Ir a la barra de herramientas

La visita del Profeta

2Sa 12:5  Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte.

Casi nunca nos podemos dar cuenta del daño real que causamos a otros por nuestros actos y muy difícilmente podemos llegar a reconocer lo malo que somos.

En la mayoría de casos siempre consideramos que nosotros de alguna forma, tenemos la razón  y este defecto dentro de nuestra naturaleza, es lo que más afecta nuestro comportamiento con el prójimo, pues la tendencia egoísta está dentro de cada uno de nosotros y esta tendencia, generalmente nos guía hacia lo malo y luego es esta misma tendencia egoísta la cual nos hace que tratemos de justificarnos de nuestras malas acciones y esto para acallar la conciencia que de alguna manera nos acusa del mal que hacemos o practicamos y el resultado de estas justificaciones del mal que hacemos, terminan convenciendo a la conciencia que teníamos la razón al hacer lo que hicimos.

Desde el principio vamos a ver que el ser humano, difícilmente acepta la culpa o la responsabilidad de sus hechos, mas al contrario siempre trata de justificarse de sus malas acciones, Gén 3:11  Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Gén 3:12  Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. Gén 3:13  Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. En ningún momento vemos a Adán ni a Eva aceptando sus propias responsabilidades, sino que los que hacen es tratar de justificarse delante de Dios, echándole la culpa a otros.

Cuando el ser humano NO acepta su culpa y se justifica habitualmente de sus errores, se corre un gran riesgo de “cauterizar” la conciencia, la palabra cauterizar significa: “quemar el nervio o sea lo sensible”; La conciencia en primera instancia es la que trata de corregir nuestras malas acciones, pero que al final después de tanta justificación, la conciencia termina perdiendo la sensibilidad de las cosas y llega un momento donde ya no reprende, a esto se le llama conciencia cauterizada y que por cierto el apóstol nos advierte sobre este problema, Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, (se apartaran de sus ideales y principios en cuanto a la fe) escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;  por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia… 1Ti 4:1 -2 ) el mayor problema en cuanto a las herejías y falsas enseñanzas religiosas, radica en la insensibilidad de los dirigentes, un pastor  insensible, a sus errores, insensible a el dolor de los demás, insensible a Dios etc. es lo peor que  a una  congregación  le puede pasar, y el predicador ni cuenta se quiere dar del daño que hacen su influencia, su prédica, sus chistes, su ejemplo, su enseñanza  a la iglesia, pues su conciencia esta cauterizada. 

Tristemente para toda actitud mala, siempre tenemos una justificación  y al final terminamos sintiendo que de alguna forma tenemos la razón en lo que hicimos o en el porqué, lo hicimos. Tratar de que una persona reconozca su propio error no es fácil y la tarea del profeta Natán, era difícil, 2Sa 12:1 Jehová envió a Natán a David…pues durante más de un año la conciencia del rey  David estaba cauterizada y esto lo hace todavía más peligroso, pues en muchas ocasiones muchos reyes que eran  advertidos por errores cometidos en el pasado, terminaban apresando o inclusive matando al mensajero.

Este fue un periodo muy oscuro y peligroso para cualquiera que tratara de decir algo  con respecto al pecado cometido en la vida de David, algunos amigos cercanos a David, sabían el pecado de David, pero nadie se atrevía a decir nada con respecto a ello; pues lo que nos hace personas sensatas y correctas es la sensibilidad que Dios nos da al quitar la piedra de nuestro corazón  Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,   para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.  Eze 11:19-20; pero en este momento la sensibilidad de la conciencia del rey David esta cauterizada y esto lo hace una persona inestable y emocionalmente peligrosa.

