Ir a la barra de herramientas

Bienaventurados los de Limpio Corazón (3ra. parte)

Tema 12 “Las Bienaventuranzas”, predicado en la iglesia  centra

Pro 4:23  Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

¿QUÉ ES TENER UN CORAZÓN LIMPIO?

Talves no tengamos una comprensión bastante profunda o exacta sobre este asunto, pero podemos saber en cierto sentido lo que esto significa, atraves de la Luz, que la Biblia no dá:

  1. UN CORAZÓN LIMPIO, es LA VOLUNTAD RENDIDA a la voluntad de Dios. DEBEMOS RENDIR NUESTRA VOLUNTAD, como lo hizo Jesús, atraves de la oración, Heb 5:7  Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Heb 5:8  Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; los ruegos y suplicas al Padre, eran la sujeción de la voluntad humana de Jesús a la voluntad celestial de sus Padre.

Jesús nos enseña que su corazón es un corazón limpio de sus ideas y de su voluntad, a pesar de todo el sufrimiento que vendrá sobre él, (pues llevará TODOS nuestros pecados y el castigo de ellos) y de los temores humanos que pudiese tener, sin embargo rinde su voluntad a  la voluntad de su Padre, Mat 26:42  Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad. Esto era una lucha entre dos voluntades, Mat 26:39  Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. Pero los temores de la voluntad humana de Jesús fueron vencidos y su voluntad fue limpia de temores,  al rendirse a la grandeza de la voluntad del Padre y atraves de la rendición de la voluntad de Jesús, obtuvo la fuerza y la firmeza para enfrentar el terrible castigo de nuestros pecados en la cruz.

Al rendirnos a la voluntad del Padre, ENCONTRAMOS el reposo y la limpieza, que tanto anhelamos. el llamado es a preocuparnos más de la limpieza interna que de la externa. 1Pe 3:3  Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, 1Pe 3:4  sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. Dios ama y tiene en grande estima la voluntad rendida de los hombres y la tiene en grande estima ante sus ojos.

  1. UN CORAZON LIMPIO, es EL CARÁCTER LIBRE DEL ORGULLO HUMANO, Sal 138:6 Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, Mas al altivo mira de lejos. El llamado es a tener un corazón vestido de humildad y no de arrogancia. Para limpiara el corazón estamos obligados a RENDIR NUESTRO CARACTER, Gál 5:22  Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, Gál 5:23  mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gál 5:24  Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Estos frutos del Espíritu se desarrollan en la buena tierra y manifiestan la CALIDAD de la rendición del carácter humano, por el carácter de Dios; mientras NO haya una rendición decidida del carácter humano contaminado por la suciedad de este mundo, siempre habrá una duplicidad en el carácter del corazón y esto NO debe ser así, Stg 3:10  De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. Stg 3:11  ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? debemos considerar que nuestro corazón, ha sido ensuciado por medio del orgullo humano atraves de los años y solo rindiendo el orgullo seremos limpios y agradables delante de Dios, Miq_6:8  Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.
  1. UN CORAZON LIMPIO es SENCIBLE A SUS PROPIOS ERRORES, 2Co 7:10 Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte. 2Co 7:11  Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto. Nadie está exento de cometer errores, de hecho todos los cometemos, mas sin embargo no todos los logran reconocer y aceptar que se equivocaron. Sal 19:12  ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. Un corazón limpio es un corazón que sabe pedir perdón, cuando es necesario y sabe reconocer cuando se ha equivocado, este “aceptar sus propios errores” es lo que garantiza un crecimiento y madurez en nuestra vida, un corazón limpio aprende de sus propios errores y de los errores ajenos, para no volver a tropezar con el mismo problema, porque está siempre sensible al pesar de sus faltas delante de Dios.
  1. UN CORAZON LIMPIO es SENCIBLE A LA VOZ DE DIOS, Heb 8:10 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo;  solo se pueden escribir esta Ley en los corazones que son sensibles a la voz de Dios; esta es una de las metas de tener un corazón limpio, Eze 11:19  Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,(sensible) Eze 11:20  para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.
  1. UN CORAZON LIMPIO, no dá LUGAR A LOS DESEOS MALOS, Rom 13:13 Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, Rom 13:14  sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne. DEBEMOS RENDIR NUESTROS DESEOS, Rom 13:12  La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. Rom 13:13  Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, El principio, es sencillo, “un corazón limpio produce deseos limpios”, todo depende de lo que veamos afuera, así estarán nuestros deseos y nuestro interior, Mat 6:22  La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; Mat 6:23  pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas? entonces el llamado apostólico es a vestirnos de Cristo y de su Palabra, Rom 13:14  sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.  Y nos vestimos de Cristo, no dando lugar a los deseos de la carne, desde lo más profundo de nuestro corazón, atraves de su Palabra, Heb 4:12  Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
  1. UN CORAZON LIMPIO, NO ES PREJUICIOSO, Todos desarrollamos un cierto conocimiento de ideas propias y de Lo que creemos “correcto”; este conocimiento humano es parte de la misma contaminación del corazón y es el punto donde creemos que podemos ver, pero no es cierto, Jua 9:40 Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron: ¿Acaso nosotros somos también ciegos? Jua 9:41  Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece. 

Si queremos ser de Corazón Limpio, tendremos NECESARIAMENTE que RENDIR NUESTRAS IDEAS, a la Voz de Dios, recuerde que Dios es el que sabe todas las cosas, no nosotros; de Dios es la Luz, de nosotros la oscuridad y si queremos andar en Luz debemos andar a la Luz de su Palabra, Sal 119:105 

Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino. Pues lo que entorpecido y ensuciado el corazón humano es su propio conocimiento, Rom 1:21  Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 

La sabiduría humana en nuestro corazón es uno de los más grandes problemas de contaminación y oscuridad que hemos recibido atraves de muchos años en este el mundo, pues cuando decimos que “vemos”, no hay lugar para que la luz de Dios penetre y alumbre nuestro interior. Este conocimiento humanístico, es una “dura” contaminación que hace que veamos las cosas, al revés, Isa 5:20  ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo. Este conocimiento humano produce dureza e ignorancia en las cosas eternas, Efe 4:18  teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.