Sed Edificados como Casa Espiritual y sacerdocio Santo…


Mar 1:36  Y le buscó Simón, y los que con él estaban; Mar 1:37  y hallándole, le dijeron: Todos te buscan.

No solo Pedro y los que con él estaban buscaban a Jesús, sino mucha gente que había llegado muy de mañana a casa de Pedro, buscando que Jesús les sanara de sus dolencias y enfermedades; y cuando Pedro lo encontró le comentó que había tenia tanto éxito el culto de milagros la noche anterior que aun siendo muy de mañana, ya habían personas esperándole; de hecho atraves del evangelista Lucas nos damos cuenta de que la gente que se había agolpado en casa de Pedro por la mañana, cuando vieron que Pedro salió a buscarlo se fueron tras él, hasta que lo hallaron, Luc 4:42  Cuando ya era de día, salió y se fue a un lugar desierto; y la gente le buscaba, y llegando a donde estaba, le detenían para que no se fuera de ellos. A estas alturas es importante considerar que ni Pedro ni los que con el estaban, entendían el verdadero propósito de Cristo en la tierra y como que las causas del porque lo buscaban no eran las correctas, por ello Jesús les dice a la gente que le habían encontrado que no se detendrá ha hacerles mas milagros, porque el tiene una misión que cumplir, Luc 4:43  Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado. El propósito de Jesús no era el hacer milagros y justamente esa era la causa por lo cual la gente lo buscaba, sino que sus misión era el anunciar las buenas nuevas del reino de Dios y le dijo a Pedro y a los que le quisieran seguir, que fueran a las ciudades vecinas, para él poder predicarles, Mar 1:38  El les dijo: Vamos a los lugares vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido. Debemos de considerar que los milagros únicamente eran señales que confirmaban quien era él y Jesús utilizaba dichos milagros para confirmar también su predicación, pero mucha gente se enfocaba mas en los milagros, que en la causa correcta de la misión de Jesús,  Mar 1:39  Y predicaba en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echaba fuera los demonios.

Dentro de estos viajes a las aldeas vecinas de Capernaum, vino un leproso rogándole un favor, Mar 1:40  Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. De hecho que la vida de un leproso era una vida muy penosa y difícil, pues la biblia dice: Lev 13:45  Y el leproso en quien hubiere llaga llevará vestidos rasgados y su cabeza descubierta, y embozado pregonará: ¡Inmundo! ¡Inmundo! Lev 13:46  Todo el tiempo que la llaga estuviere en él, será inmundo; estará impuro, y habitará solo; fuera del campamento será su morada. Vivían solos y marginados de la sociedad, Núm 5:1 Jehová habló a Moisés, diciendo: Núm 5:2  Manda a los hijos de Israel que echen del campamento a todo leproso, y a todos los que padecen flujo de semen, y a todo contaminado con muerto. Núm 5:3  Así a hombres como a mujeres echaréis; fuera del campamento los echaréis, para que no contaminen el campamento de aquellos entre los cuales yo habito. La lepra es una enfermad Bíblica, que representa la gravedad del pecado, que es justamente lo que nos aleja de Dios y de nuestra familia, como bien lo dice el profeta, Isa 59:2  pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír. De hecho que para ser sanados de esta terrible enfermedad, se necesitan dos cosas:

  1. bastante Fe,
  2. suficiente humildad,

y al parecer este leproso del cual nos habla Marcos, tenía ambas cosas, Mar 1:40  Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla,(Humildad) le dijo: Si quieres, puedes limpiarme(Fe). Es de considerar que la fe de este leproso se basaba en lo que ya había escuchado acerca de Jesús, y Jesús teniendo compasión de la decadente vida que este pobre hombre tenia, lo sanó, Mar 1:41  Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Mar 1:42  Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio. Mar 1:43  Entonces le encargó rigurosamente, y le despidió luego, Mar 1:44  y le dijo:Mira, no digas a nadie nada, sino vé, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó, para testimonio a ellos. Luego de que el milagro de la sanidad de este Leproso se ha hecho, Jesús le dà, dos instrucciones rigorosas:

  1. NO lo digas a nadie
  2. Preséntate ante el sacerdote y cumple lo que la ley dice, sobre tu sanidad.

Sobre lo segundo la biblia no nos dice mas, si lo hizo o no lo hizo, lo que si se nos dice es que lo primero que era no divulgarlo; el que había sido sanado no pudo cumplir y comenzó a divulgarlo por todas parte, Mar 1:45  Pero ido él, comenzó a publicarlo mucho y a divulgar el hecho, de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes. Y de hecho que esta divulgación de este milagro le trajo consecuencias a Jesús, porque ya no tenia mucha libertad de movilizarse y cumplir su misión que era predicar, pues su fama se había difundido mucho, Mar 1:28  Y muy pronto la fama de Jesús se extendió por toda la región de Galilea.

Atraves del tiempo de su ministerio hubieron muchas personas que buscaban a Jesús por diversas causas, algunos de corazón sincero, pero muchos otros por causas equivocadas, Jua 6:25  Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá? Jua 6:26  Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto (entendido) las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Ellos veían los milagros de Jesús de una forma totalmente incorrecta, Jua 6:14  Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo. Jua 6:15  Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo. Lo quieren coronar como rey, pero no porque entienden la misión de Jesús; sino porque simplemente los ha alimentado atraves del milagro de los cinco peces y los dos panes atraves del cual que Jesús alimentó a mas de cinco mil personas.

Cuando una persona sigue a Jesús solo por los milagros o los beneficios personales, necesitará cada día seguir viendo milagros para mantener su aparente fe, Jua 6:30  Le dijeron entonces: ¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obra haces? Jua 6:31  Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer. Es como decirle “damos más pan para que te sigamos creyendo” Dios no esta interesado en este tipo de personas, que no entienden la verdadera esencia del evangelio, Jua 6:35  Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. Jua 6:36  Mas os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis. Que tan difícil puede ser creer en la misión de JESUS, bueno cuando las razones del porque le seguimos son las equivocadas es como que se estén hablando en dos lenguajes diferentes, Jua 6:51  Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. Jua 6:52  Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?.

Mucha gente en las iglesias que “sigue” a Jesús se ofende con la palabra de Dios, Jua 6:60  Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Y eso manifiesta que su corazón y sus razones están equivocadas, están en las iglesia  y aparentemente aman a Jesús pero se ofenden con la predicación, y de hecho muchos se ofendieron tanto con la Palabra de Jesús, que desistieron, Jua 6:66  Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Y es en este punto donde se prueban los intereses reales y verdaderos del porque le seguimos, Jua 6:67  Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Jua 6:68  Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Jua 6:69  Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Atraves de sus palabras podemos denotar que El corazón de Pedro tenia claridad del porque le seguía, o sea no seguía a Jesús por sus milagros, sino por lo que Jesús era y es, EL CRISTO, EL HIJO DEL DIOS VIVIENTE; o sea que le seguía no por lo que Pedro podía obtener de Jesús; sino por lo que JESUS era en sí mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.