de gracia recibimos…de gracia damos
Lo mas NUEVO

Bienaventurados los de Limpio Corazón (2da. parte)

Tema 11 “Las Bienaventuranzas”, predicado en la iglesia  centra

Luc 6:45  El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. 

Todos sacamos en el presente, de los que hemos aprendido atraves de los años, el problema es que la mayoría de cosas que andamos en el tesoro de nuestro corazón son cosas realmente malas y sucias, por eso es necesario que haya una limpieza profunda de todo lo que ahí hemos guardado atraves de los años.

Muchas veces hemos oído ciertos conceptos que hablan acerca de la limpieza, como por ejemplo, limpiar los trastos, la casa, limpiar la ropa y de alguna manera todos logramos entender estas cosas, pero “limpiar el corazón” no es algo que se escuche frecuentemente. De hecho este es uno de los conceptos menos escuchados dentro de nuestra sociedad y que generalmente solo la biblia usa este concepto, nunca he escuchado ni tan siquiera a un político, que son de las personas que más usan la retórica de sus palabras para llamar adeptos, diciendo “vote por mí porque yo tengo un corazón limpio”.

La verdad que este es el concepto menos usado y menos escuchado en este mundo y curiosamente contiene la mayor de las promesas de la Biblia “VER A DIOS” y esto no es un asunto de verle de lejos sino que está relacionado a la idea de familiarizar con DIOS mismo. Por favor consideremos que esta Bienaventuranza (como las demás), no es asunto de solo fe, ni es un asunto de doctrina, más bien es un asunto de suma responsabilidad.

Esta (posiblemente) sea la mayor de las Bienaventuranzas Bíblicas.  Pues esta bienaventuranza hace el mayor de los llamados personales y a raíz de esto surgen tres preguntas sumamente importantes sobre este asunto:

  1. ¿Qué es el corazón para Dios?
  2. ¿Qué es un corazón limpio?
  3. ¿y Cómo se limpia?
  1. ¿QUÉ ES EL CORAZÓN para Dios?

En primera instancia se nos dice que el corazón bíblicamente hablando NO se refiere al músculo situado en la cavidad toráxica que bombea la sangre a todo el cuerpo, en la biblia se encuentran algunas descripciones de como Dios ve el corazón del hombre y de hecho que el corazón según la biblia, es una especie de “vaso o recipiente” donde se guardan o almacenan ciertas cosas que determinan nuestra identidad en este mundo y en el venidero:

  1. EL CORAZÓN ES EL LUGAR DONDE SE GUARDA, LA ESENCIA DEL CARÁCTER DEL SER HUMANO, Luc 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. O sea que lo que guardamos ahí como valioso, es lo que realmente controla o conduce toda nuestra vida, esto es en sí, el carácter mismo de una persona.
  1. EL CORAZÓN ES EL LUGAR DONDE ESTÁN LOS DESEOS, Mat 5:27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Mat 5:28  Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.
  1. EL CORAZON ES DONDE SE GUARDAN LOS PENSAMIENTOS Y LAS INTENCIONES, Heb 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
  1. EN EL CORAZON SE GUARDA EL RAZONAMIENTO que nos diferencia de los animales, Dan 4:16  Su corazón de hombre sea cambiado, y le sea dado corazón de bestia, y pasen sobre él siete tiempos.
  1. EN EL CORAZON ESTA LA VOLUNTAD DE LOS HOMBRES. Gén 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio (impulso o voluntad) de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

Definitivamente el corazón es el “vaso” donde se guarda el ser mismo de una persona, ahí está el carácter, los deseos, los pensamientos, las intenciones, el razonamiento y la voluntad; de hecho es ahí donde se renueva el alma, Rom 12:2  No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Porque cambiando la forma de pensar cambiamos nuestra forma de vivir y no es extraño el llamamiento divino cuando nos llama poner un cuidado especial en saber qué es lo que guardamos ahí, de hecho el corazón es el cofre del tesoro personal de cada uno, en donde guardamos lo que consideramos importante, Luc 6:45  El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Por eso no es extraño el llamamiento divino sobre ese recipiente que determina lo que somos, pues de lo que guardemos en él, depende toda nuestra vida, Pro 4:23  Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.