La HERENCIA de los MANSOS

Mat 5:5  Bienaventurados los mansos,  porque ellos recibirán la tierra por heredad.

Las bienaventuranzas son formas del Reino de Dios contrarias al reino de los hombres y de hecho que la MANSEDUMBRE es un pensamiento totalmente diferente a la forma de pensar de este mundo, pues en este mundo la mansedumbre NO se ve como una virtud, sino como una debilidad, más sin embargo la promesa de este tipo de personas es de que ellos recibirán, pero la palabra recibir está vinculada a la idea de conquistar, o sea es como si dijéramos, “los mansos conquistaran la tierra”, o sea que lo que los hombres pueden ver como una debilidad; ya que en este mundo los que conquistan y gobiernan son los más fuertes de carácter  humanamente hablando, pero en el Reino de Dios, la MANSEDUMBRE, es un poder de conquista y de fortaleza.

El hno. Charles Spurgeon, comentaba un caso de mansedumbre y de conquista, él decía: “En los tiempos de los puritanos, vivió un ministro eminente y piadoso, llamado el señor Deering, teniendo que viajar largos kilómetros, entro a un lugar para comer, Cuando estaba sentado a la mesa, un tipo malvado lo insultó arrojándole un vaso de cerveza a la cara. El buen hombre solamente sacó su pañuelo, limpió su rostro, y continuó comiendo su comida. El hombre le provocó una segunda vez haciendo lo mismo, e incluso llegó a hacerlo una tercera vez en medio de muchos juramentos y blasfemias. El señor Deering no respondía nada, sino solamente se limpiaba el rostro; y, después de la tercera ocasión, este hombre como vio que el hno. Deering no respondía nada, comenzó a temblar de enojo, pero luego ese enojo se convirtió en lágrimas y comenzó a llorar al ver la maravillosa mansedumbre del hno. Deering,  vino y cayó a sus pies. y posteriormente este hombre comentó que el espectáculo de su mansedumbre cristiana, y la mirada de ternura, y de amor compasivo que el señor Deering le había dirigido, lo habían doblegado por completo. Así el hombre bueno fue el conquistador del malo.

La mansedumbre es una de las calidades más valorizadas en el Reino de Dios, la palabra “MANSO” en si designa a una persona suave, sumisa, obediente, sin espinas y estas designaciones describen, cualidades sumamente elevadas dentro de la naturaleza de un ser humano. De hecho que esta palabra se usaba para designar a un animal salvaje y fiero que había sido domesticado, cediendo su voluntad a la voluntad de su

Amo. En este punto las personas mansas, son las que aprenden a desear y a buscar lo que Dios desea, Sal 123:2  He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores, Y como los ojos de la sierva a la mano de su señora, Así nuestros ojos miran a Jehová nuestro Dios, Hasta que tenga misericordia de nosotros. La mansedumbre nos hace Como siervos comprendidos de la necesidad de hacer la voluntad de Dios, sin prejuicios; de hecho hay muchas personas que se atreven a confrontar la misma Palabra de Dios, se atreven a confrontar una y otra vez las predicaciones cuando afectan su forma de pensar, porque muchos NO quieren ser siervos, sino amos, con sus propias ideas. Pero los mansos han aprendido a ser sumisos a la voluntad de Dios sin discutir, pues lo que Dios quiere, es lo que ellos quieren y han aprendido a ser dóciles y conducibles, por donde el Cordero los guía y los lleva, de hecho esto es una de las cualidad de las “PRIMISIAS” que están con el Cordero en el Monte de Sion. Apo 14:4  Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. (PUREZA) Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. (MANSEDUMBRE, DOCILIDAD, SIN PREJUICIOS)Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; el poder de este tipo de personas que son dirigidos con docilidad, está en su carácter, Pro 16:32  Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

Una de las mejores cualidades de Los mansos,  es que muestran un profundo respeto por la Palabra de Dios, SON FLEXIBLES, No contradicen, muy al contrario quieren conocer mas y someten su voluntad a la voluntad de la Palabra de Dios, Sal 119:18  Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley.