El profeta Natán, recibe la orden de Dios de  amonestar al rey David por su pecado y el profeta está claro que su vida puede correr peligro; ora mucho buscando la dirección de Dios, para hacerlo de la mejor manera, pues si Dios no le da las palabras en vez de arreglar el problema se puede hacer mayor la insensibilidad del rey y en torno a esto es que Dios le dá a Natan, el contar una historia de injusticia, “…Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre.  El rico tenía numerosas ovejas y vacas;  pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno; y la tenía como a una hija.  Y vino uno de camino al hombre rico; y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él.  Y esto lo hizo así porque  para todos es mucho más fácil ver los errores en otros, que en nosotros mismos y de hecho que la historia produjo el juicio correcto de parte del rey   2Sa 12:5  Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerteEsta es la sentencia correcta, bajo juramento  que hizo el  rey para el culpable. Esto le dio la oportunidad al profeta para ser claro y directo. 2Sa 12:7  Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. (Puedes ver la cara de sorpresa del rey) Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, (lo que somos y lo que seremos es por su misericordia) 2Sa 12:8  y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. (Nosotros mismos somos los que detenemos la bendición y prosperidad de Dios por medio de nuestras malas acciones) 2Sa 12:9  ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. 2Sa 12:10  Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer. 2Sa 12:11  Así ha dicho Jehová: He aquí yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol. 2Sa 12:12  Porque tú lo hiciste en secreto; más yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol. En la VERSION DEL LENGUAJE SENCILLO, dice: 2Sa 12:11  Tus propios hijos te harán sufrir mucho. Si a escondidas tuviste relaciones sexuales con la mujer de otro, yo haré que otros tomen a tus mujeres y se acuesten con ellas delante de todo el mundo”. Palabras duras, principalmente para un rey, pero es de destacar que David tiene un corazón aún con conciencia y esto le hace ver que los juicios de Dios son justos y correctos, Sal 51:3  Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Sal 51:4  Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio. 

Lo único que puede despertar nuestra conciencia cauterizada por el pecado, es LA PALABRA DE DIOS, si la palabra de Dios  no despierta nuestra conciencia de su  cauterización, realmente nada lo hará. Cuando LAPALABRA es dada por Dios,  solamente podremos tener dos formas de reaccionar:

  1. O NOS ENOJAMOS Y TRATAMOS DE DESHACERNOS DEL MENSAJERO
  1. O SIMPLEMENTE RECONOCEMOS LO QUE SOMOS Y HUMILLAMOS NUESTRO CORAZÓN DELANTE DE DIOS

Cuando recibimos la  Palabra de Dios, es como agua que cae y hace germinar la tierra o sea, le devuelve la vida y la hace germinar, pues la hace reverdecer;  pero también hay que considerar que no toda la tierra recibe el agua para bien y no toda la tierra produce fruto de bendición, pues cada tierra germina de lo que lleva dentro, Heb. 6:7  Porque la tierra que bebe la lluvia que muchas veces  cae sobre ella, y produce hierba provechosa a aquellos por los cuales es labrada, recibe bendición de Dios; pero la misma Palabra, cuando cae en tierra mala, da otro tipo de resultados, Heb. 6:8  pero  la que produce espinos y abrojos (por la misma agua) es reprobada, está próxima a ser maldecida, y su fin es el ser quemada. El que nuestra tierra o vida  tenga “verdor o sequedad”,  eso depende de cómo nosotros reaccionemos ante la palabra que se nos es enviada, atraves de los mensajeros de Dios.

La sequedad representa lo inerte de nuestra vida espiritual y esto se  produce cuando perdemos la sensibilidad de amar y adorar a Dios y podemos estar muchos años en una congregación y  aun tener posiciones elevadas dentro de las congregaciones, como el David, que seguía siendo el ungido de Jehová, el pastor de Israel;  pero David mismo expresa una verdad, que hay que  tener en cuenta  Sal 32:3  Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día.  Sal 32:4  Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;  Se volvió mi verdor en sequedades de verano.  

Simplemente la Palabra viene sobre nosotros,  para darle verdor y provecho a nuestra tierra y eso se produce cuando dejamos, que el agua de Dios, penetre en las entrañas de nuestras sequedades  causadas por el pecado.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.