Ir a la barra de herramientas

Bienaventurados Los Pacificadores (2a. parte)

Si queremos ser parte de esta BIENAVENTURANZA, entonces debemos de contrarrestar las “malas emociones” naturales producidas por el odio, las injusticias y el daño que nos causan otras personas, Ose 3:1  Me dijo otra vez Jehová: Vé, ama a una mujer amada de su compañero, aunque adúltera, como el amor de Jehová para con los hijos de Israel, los cuales miran a dioses ajenos, y aman tortas de pasas. Ose 3:2  La compré entonces para mí por quince siclos de plata y un homer y medio de cebada. La esposa de Oseas ha cometido adulterio una y otra vez, y sin embargo Dios le dice al profeta que la perdone y la ame; indudablemente es Dios quien permite el dolor y las injusticias sobre su pueblo, Ecl 7:14  En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él. El bien es para alentarnos y animarnos y el mal para que aprendamos a ser PACIFICADORES.

Tenemos El mayor  ejemplo de un pacificador, que a pesar de las injusticias, actúa con el suficiente amor, como para redimirnos,  Rom 5:8  Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, (o sea enemigos, contrarios a Dios) Cristo murió por nosotros. El ejemplo es claro, pues el pacificador, es el que renuncia a sus derechos,  por tratar de mantener la paz, 1Pe 2:21  Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; 1Pe 2:22  el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; y sin embargo padeció las peores injusticias de la gente, pero su espíritu siempre fue el de un pacificador, 1Pe 2:23  quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente. Y es que en medio del daño, el árbol dá su fruto,  y esto es lo que determina la simiente que llevamos dentro,  Mat 5:46  Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Mat 5:47  Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Y es que la tendencia natural de un corazón dolido siempre es la misma, pero el llamado de Dios a sus hijos también es la misma y esta forma de actuar ante las injusticias, es lo que determina la esencia de un pacificador que es la semilla de Dios, Mat 5:45  para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Ser cristiano, sin ser un Pacificador, manifiesta que internamente NO somos, ni tenemos nada de Dios, Mat 5:46  Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Mat 5:47  Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 

En términos prácticos un PACIFICADOR es el que logra dominar sus impulsos malos, en medio de la injusticia y el daño que recibe, Hch 7:59  Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. Hch 7:60  Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió. El pacificador Esteban, sigue el ejemplo del Mayor Pacificador de la Historia, Luc 23:33  Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Luc 23:34  Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes. Todo esto es la mayor de las injusticias contra el Hijo de Dios, mas sin embargo todo ese daño unido, no logró afectar el corazón pacifico de Cristo. El punto determinante de la muerte de Jesús no es, en sí su muerte solamente, sino la forma en la cual murió, y es que murió sin rencores, sin resentimiento, sin pecado, en Paz, como todo un Pacificador.

La paz se obtiene atraves de cuatro cosas:

  1. AMANDO AL ENEMIGO, Mat 5:44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos.
  2. CONFESANDO EL BIEN CON TU BOCA, bendecid a los que os maldicen
  3. HACIENDO EL mayor BIEN posible, A LOS QUE NOS ABORRECEN, haced bien a los que os aborrecen
  4. ORANDO PARA TENER PAZ INTERIOR, y orad por los que os ultrajan y os persiguen

ATRAVEZ DE ESTA FORMA DE PENSAR, COMBATIMOS EL EGOISMO PERSONAL que es la causa fundamental de todas las guerras y conflictos; Curiosamente lo que más busca el ser humano, que es la Paz y nunca puede encontrar es gratis y se ofrece para todos, Isa 48:18  ¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar.

La paz se obtiene por promesa, obedeciendo su palabra, Sal 85:8  Escucharé lo que hablará Jehová Dios; Porque hablará paz a su pueblo y a sus santos, Para que no se vuelvan a la locura. La paz que Dios nos ofrece,  es la ausencia del mal y del egoísmo (que es lo que agita nuestra vida), y la presencia del bien; y esto no solo es la liberación del mal, sino el disfrute de lo bueno, pues hay personas que lo tienen todo en bienes materiales, pero no tienen paz, ni disfrute de nada, Ecl 6:1  Hay un mal que he visto debajo del cielo, y muy común entre los hombres: Ecl 6:2  El del hombre a quien Dios da riquezas y bienes y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; pero Dios no le da facultad de disfrutar de ello, sino que lo disfrutan los extraños.

Tener el corazón de un pacificador es tener un corazón protegido,  Isa 32:17  Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre. Isa 32:18  Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo. Somos llamados a buscar la paz donde sea, Sal 34:12  ¿Quién es el hombre que desea vida, Que desea muchos días para ver el bien? Sal 34:13  Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño. Sal 34:14  Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela. Sal 34:15  Los ojos de Jehová están sobre los justos, Y atentos sus oídos al clamor de ellos.

No es extraño escuchar la vos de Cristo diciendo: Mat 5:9  Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.