Los mansos son MUY APRECIADOS y conocidos en el Reino de Dios por cuatro VIRTUDES, descritas en el salmo 37:

  1. SU FE, es su Confianza, Sal 37:5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará. Sal 37:6  Exhibirá tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía.
  2. Su HUMILDAD, Sal 37:7 Guarda silencio ante Jehová, y espera en él.
  3. Su CONDICION, (Paciente), Sal 37:7 No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades.
  4. Su ACCIONAR, (Dominio Emocional), Sal 37:8 Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo.

Ahora estas VIRTUDES fructifican DOS CUALIDADES principales y fundamentales en la vida práctica de estas PERSONAS muy estimadas en el Reino:

  1. NO SE QUEJAN POR LAS CIRCUNSTANCIAS E INJUSTICIAS DE LA VIDA. Muchas personas que “creen” tener conocimiento de cómo es Dios, son inflexibles de su postura y cuando algo NO va de acuerdo a sus ideas o no salen las cosas como ellas esperaban o incluso NO escuchan lo que a ellos les gustaría escuchar, terminan diciéndole “que duras son tus exigencias”, Jua 6:60 Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Es la misma expresión de aquel siervo que creyó, bajo sus propia conocimiento que conocía a su Señor, pero no era cierto, Mat 25:24  Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; para muchos la Palabra o la Voluntad o las Exigencias de Dios, son duras, pero NO para los que son flexibles y mansos, pues ellos núnca llaman “duro” a Dios ni aun cuando son azotados por la vara de la injusticia, Mar 15:3  Y los principales sacerdotes le acusaban mucho. Mar 15:4  Otra vez le preguntó Pilato, diciendo: ¿Nada respondes? Mira de cuántas cosas te acusan. Mar 15:5  Mas Jesús ni aun con eso respondió; de modo que Pilato se maravillaba. Este tipo de personas, permanecen sujetos y callados, ante la voluntad de Dios, 2Co 12:7  Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 2Co 12:8  respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 2Co 12:9  Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades (por NO decir en esta prueba que es la voluntad de Dios), para que repose sobre mí el poder de Cristo. 2Co 12:10  Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. Los mansos son aquel tipo de personas que NO altercan con Dios, por las circunstancias ni por nada o sea son personas que saben que la Voluntad de Dios, es soberana, Rom 9:20  Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?
  2. APRENDEN A DEPENDER DE LA VOLUNTAD PROVISORIA DEL CREADOR, Flp 4:11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Flp 4:12  Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Flp 4:13  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Los MANSOS tienen las suficientes virtudes y cualidades propicias para conquistar reinos enteros, Por eso es para ELLOS la promesa, Sal 37:9  Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán (o conquistaran) la tierra. Sal 37:10  Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí. Como decía un famoso predicador, “el martillo golpea al yunque, pero la realidad es que el yunque es el que desgasta muchos martillos”, o se ala promesa es, “siempre el manso estará firmeSal 37:11  Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz. Y tendían abundancia de Paz, porque el malo se agita, se incomoda, se desenfrena, en cambio el Manso, Reposa y espera. El reposo de Dios que logran los Mansos, se logra llevando con amor y mansedumbre la carga de esta vida, Mat 11:28  Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Y  es aquí  donde surge una pregunta ¿COMO DESCANZAREMOS? Mat 11:29  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; Mat 11:30  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Cuando una carga se lleva con amor, se vuelve liviana, no pesa y el mismo yugo le sirve al Manso de protección, alimentación y reposo.

Un día venían dos bueyes con yugo,  jalando una carreta, uno era un buey joven, arisco y violento (porque nunca le habían puesto el yugo) y él lo rechazaba y el campesino venia golpeando la rebeldía del buey, una y otra vez, pero al otro lado del yugo venia un buey viejo de andar el yugo, inclusive se veía su mansedumbre y tranquilidad, no era necesario golpearlo para que caminara, porque la misma mansedumbre del buey viejo, le permitía reposar en el yugo del amo.

Mientras rechacemos el yugo de Cristo, NO TENDREMOS PAZ en este mundo, seremos golpeados, azotados y sufridos, pero cuando aceptamos este yugo con Mansedumbre, encontraremos paz para nuestra alma, el yugo de Cristo es el mayor reposo que una persona puede encontrar en esta vida.

Bien lo dijo EL Señor, Mat 5:5  Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.