Las Responsabilidades Familiares del ministro

1) “Irreprensible” o sea sin acusación, intachable, irreprochable. Debe ser irreprensible  tanto con la familia, Tit 1:6  el que fuere irreprensible… como con la iglesia Tit 1:7  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible… o sea ser irreprensible está relacionado con Ser una misma cosa en la casa y que en la iglesia, no transformarse en la iglesia, sino ser de una misma actitud donde sea. Notemos la importancia que Pablo le da al ministerio 1Co 4:1   Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 1Co 4:2  Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

2) “Marido de una sola mujer”  es determinante que no sea divorciado y que sea un hombre fiel en la relación matrimonial, esta postura es firme en medio de una sociedad tan corrupta y liviana como la que vivimos en donde el matrimonio ha sido reducido a un simple formalismo de documentos.

3) “Que sus hijos sean creyentes y no estén acusados de mala conducta por los vecinos ni por nadie, ni de ser rebeldes” (los predicadores están en la responsabilidad de tener hijos que sean creyentes y “vivan lo que creen” o sea que tengan buen testimonio), mientras estén bajo el techo de sus padres, ellos deben honrar el ministerio de sus padres. Luego ellos optaran por sus propias decisiones, pero si hicimos bien el trabajo ellos no se apartaran aunque sean viejos  Pro 22:6  Instruye al niño en su camino,  Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.  De hecho que si ha de ejercer autoridad en la iglesia, definitivamente debe  ejercerla primeramente en su hogar  1Ti 3:5  pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios? Sus hijos deberán ser fieles “dignos de confianza” y libres de sospecha de todo mal.

Estas cualidades aparecen en primer plano porque para el ministerio de un hombre son de las más importantes,  simplemente  el ver a su familia es ver su ministerio. 

Si en definitiva un pastor, fracasa con su familia que es su principal liderazgo, es seguro también que fracasara con la familia de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.