La pregunta sobre el Ayuno

publicado en: El Evangelio de Marcos | 0

 

Mar 2:18  Y los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunaban; y vinieron, y le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan, y tus discípulos no ayunan?

 

El ayuno era un hábito común en la teocracia que vivía Israel y de hecho específicamente en el tiempo de Jesús el ayuno era asociado con el arrepentimiento por los discípulos de Juan el Bautista  y los Fariseos lo asociaban con la humildad. Ahora consideremos la pregunta, que a pesar de ser una especie de reclamo religioso, no dejaba de tener su importancia, principalmente en medio de un tiempo muy importante de cambios, como el que se estaba dando, entre el tiempo de la Ley y el tiempo de la Gracia, justamente en este periodo, la pregunta es valedera y de hecho muy importante.

 

Juan el Bautista era el último de los profetas del Antiguo Testamento o sea el tiempo de la Ley y ahora con la llegada de del Cristo se llega a una nueva era que era la era de la Gracia, es un hecho que este cambio generacional, debería traer cambios  sumamente importantes en la forma de ver las cosas de Dios y estos cambio los vemos con claridad en las formas distintas de los ministerios de Juan y Jesús; y es que no podemos ignorar que los ministerios de Juan el Bautista y el de Jesús fueron diferentes en muchos sentidos, Luc 7:33  Porque vino Juan el Bautista, que ni comía pan ni bebía vino, y decís: Demonio tiene. Luc 7:34  Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Estas diferencias exteriores como la antes mencionada, que Juan era un hombre muy austero y de principios muy radicales, el ministerio de Jesús era un poco más cercano al pueblo la Biblia dice una y otra vez que Jesús se sentaba a comer, con los publicanos y pecadores, por los cual era muy señalado por las cúspides religiosas del momento y lógicamente esto había creado ciertas diferencias entre la forma de pensar de los discípulos de Jesús y los discípulos de Juan. Y es que parece ser, como que existían ciertos “roses” entre los discípulos de Juan el Bautista y los discípulos de Jesús, Jua 3:26  Y vinieron a Juan y le dijeron: Rabí, mira que el que estaba contigo al otro lado del Jordán, de quien tú diste testimonio, bautiza, y todos vienen a él.

 

Debemos  de considerar que Juan el Bautista prácticamente ya había cumplido su misión, pero él seguía llamando al pueblo a bautizarse para arrepentimiento de los pecados y de hecho era tan fuerte su testimonio como profeta, entre el pueblo, que a pesar de que él había señalado a Jesús como el Cordero de Dios haciendo aun alusión a la idea de que  siguieran a Jesús, muchos no querían dejarlo, por ello ante los comentarios de celos de sus discípulos Juan contesta como un hombre de mucha humildad que entiende las cosas tal y como son, Jua 3:27  Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo. Jua 3:28  Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él; La humildad de Juan lo lleva a asegurar que Dios es el dueño de todo y él es un simple siervo y que Dios hará con su obra como él lo considere,  Jua 3:29  El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido. Con esto Juan el Bautista está diciendo “ya hice la parte que se me encomendó” o sea el mismo esta consciente que lo que tenía que hacer eso hizo y de aquí en adelante, la luz de Juan poco a poco se ira a pagando, Jua 3:30  Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.

 

Este momento de la historia, es un tiempo muy importante, que pocas personas entendieron en sus momento, realmente es un cambio generacional entre la Ley y la Gracia.  Este es el trasfondo de la pregunta que a Jesús le están haciendo y el evangelista Mateo nos dice que quienes realmente hicieron la pregunta fueron los discípulos de Juan, Mat 9:14  Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan?; pero Lucas también  nos dice que detrás de esta pregunta estaba la “cizaña” de los Fariseos; Luc 5:33  Entonces ellos (fariseos) le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan ayunan muchas veces y hacen oraciones, y asimismo los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben?, Ya que el ayuno era una práctica compartida entre los fariseos y los discípulos de Juan; pero en el caso de los Fariseos con esta pregunta se puede ver su aptitud, juzgadora y hostil, hacia Jesús y lo único que demostraban con ello, era su hipocresía en cuanto a los asuntos de Dios, era como decirle “…porque en vez de estar comiendo, bebiendo y compartiendo con gente pecadora, que no vale la pena, porque mejor no te pones ayunar, como lo hacemos nosotros.”, más sin embargo la pregunta en la boca de los discípulos de Juan cobra una importancia muy relevante.

 

Juan dentro de su caminar de justicia, era un hombre muy austero y reservado de muchas cosas en su ministerio,  pero del ministerio de  Jesús, se nos dice que era un poco diferente, por lo menos en cuanto al ayuno; pero los que buscan excusas para no obedecer aunque les canten cantos de alegría no se alegran y aunque les canten cantos de tristeza no lloran, porque ellos lo que buscan son excusas, por ello Jesús nos advierte,  Mat 11:16  Mas ¿a qué compararé esta generación? Es semejante a los muchachos que se sientan en las plazas, y dan voces a sus compañeros, Mat 11:17  diciendo: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos, y no lamentasteis. o sea que la pregunta sobre el ayuno de la boca de los discípulos de Juan tiene mucho sentido y valor, Mat 9:14  Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan?; pero en la boca de los fariseos solo eran preguntas generalmente para tentarle, Luc 5:33  Entonces ellos le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan ayunan muchas veces y hacen oraciones, y asimismo los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben? Es la misma pregunta pero con intenciones diferentes. Los fariseos representan a mucho pueblo hoy en las iglesias, haciendo preguntas, solo para buscar pretextos, sobre cosas que ya saben pero que no quieren obedecer. Los fariseos representan aquellos que juzgan las cosas y preguntan solo como pretexto, Mat 11:18  Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: Demonio tiene. Mat 11:19  Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: He aquí un hombre comilón, y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores. Pero la sabiduría es justificada por sus hijos. Pero como son los discípulos piadosos de Juan los que preguntan, entonces Jesús les responderá esta importante y valiosa pregunta, en medio de un tiempo de cambios, por medio  de tres alegorías, que nos enseñan, lo que necesitamos saber antes de ayunar:

 

  1. LA FIESTA DE BODAS Y EL PROPOSITO DEL PORQUE AYUNAR, Mar 2:19 Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el esposo? Entre tanto que tienen consigo al esposo, no pueden ayunar. Seria ilógico ir a una celebración matrimonial en ayuno, porque se entiende que a una fiesta de bodas lo que más abunda es comida, para los invitados.
  1. EL REMIENDO NUEVO EN VESTIDO VIEJO Y LAS CONSECUENCIAS DE AYUNAR SIN ENTENDIMIENTO. Mar 2:21 Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; de otra manera, el mismo remiendo nuevo tira de lo viejo, y se hace peor la rotura.
  1. LOS ODRES VIEJOS CON VINO NUEVO Y EL AYUNO DE UNA NUEVA ERA, Mar 2:22 Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar.

 

La pregunta, que los discípulos de Juan le hacen a Jesús, es valedera e importante, principalmente por el tiempo y el cambio generacional que estaba sucediendo en ese momento; mas sin embargo debemos también considerar que no todas las preguntas que mucho pueblo hace en las iglesias, son valederas ni correctas, pues mucha gente con sus preguntas lo que buscan son excusas, para NO obedecer a Dios, pero este no es el caso de esta pregunta, en las boca de los discípulos de Juan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.