Ir a la barra de herramientas

El regalo de la sabiduria, para el que la busca

Efe 3:10  para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,

Prácticamente casi toda nuestra vida, se basa en la toma de decisiones personales, (excepto cuando somos bebés, que son nuestro padres los que toman decisiones por nosotros); pero de los contrario comenzamos a tomar decisiones que afectan nuestras acciones, para bien o para mal.

La vida, se basa en decisiones que tomamos y que afectan desde hoy y hasta nuestra eternidad. Luc 16:25  Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, (alrededor de esto, se basaron las decisiones y acciones de este hombre) y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. Entonces es fundamental que nuestras decisiones estén basadas en lo correcto, pues no solo, esto evitará mucho dolor a nuestra existencia, sino que también estamos obligados a mostrar la multiforme sabiduría de Dios, que nos ha sido dada como iglesia a los principados y potestades; por ello el llamado es contundente, Pro 27:11  Sé sabio, hijo mío, y alegra mi corazón, Y tendré qué responder al que me agravie. Lo que se nos dice es que tomemos las decisiones correctas, para testimonio a los que quieran agraviar el nombre de Dios, esto es como un hijo que puede traer elogios o vergüenza a su familia y a su padre atraves de sus acciones. Entonces la toma de buenas decisiones se basa estrictamente en la sabiduría que una persona pueda tener,   por ellos se dice: “Sé sabio, hijo mío

Pero la sabiduría, que es lo básico para tomar buenas decisiones, no es algo que se pueda comprar en algún lado o que se obtenga por estudios o diplomas; en sí, la sabiduría ES y está en Dios Pro 2:6  Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. Y lo maravillosos del asunto es que la Sabiduría es que es un regalo de Dios, para los hombres; pues por medio de ella los hombres son guardados del dolor y la aflicción, Pro 2:7  El provee de sana sabiduría a los rectos; Es escudo a los que caminan rectamente. La sabiduría es el mayor escudo de protección, contra el dolor en  este mundo y es un regalo, pero debemos aclarar que NO para todos; sino para los que ya hacen el intento, de caminar en rectitud o sea para los que anhelan cosas mejores que las de este mundo, al pesar de sus limitaciones naturales, el ser recto equivale a ser verdadero, sincero, que fue justamente lo que le pidió Dios a Abrahán, para poder cumplir en el todas las promesas, Gén 17:1  Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto (esto es integro, verdadero, intachable y todo esto dentro de sus posibilidades naturales, pues Dios no nos pide más de lo que podemos dar). Gén 17:2  Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera. Gén 17:3  Entonces Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él, diciendo: Gén 17:4  He aquí mi pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes. El llamamiento de Dios Abrahán equivale al llamamiento que Dios nos hace como Iglesia, pues la gente que trata dentro de sus limitaciones naturales de ser lo más verdadero y sincero posible, viene al agrado de Dios y es a ese tipo de gente a los cuales Dios les regala su sabiduría, para guardarlos del dolor. Ecl 2:26  Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; mas al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu. Le agradamos tratando de hacer su voluntad y Dios en recompensa les regala su Sabiduría, Dan 2:21  El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. O sea, les da Sabiduría a los que ya de alguna manera están en el camino correcto, o sea Dios les da Sabiduría a los que ya son sabios y les da conocimiento a los que ya son entendidos.

Indudablemente la Sabiduría es de Dios, pero es nuestro deber el buscarla, Pro 2:4  Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, Pro 2:5  Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios. Este regalo maravilloso es una promesa para el que la busca y la pide, Stg 1:5  Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Este pequeño principio de buscar y pedir, es la gran diferencia entre unos y otros, pues muchos están conforme como están y como son, pero otros siguen buscando más y más, hasta que alcanzan más, Luc 19:26  Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; más al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.

Al final cada quien alcanza lo que busca; y por ello, el llamado de la Iglesia siempre es a buscar incansablemente, la insondable Sabiduría de Dios, para vivir lo mejor posible en esta vida; pues de nuestras decisiones en este mundo, dependen nuestras acciones y también nuestra eternidad.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.