Sed Edificados como Casa Espiritual y sacerdocio Santo…

Introduccion del estudio el Fracaso de Israel

Isa 41:4 ¿Quién hizo y realizó esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros.

Desde que nacemos nos cuestionamos acerca de lo que realmente es la vida, y el porqué de ella y atraves de los siglos ha sido una pregunta que solo pocos han logrado entender.

Según las escrituras sagradas la vida es solamente un tiempo efímero de prueba, para poder ser evaluados en cuanto a los verdaderos valores del corazón de una persona, Luc 16:9 Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas. Luc 16:10 El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Luc 16:11 Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? Luc 16:12 Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro? O sea que estamos siendo evaluados, en valores y principios todos los días de nuestra vida, como bien lo decía el patriarca Job, Job 5:7 Pero como las chispas se levantan para volar por el aire, Así el hombre nace para la aflicción (prueba). Desde el día de nacimiento ya traemos un propósito determinado que cumplir; o sea que nadie nace sin propósito alguno, todos nacemos porque tenemos que cumplir una misión y necesariamente tenemos que ser probados todos los días, hasta el resultado final. Pero verdaderamente estas pruebas diarias son las que nos impulsan al siguiente nivel espiritual, o sea que después de ser probados o evaluados somos llevados a un nivel mucho mayor, Stg 1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, (solamente después de ser aprobado, al resistir y rechazar la prueba, entonces…) recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. O sea que, después de la prueba o simplemente somos aprobados o reprobados, dependiendo de los valores que mostremos en medio de las pruebas.

Debemos de considerar que todos nacemos en el tiempo correcto y rodeados de las personas correctas y estamos en el lugar adecuado, porque es Dios mismos el que llama a las generaciones en su tiempo, Isa 41:4 ¿Quién hizo y realizó esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros. O sea que Dios nos da la vida en los tiempos correctos para que cumplamos nuestra misión, como lo hizo David, Hch 13:36 Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió, y fue reunido con sus padres, y vio corrupción. David nació en el tiempo de Dios, para cumplir la voluntad de Dios y servirle a su propia generación y de hecho que lo hizo bien según el relato Bíblico; Y es que todos nacemos con propósitos bien definidos; y es nuestro deber conocer la voluntad de Dios para nuestra vida en nuestra propia generación y cumplirla, o sea que no estamos solo por estar aquí, sino que todos llegamos al lugar donde tenemos que estar con un propósito, Est 4:14 Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? Ester no había llegado a ser reina solo por serlo, sino que detrás de esa posición había una responsabilidad que cumplir en el momento exacto. Debemos conocer nuestro tiempo limitado que vivimos y para que lo vivimos, 1Pe 4:2 para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

La ruina y el fracaso de los seres humanos, siempre ha sido el no saber conocer el tiempo y los momentos de oportunidades, Ecl 9:11 Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos. Todos nacemos con limitaciones, claro unos más que otros, pero el éxito de una persona realmente no radica en las limitaciones o en los recursos con los cuales nace, sino en saber conocer los tiempos de las oportunidades que Dios nos ofrece en esta vida; ya que tiempo y ocasión para prosperar todos tenemos, pero la causa del fracaso de los seres humanos radica específicamente en el hecho de no conocer los tiempos de Dios y desperdiciamos la vida en otras cosas y se nos pasa el tiempo de las oportunidades y cuando venimos a despertar generalmente ya es demasiado tarde en todo, por ello el llamado apostólico, Heb 3:15 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación. Y curiosamente cuando se nos hace el llamado a valorizar el tiempo presente y las oportunidades que Dios nos da al llamarnos, se hace referencia al fracaso de un pueblo que nunca entendió el tiempo que vivieron y desaprovecharon todas las oportunidades que Dios les daba, Heb 3:16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? Heb 3:17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? Heb 3:18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Heb 3:19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. El fracaso de este pueblo debe de ser una clara advertencia para todos nosotros que corremos los mismos riesgos de no conocer el tiempo de las oportunidades que Dios nos da, cada día y esto generalmente atraves de las mismas pruebas.

Todo el fracaso del hombre radica en no saber conocer el tiempo y el día de oportunidades que vivimos, Ecl 9:12 Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos. Siempre ha sido el mismos problema atraves de las generaciones, los fracasos a los cuales están sometidos los hombres radican en el hecho de simplemente no conocer los tiempos de oportunidades y el día de la bendición, Luc 19:41 Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, Luc 19:42 diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos. Luc 19:43 Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán, Luc 19:44 y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación. Toda la destrucción y dolor que vendría hacia el pueblo de Israel, fue porque simplemente no conocieron el día de la visitación del Mesías entre ellos; por ellos debemos de conocer y aprovechar el tiempo de oportunidades que Dios nos está dando, 2Co 6:1 Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. 2Co 6:2 Porque dice: En tiempo aceptable te he oído,Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

El llamado de este estudio es a entender la vida y las oportunidades que Dios nos da; y que no nos vaya a pasar lo que pasó con Israel en el tiempo de oportunidades que ellos nunca entendieron y por ello fueron destruidos, Sal 95:7 Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si oyereis hoy su voz, Sal 95:8 No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, Como en el día de Masah en el desierto, Sal 95:9 Donde me tentaron vuestros padres, Me probaron, y vieron mis obras. Sal 95:10 Cuarenta años estuve disgustado con la nación, Y dije: Pueblo es que divaga de corazón, Y no han conocido mis caminos. Sal 95:11 Por tanto, juré en mi furor, Que no entrarían en mi reposo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.