Ocultando sus identidad

Est 2:10  Ester no declaró cuál era su pueblo ni su parentela, porque Mardoqueo le había mandado que no lo declarase.

Este libro tiene su importancia histórica y teocrática, porque la trama incluye a judíos en ciudades paganas que evitaron un gran daño que no solamente hubiese afectado a los judíos que Vivían bajo la sombra del rey Asuero, sino que hubiese afectado terriblemente a los teocráticos o sea al remanente que estaban en Jerusalén,

recuerden que Jerusalén, no podía ser devastada, pues dentro de algunos años Jerusalén se llenaría de Gloria al recibir al mesías y también ese sería el lugar donde la historia del cristianismo comenzaría,  el hecho de que Jerusalén no fuese devastada por los planes de Aman, era lo que los judíos piadosos celebraban y por eso adoptaron la fiesta del “purín” como una celebración propia y este era el punto de celebración del pueblo judío que estaba en Jerusalén y por esto celebraban la fiesta que resultara de esta grande liberación. Est 9:27  los judíos establecieron y tomaron sobre sí, sobre su descendencia y sobre todos los allegados a ellos, que no dejarían de celebrar estos dos días según está escrito tocante a ellos, conforme a su tiempo cada año; Debemos recordar que si los planes de Aman hubiesen triunfado, no solamente los judíos que se encontraban en Susa, sino toda la comunidad teocrática en Jerusalén hubieran sido barridos de la faz de la tierra.

Es evidente que este libro no menciona a Dios, en ninguna de sus páginas, ni tan siquiera principios religiosos de la ley de Dios, y esto es así, porque seguramente tanto Mardoqueo, Ester y los judíos de Susa, no estaban identificados con Dios de una manera plena,  y por si fuera poco como que ni les preocupaba siquiera el estar dentro de los principios de la ley de Dios, realmente eran judíos de nacimiento pero no de convicciones, eran judíos entremezclados con los paganos, a tal agrado que probablemente les importara mas las leyes de media y de Persia que las leyes de Dios.

Es importante reconocer que la ausencia del nombre de Dios en un libro canónico no es una cosa común y debe necesariamente de tener una explicación bastante razonable un hecho tan trascendental.

Todo está relacionado con el mismo hecho, del porque Esther NO declara su nacionalidad, ante los paganos, El ocultar la nacionalidad contrasta con la aptitud piadosa de Daniel al NO ocultar su nacionalidad, ni su cultura, ni sus leyes, inclusive Daniel, estaba dispuesto a llegar a las últimas consecuencias para NO contaminarse con la comida impuesta por el rey, Dan 1:8  Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. En cambio Esther al no declarar su nacionalidad está ocultando sus principios, sus leyes y principalmente a su Dios y de hecho que al contrario de Daniel que no quiso comer la ración del rey; de Ester lo que se nos dice es que comía o sea no tenía ningún problema al comer  la comida del rey pagano, Est 2:9  Y la doncella agradó a sus ojos, y halló gracia delante de él, por lo que hizo darle prontamente atavíos y alimentos, y le dio también siete doncellas especiales de la casa del rey; y la llevó con sus doncellas a lo mejor de la casa de las mujeres. Est 2:10  Ester no declaró cuál era su pueblo ni su parentela, porque Mardoqueo le había mandado que no lo declarase.

El problema al ocultar su nacionalidad es más amplio de lo que pudiésemos pensar, pues no solo comía alimentos inmundos sino que también no hay mayores realces de que tuviera algún mínimo interés en guardar la ley de Dios, pues se nos dice que oculto su nacionalidad durante un promedio de cinco años.Est 2:16  Fue, pues, Ester llevada al rey Asuero a su casa real en el mes décimo, que es el mes de Tebet, en el año séptimo de su reinado. Desde el año séptimo hasta el año doce del reinado de Asuero son dos fechas claves en este libro, Est 3:7  En el mes primero, que es el mes de Nisán, en el año duodécimo del rey Asuero, fue echada Pur, esto es, la suerte, delante de Amán, suerte para cada día y cada mes del año; y salió el mes duodécimo, que es el mes de Adar. Esto del capítulo 3 versículo 7 es la trama de aman por destruir a los judíos y  a estas alturas Ester todavía no había dicho nada acerca de su nacionalidad, ni de su cultura ni mucho menos de su Dios.

Ester fue una mujer que no solamente comía, comida inmunda para los judíos, también se vestía y vivía dentro de la cultura pagana de aquella nación,  y es muy probable que para ocultar su identidad, inclusive tuviese que adorar dioses paganos, dentro de la corte real, recuerde que hablamos de una sociedad de la época, muy religiosa y atraves de todo esto tendríamos que llegar a la conclusión de que el judaísmo de Ester era prácticamente un asunto de nacimiento, pero no de convicciones, esto tendría que darnos una idea del porque el Nombre de Dios, ni las leyes nacionales o religiosas de Israel, no aparecen como algo muy importante en el libro, pero lo que si se manifiesta una y otra vez, de formas indirectas pero firmes, es la protección divina de Dios por su pueblo.

LA PROVIDENCIA DE DIOS

Es maravilloso en este libro ver obrando la PROVIDENCIA de un Dios soberano que cuida a su creación y principalmente mueve aquellas piezas para cuidar los designios de su pueblo.

Sencillamente en este libro maravilloso e INSPIRADO por el Espíritu Santo,  se puede ver una condiciónmoderna del Israel actual, hablamos de un pueblo que conoció al Mesías pero al mismo tiempo lo rechazo, el Israel actual es un pueblo con promesa, pero al mismo tiempo con un corazón endurecido. Sin embargo atravez de la historia contemporánea se ha podido ver como esa maravillosa providencia divina nunca los ha dejado ni los ha desamparado como nación. Por eso se dice Sal 121:4  He aquí, no se adormecerá ni dormirá El que guarda a Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.