Las Responsabilidades del Ministerio

Tit 1:6  el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía.  Tit 1:7  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios;

Establecer ancianos en cada ciudad de la isla de Creta era la necesidad más urgente del ministerio de Tito en Creta. La sociedad cretense era difícil, y requería de hombres con características morales y espirituales bien definidas para que fuesen modelos a seguir.

La palabra anciano, indica, “dignidad personal y  madurez”, los ancianos son “oficiales” en la iglesia, quienes están encargados de pastorear, es decir, gobernar, guiar, cuidar y enseñar (alimentar) y también frenar al pueblo de Dios en determinados momentos y circunstancias.

La tarea no es fácil, por lo tanto la biblia hace un llamado especial con respecto a esto: Nadie debe tomar para si esta honra o sea este trabajo, sino está seguro que es llamado a ocupar esa posición de honor y al mismo tiempo de gran responsabilidad, pues dependiendo del honor de la posición así será la exigencia de las responsabilidades ante el pueblo y ante Dios.  Heb 5:1  Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; Heb 5:2  para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad; Heb 5:3  y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo.Heb 5:4  Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.  El hecho de ser constituido a favor de los hombres por Dios mismo, nos atribuye honores y al mismo tiempo grandes responsabilidades y deberes  y  en la carta a Tito se mencionan estas responsabilidades y deberes  de los llamados al ministerio en catorce características divididas en tres tipos de actitudes y estas podríamos dividirlas así:

  1. Sus responsabilidades familiares. (v.6)
  2. Sus responsabilidades personales (v.7-8)
  3. Sus responsabilidades espirituales o doctrinales (v.9).

 El mayor desafío para todo buen ministro es ser ejemplo de justicia, ser modelo a seguir, ser un digno ejemplo a imitar para la iglesia, 1Co 11:1  Sed imitadores de mí así como yo de Cristo. Porque media vez se pierda esto,  con toda legalidad bíblica, un ministro, ya no sirve para servir. Pues el mayor servicio que da a la obra de Dios es su buen ejemplo, con lo cual adorna la Doctrina de Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.