naturaleza débil) Rom 7:20  Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. Rom 7:21  Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Rom 7:22  Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; Rom 7:23  pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. Rom 7:24  ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Rom 7:25  Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado. Estos dos últimos versículos son más entendibles en la versión Dios habla Hoy, Rom 7:24  ¡Desdichado de mí! ¿Quién me librará del poder de la muerte que está en mi cuerpo? Rom 7:25  Solamente Dios, a quien doy gracias por medio de nuestro Señor Jesucristo. En conclusión: yo entiendo que debo someterme a la ley de Dios, pero en mi debilidad estoy sometido a la ley del pecado.

En este punto Un verdadero cristiano No peca con un corazón perverso y malo (O SEA NO PRACTICA) como en el mundo pecábamos, 1Jn 3:9  Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar,(con malas intenciones) porque es nacido de Dios, y es que la misma biblia dice que somos pecadores y de hecho pecamos una y otra vez, por yerro, por debilidad o por ignorancia, pero hay una medicina para ello, 1Jn 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Lo que hace la diferencia entre un verdadero hijo y un falso es simple, 1Jn 2:3  Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. 1Jn 2:4  El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; 1Jn 2:5  pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 1Jn 2:6  El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

El deseo del corazón de Dios es que su pueblo NO peque, sin embargo Dios sabe que llevamos dentro un problema encima y esa es nuestra naturaleza, entonces ofrece una medicina eficaz para nuestro problema, pero el perdón de Dios tiene mucho que ver con las condiciones del corazón de cada uno, por increíble que parezca pero NO a todos los pecados ni todos los pecadores Dios los ve de igual forma. Luc 12:47  Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. Luc 12:48  Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.

 

Predicado el martes 09 de julio del 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.