Dirección para dirigir

Tit 1:4  a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador.

El carácter y propósito de la epístola está  fundamentada en el desarrollo la vida práctica del cristiano y por eso en esta carta la enseñanza de la sana doctrina, va de la mano con la forma de vivir de cada creyente.

El mismo saludo tiene expresiones del carácter de Dios Tit 1:1…el conocimiento de la verdad que es según la piedad, (compasión y misericordia  hacia los demás); en contraste con el carácter egoísta y egocéntrico de los cretenses Tit 1:12…malas bestias, glotones ociosos. y en contraste con el carácter “mentiroso” de los cretenses Tit 1:12… siempre mentirosos, se hace mención del “Dios, que no miente” Tit 1:2 …la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos, literalmente podemos ver las diferencias abismales entre el carácter del Dios redentor y el pueblo redimido pero deformado, por causa de la cultura agresiva y pecadora que los rodeaba y que tenía gran influencia en la iglesia de Creta, Tit 1:13  Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe,

Esta carta manifiesta, con claridad lo que Dios quiere con su pueblo y esto  lo menciona para que al ministro no le falta la dirección de lo que debe hacer muy al pesar de toda la oposición que se levante, es necesario que el ministro sepa la dirección exacta, para poder guiar al pueblo, esta dirección hacia donde se debe llevar al pueblo la podemos ver de una manera establecida, atraves de CUATRO COSAS que el ministro debe conocer:

  1. La primera dirección que el ministro debe conocer es la “GRACIA” como un regalo, esta es la línea de partida en cuanto a los propósitos de Dios con su pueblo “tosco”, Tit 2:11  Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,
  2. También debe conocer la segunda dirección que es el “PROSCESO”, Tit 2:12 enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,
  3. y luego la “ESPERANZA” por la cual se lucha en esta vida, Tit 2:13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,
  4. Y Por último “EL PROPOSITO” Tit 2:14 quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

Estas cuatro cosas, definen el rumbo al que debemos llevar al pueblo, hasta la “tierra de la promesa” Es muy importante que el ministro sepa lo que Dios quiere hacer con ese pueblo. En pocas palabras la tarea de Tito y la de todo ministro, no solo es motivarles para que se congreguen, sino más bien colaborar con el Espíritu Santo hasta que la obra sea hecha y el pueblo llegue a donde Dios les ha llamado.

El mandato para Tito (que bien creo, es el mismo para todo pastor) era ordenar las cosas dentro de la casa de Dios, pero nadie puede ordenar las cosas de Dios si primero no ordena su propia vida, este es el centro de la responsabilidad personal de cada servidor,  Tit 2:6  Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; Tit 2:7  presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, porque entre la gracia y la gloria, que es la meta, debe de haber siempre responsabilidad ministerial para dirigir dar ejemplo de cómo se deben hacer las cosas,  de hecho la encomienda a  Tito tiene tres grandes propósitos bien definidos:

  1. “ORGANIZAR LA IGLESIA de la manera correcta de acuerdo al modelo de Dios”, Tit 1:5 Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; Un verdadero ministro NO se puede dar el lujo de añadirle ni quitarle a lo que Dios ha establecido. Éxo 25:40  Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte. la iglesia, se debe organizar, para que funcione bien, NO como nosotros pensemos o creamos sino de acuerdo a los formatos bíblicos ya establecidos.
  1. PREDICAR DOCTRINA SANA,  Tit 2:1    Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Un verdadero ministro debe de conocer y saber bien las escrituras, antes de hablar, 2Ti 2:15  Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Una buena Doctrina forma y dirige la vida de las personas, una mala doctrina, deforma, debilita y destruye, 2Ti 2:16  Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. EL ministro de Dios es llamado a cuidarse a sí mismo, porque si se corrompe, definitivamente corromperá la doctrina que predica, la doctrina forma al ministro y el ministro forma su doctrina, dependiendo de la condición de su interior así será su doctrina, 1Ti 4:16  Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.
  1. DEBE SER EJEMPLO, Tit 2:7  presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, Tit 2:8  palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros.

Estos temas en esta carta están tratados en ese orden. El propósito que movió a Pablo a dejar a Tito en Creta fue que completara la organización de la iglesia y que estableciera “ancianos en cada ciudad”. Su principal misión era “exhortar con sana enseñanza y convencer a los miembros que contradicen, pero esta tarea no era algo que se lograra con las palabras solamente , sino con su forma intachable  de vivir a tal grado que no se le dé lugar al enemigo  Tit 2:10  no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

CONSIDERANDO LO ANTES DICHO, DECLARAMOS QUE EL ORDEN DE UNA IGLESIA DEBE EMPEZAR PRIMERA POR EL ORDEN DEL PASTOR MISMO QUE ESTÁ AL FRENTE PORQUE NADIE VA A PODER LLEVAR A NADIE MÁS ALLÁ DE SUS PROPIAS EXPERIENCIAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.