Contra la inestabilidad

Primera ADVERTENCIA:

En cuanto a Israel, Ellos tuvieron milagros y Palabra de Dios, casi a diario, pero eso no impidió que ellos fueran enjuiciados.

A cada momento la mayoría de casos de rebelión fueron causados  por las incitaciones  de personas ajenas al pueblo y que eran infiltrados y  que su trabajo como cizaña en medio del trigo, era incitar al mal al pueblo de Dios. Num 11:4  Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: !!Quién nos diera a comer carne!Num 11:5  Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; Num 11:6  y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos. Y este problema de los infiltrados e incitadores continúo durante años  hasta que al final, el pueblo fue destruido y se agrega la causa de ello, LA BIBLIA DICE  por incredulidad, Heb 3:18  ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Heb 3:19  Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. Viendo milagros todos los días, aun así, se nos dice que fueron llenos de incredulidad.

Ser incrédulo significa simplemente no tener una estabilidad de carácter o sea,  INCRÉDULO se le llama a las personas que se dejan llevar y dominar por los incitadores de este mundo, por eso es necesario crecer y desarrollar raíces firmes y propias, que sostengan nuestra fe y no ideas de personas que dicen y no hacen, sino que la valiosísima fe, debe estar cimentada estrictamente en la Palabra de Dios, no podemos confiar solo en el decir de “profetas ambulantes” y predicadores que ni ellos mismos saben lo que dicen e incitan al error, somos llamados a tener estabilidad en nuestra forma de pensar y de creer, Efesios 4:14  para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error. 

El  ser incrédulo en su término más simple es, no creerle a Dios, dejándose llevar por la incitación de otros,  Gen 3:3  pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Gen 3:4  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; Gen 3:6  Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

El propósito de los infiltrados, de los extranjeros  y de los incitadores dentro de las  iglesias es meter incredulidad al pueblo de Dios, para que sea destruido por falta de fe. Recordemos el decir bíblico una y otra vez, Heb 3:19  Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. PUES MUY AL PESAR Y aparte de muchos criterios doctrinales la palabra de Dios es bien clara con respecto al fundamento de la perseverancia, Heb 3:14  Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio.

El ejemplo que se nos está dando es sencillo: Un pueblo (como Israel) puede ser llamado por Dios a la tierra de la promesa, pero eso no es un seguro para pecar y seguir creyendo que todo está bien, EL LLAMAMIENTO divino no solo es un grado de honor, sino un grado mayor de responsabilidad. Luc 12:48  Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá. 

Muchas personas después de fracasar, buscan culpables y comienzan a señalar a los demás, como responsables de su caída, pero debemos de estar bien entendidos,  que incitadores siempre van a haber a nuestro alrededor, en todo nuestro caminar, queriendo arrastrarnos al error una y otra vez, pero Dios nos hace directamente responsables del camino y de las decisiones que tomemos,  Pro 1:10  Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, (TU) No consientas.

 

VIERNES, 07 de Junio del 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.