Las responsabilidades personales del ministro

Tit 1:7  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, Tit 1:8  sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo,

Sus cualidades personales, están enfocadas estrictamente a sus aptitudes o el trato con sus semejantes, pues esto es fundamental en un buen ministro, pues de nada sirven las muchas y bellas palabras, sino van acompañadas de un buen ejemplo, como dice el adagio antiguo “los buenos predicadores son conocidos por sus hechos, más que por sus palabras”.

El ministro como buen ejemplo a imitar se le pide ser irreprensible o sea sin culpabilidad de nada malo, tanto en el seno familiar como también entre los hermanos de la iglesia, “es necesario”, quiere decir que para que la sana doctrina fructifique debe de ir acompañada de un buen ejemplo de los dirigentes.

La experiencia y la madurez, que se adquiere con los años, se vuelve una responsabilidad y entre más camino hayamos recorrido, más debemos mostrar una conducta ejemplar, para los más jóvenes.

Lo más importante de un buen ministro es su conducta, formada atraves de las experiencias de la vida, un ministro debe de ser un hombre de experiencia en los caminos de Dios y no una persona nueva, inexperta y sin fundamentos de conducta. 1Ti 3:6  no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 

Esta experiencia del ministro debe de ser expresada atraves las siguientes cualidades:

  1. NO SOBERBIO o sea no arrogante, no obstinado, no terco, no enojado. “NO SOBERBIO” está en contraposición de ser una persona HUMILDE y paciente con los demás, pues muchos pastores se enojan y menosprecian porque los demás no hacen lo mismo que ellos, debemos entender que todos servimos en la obra de Dios en agradecimiento y no por puestos o lugares o dinero, en tal sentido una autoridad debe tener el cuidado de no exigir más de lo un miembro puede dar, cada quien da lo que puede y no se le puede exigir más, el que está en autoridad debe tener el cuidado de no caer en el error de creer que las personas trabajan para el ministro. La soberbia es la parte del ministerio que nos hace exigir más de lo necesario al pueblo, en el reino de Dios la autoridad se mide atraves de la humildad y no de la soberbia. Luc 22:24  Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor. Luc 22:25  Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; Luc 22:26  mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. Luc 22:27  Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve. 
  1. NO IRACUNDO esto es de carácter controlado o simplemente una persona mansa, apacible, tierna, o sea no debe de ser una persona que, en un momento determinado, esta propensa a  un ataque de ira y que no puede controlar,  como una bomba de tiempo que solo espera el momento para estallar. Este fue un problema serio en el ministerio de Moisés y Aarón,  Núm 20:10  Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: !!Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña? Núm 20:11  Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. Núm 20:12  Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado. Esto fue una expresión momentánea de enojo de parte de Moisés por causa de la rebelión del pueblo y tenga en cuenta que Moisés siempre fue muy paciente con el pueblo, pero hay momentos en los cuales podemos cometer errores que después afecten nuestro ministerio. 
  1. NO DADO AL VINO. Esto se refiere a una persona que sabe controlar sus deseos carnales y no se deja dominar por ellos. O sea no dominado por los deseos de este mundo. 1Co 6:12  Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen;  todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. 1Co 6:15  ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 
  1. NO PENDENCIERO o sea no amigo de peleas ni discusiones, el hombre de Dios debe de ser un  hombre que busca la paz entre los miembros de su congregación, con las demás iglesias y  con todos los que le rodean, no debe ser una persona, arrastrada por los conflictos que dividen y destruyen. Heb 12:14  Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Heb 12:15  Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; 
  1. NO CODICIOSO DE GANANCIAS DESHONESTAS esto quiere decir que debe conformarse con su salario o provicion dignamente. Esto también manifiesta un corazón no apegado a las cosas materialistas de esta vida. 1Ti 6:6  Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; 1Ti 6:7  porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 1Ti 6:8  Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 1Ti 6:9  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 1Ti 6:10  porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. 
  1. HOSPEDADOR El anciano debe tener sus puertas abiertas para todo verdadero creyente sano en la fe que nos visite, el hermano visitante debe sentirse bien, por el actuar del ministro y su familia en pocas palabras es deber saber recibir a los hermanos, que nos visitan, no serrarles las puertas, 3Jn 1:7  Porque ellos salieron por amor del nombre de Él, sin aceptar nada de los gentiles. 3Jn 1:8  Nosotros, pues, debemos acoger a tales personas, para que cooperemos con la verdad. 
  1. AMANTE DE LO BUENO, Amigo de hacer el bien, y amigo de las personas de bien y no de malos hábitos y malas compañías. O sea debe saber relacionarse con personas de  buenos deseos. 1Co 15:33  No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. 1Co 5:11  Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis. 
  1. SOBRIO o sea “de buen juicio”, prudente.  No frío con sus comentarios,  para no ofender a los demás, ni tampoco ligero en sus decisiones, sino serio, correcto, discreto con los problemas de los demás,  equilibrado en cuanto a sus opiniones. Debe saber cuándo hablar y cuando callar,  Moderado en cuanto al comer y al beber.  El ser sobrio representa madurez cristiana en cuanto al hablar, al pensar y al actuar, 1Co 13:11  Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.
  1. JUSTO, Moralmente recto. Imparcial en su criterio, equilibrado en sus juicios que sabe discernir entre una cosa y la otra, para poder determinar lo correcto.
  1. SANTO, o sea libre de pecados ocultos. No se refiere a una persona perfecta, ni exenta de errores. La iglesia de hecho verá un hombre con fallas y errores, pero con el temor de Dios en su vida, pues sabemos que este es un proceso que todavía no termina, lo que Dios demanda de sus ministros es que estemos en ese proceso. Apo 22:11 El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía.
  1. DUEÑO DE SÍ MISMO o sea, templado en su vida, firme, estable, disciplinado, en pocas palabras un hombre con dominio propio. 2Pe 1:5  vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 2Pe 1:6  al conocimiento, dominio propio

ESTAS CARACTERISTICAS SON RESPONSABILIDAD PERSONAL Y SE ADQUIEREN CUANDO HAY DETERMINACION EN LO QUE HACEMOS Y PARA QUIEN LO HACEMOS, LA OBRA DE DIOS ES SANTA Y LOS MINISTROS DEBEMOS ENTENDER QUE LA OBRA SANTA SE DEBE LLEVAR SOBRE HOMBROS SANTOS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.