El testimonio de Juan Marcos

publicado en: El Evangelio de Marcos | 0


Mar 1:1 Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.

El evangelio de Marcos en sí, es el testimonio del apóstol  Pedro y Juan Marcos era su traductor, pero el sentir de este evangelio lleva en sí el testimonio en primera línea de Juan Marcos, que desde su juventud posiblemente había conocido a Jesús y justamente este evangelio es escrito, para dar ánimo, fuerza y firmeza en medio de la tribulación que la iglesia estaba enfrentando en sus momento; curiosamente fue escrito por alguien que en su juventud fue un poco “inestable” en cuanto a su fe.

El escritor de este evangelio era Juan Marcos, el nombre Juan, es de origen Judío, y Marcos es un nombre romano, su madre se llamaba María y ella según parece, tenía una reunión en su casa, Hch 12:12  Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando. También sabemos que Juan Marcos,  era sobrino de Bernabé, Col 4:10  Aristarco, mi compañero de prisiones, os saluda, y Marcos el sobrino de Bernabé, acerca del cual habéis recibido mandamientos; si fuere a vosotros, recibidle; de hecho que Juan Marcos se incorporó a la iglesia en Antioquia, cuando Bernabé y Pablo, regresaron de  llevar la ayuda a Jerusalén, que se les había encomendado, Hch 11:29  Entonces los discípulos, cada uno conforme a lo que tenía, determinaron enviar socorro a los hermanos que habitaban en Judea; Hch 11:30  lo cual en efecto hicieron, enviándolo a los ancianos por mano de Bernabé y de Saulo. En el viaje de regreso se nos dice que Juan Marcos se incorporó con ellos, Hch 12:25  Y Bernabé y Saulo, cumplido su servicio, volvieron de Jerusalén, llevando también consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos. Y de hecho también fue parte del primer viaje misionero de los apóstoles Pablo y Bernabé, Hch 13:5  Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante. Pero Juan Marcos desistió por causa del sufrimiento de este primer viaje misionero, Hch 13:13  Habiendo zarpado de Pafos, Pablo y sus compañeros arribaron a Perge de Panfilia; pero Juan, apartándose de ellos, volvió a Jerusalén. Esto nos habla de su inestabilidad posiblemente a causa de su juventud. y de hecho que esta inestabilidad de Juan Marcos, el apóstol Pablo no la recibió bien, sino que pudo ver a un muchacho inestable que volvía atrás cuando las cosas iban mal y es justamente, Juan marcos fue la causa de un gran problema apostólico, entre Pablo y Bernabé, al inicio de su segundo viaje misionero, Hch 15:37  Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; Hch 15:38  pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. Hch 15:39  Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre y es que Juan Marcos, era muy inestable en su juventud de hecho se cree que él es el joven que se menciona en su propio evangelio, Mar 14:51  Pero cierto joven le seguía, cubierto el cuerpo con una sábana; y le prendieron; Mar 14:52  mas él, dejando la sábana, huyó desnudo. Pero a pesar de su inestabilidad, al final se convirtió en un consuelo firme para muchos, inclusive el mismo apóstol Pablo en algún momento lo llama “mi colaborador” Flm 1:23  Te saludan Epafras, mi compañero de prisiones por Cristo Jesús, Flm 1:24  Marcos, Aristarco, Demas y Lucas, mis colaboradores. De hecho que con el tiempo y las experiencias, Juan Marcos maduró y fue un hombre muy útil y necesario en la vida ministerial de Pablo, 2Ti 4:11  Sólo Lucas está conmigo. Toma a Marcos y tráele contigo, porque me es útil para el ministerio. Y el Apóstol Pedro, lo consideraba su hijo espiritual, 1Pe 5:13  La iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con vosotros, y Marcos mi hijo, os saludan.

Y justamente es del apóstol Pedro que Juan Marcos escribe su evangelio para la iglesia en Roma y existen algunos datos que manifiestan esto, como por ejemplo la mención de un cristiano Romano, llamado Rufo que justamente era hijo de Simón de Cirene, el que cargó la cruz de Jesús y que luego se convirtió en creyente él y su casa,  Mar 15:21  Y obligaron a uno que pasaba, Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que le llevase la cruz. Y según parece al mencionarlo en su evangelio los creyentes en Roma están identificados con este hombre y sus dos hijos, pero parece que más con su hijo Rufo, que posiblemente ostentaba algún cargo importante dentro de la comunidad cristiana en Roma y que Pablo reconoce dentro de su carta a los romanos, Rom 16:13  Saludad a Rufo, escogido en el Señor, y a su madre y mía.

Otro punto muy importante es que dentro de su evangelio, Marcos usa frecuentemente palabras romanas, Mar 5:9  Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. También, Mar 6:27  Y en seguida el rey, enviando a uno de la guardia, mandó que fuese traída la cabeza de Juan. Y explica el valor de las monedad Judías a monedas romanas, Mar 12:42  Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Y también explica  lo que es un atrio, que para los romanos era lo que se conocía como un pretorio, Mar 15:16  Entonces los soldados le llevaron dentro del atrio, esto es, al pretorio, y convocaron a toda la compañía. Las horas de la noche en este evangelio se expresan al estilo romanos, pues los romanos dividían las noches en cuatro vigilias, mientras que los Judíos la dividían solamente en tres vigilias, Mar 6:48  Y viéndoles remar con gran fatiga, porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles. Y de hecho las cuatro vigilias para los romanos también tenían nombre, Mar 13:35  Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer (primera vigilia), o a la medianoche (segunda vigilia), o al canto del gallo (tercera Vigilia), o a la mañana (cuarta vigilia).

TAMBIEN Las costumbres Judías son explicadas para la cultura Romana, Mar 7:3  Porque los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si muchas veces no se lavan las manos, no comen. Mar 7:4  Y volviendo de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que tomaron para guardar, como los lavamientos de los vasos de beber, y de los jarros, y de los utensilios de metal, y de los lechos. También Mar 14:12  El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, cuando sacrificaban el cordero de la pascua, sus discípulos le dijeron: ¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas la pascua? Y Mar 15:42  Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, las mismas expresiones Judías, son traducidas a la comprensión romana, Mar 5:41  Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es(al griego común): Niña, a ti te digo, levántate. Y Mar 7:11  Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte,  también, Mar 7:34  y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. Juan marcos menciona expresiones comunes para la sociedad Romana, Mar 14:36  Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú. “Abba Padre” era una expresión romana, Rom 8:15  Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! Por todo lo anterior sabemos que este evangelio era el evangelio de Pedro y el testimonio de Juan Marcos hacia la sociedad Romana que estaba enfrentando una de las peores persecuciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.