Ir a la barra de herramientas

Convertida en Ramera

Tema 3

Isa 1:21  ¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad; pero ahora, los homicidas.

ES IMPORTANTE CONSIDERAR si una ciudad fiel,  se puede en algún momento, llegar a convertir en una ramera, recuerde que NO es que se convierte en Babilonia, pues babilonia es la “madre de las rameras”, en este sentido una ciudad se convierte en “ramera”, cuando se deja influenciar por LA PERVERSA Babilonia religiosa, la misma que corrompe la tierra, no solo por sus actos de perversión, sino que incita a NO tener principios y a vivir como reina y a disfrutar de esta vida sin pensar en las cosas eternas.

Hoy existe un mal muy doloroso, donde Muchas personas prefieren ignorar el peligro que se corre en los caminos del evangelio, aduciendo que todo ya está hecho, mas sin embargo el llamado siempre es el mismo ya que una y otra vez se nos advierte a ser precavidos y cuidadosos, pues el peligro es latente, Heb 2:1 Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Heb 2:2  Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, Heb 2:3  ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, simplemente debemos tomar nuestra salvación con la suficiente responsabilidad, como para saber que se corren reales peligros de fracasar, 1Co 10:5  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. 1Co 10:6  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Una conciencia correcta y consciente del peligro es importante para mantenernos realmente firmes y expectantes, 1Co 10:11  Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. 1Co 10:12  Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. Toda nuestra caminata estará llena de peligros para hacernos errar al Blanco que buscamos, 1Pe 5:8  Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar. Estos versículos reflejan una realidad que no podemos darnos el lujo de ignorar.

Este sistema llamado Babilonia es todo lo contrario a lo correcto y es un sistema sumamente peligroso, aun para los hijos de Dios, sino fuera así, no se escuchara el llamado, Apo 18:4  Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; este sistema inclusive adultera la Palabra de Dios, para corromper e incitar a los hijos de Dios a vivir como ella, Gén 3:3  pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Gén 3:4  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; de hecho, MUCHOS hijos de Dios introducen dentro de sus prácticas de vida diaria (incitados por Babilonia) muchas cosas que no ayudan en nada ni benefician al reino que se está formando dentro de nosotros, a veces son “pequeñeces”, cosas pequeñas aparentemente sin importancia, pero que al final deformaran toda la naturaleza de la masa, si no tenemos cuidado, pues no olvidemos lo que dice el apóstol, Gal 5:9  Un poco de levadura leuda toda la masa.

Debemos de estar bien claros de que El principio que promueve Babilonia es confusión e inmundicia y una vez entremos a sus dominios, difícilmente saldremos, Pro 7:26  Porque a muchos ha hecho caer heridos, Y aun los más fuertes han sido muertos por ella. El salir de en medio este poder dominante, es un asunto de responsabilidad personal, muchos creyentes prefieren excusarse en la debilidad de su carne y en la inutilidad de su naturaleza, aduciendo que es Dios el que hace todas las cosas, sin que el hombre haga nada; mas sin embargo, esto NO es el espíritu de las Escrituras. Pues ellas una y otra vez nos hacen responsables de nuestros actos, decisiones y acciones, Pro 1:10  Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas. o sea queramos admitirlo o no, somos responsables de NO dejarnos, seducir e incitar por este sistema, cuya función es deformar y corromper la tierra y a sus habitantes, indudablemente su nombre de ramera, la describe como un sistema totalmente aborrecible y abominable a los ojos de Dios, porque deforma y corrompe todo lo correcto, Apo 19:2  porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.

Una de las cualidades más importante de este mundo es que nada es estable, todo es cambiante, ya sea para bien o para mal, pero todo está, todo el tiempo en proceso de cambio y ya que el llamado es formarnos a la imagen de Dios en cuanto al proceso de formación o sea debemos estar día a día cambiando, hasta llegar a su imagen, 2Co 3:18  Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. También Babilonia se esfuerza por querer llevarnos al lado contrario y arrastrarnos a la deformación total. Este sistema pone todos sus esfuerzos y posibilidades para alejarnos, (atraves de sus incitaciones diarias) lo más posible de Dios; y siendo honestos tiene el poder suficiente para hundirnos si nos descuidamos. Porque debemos de reconocer que tristemente hay áreas TODAVIA de nuestra vida que son controladas por este sistema de alguna manera, pero en esto radica el llamado de Dios a su pueblo, salgan de en medio de ella, deslíguense totalmente de sus dominios. Apo 18:4  Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas;

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.