Sed Edificados como Casa Espiritual y sacerdocio Santo…

Job 1:8  Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?

Dios se acordó de uno de los hombres más justos del Antiguo Testamente, su siervo Job, del cual la misma Biblia da testimonio de lo recto y perfecto, que este hombre era, Job 1:1 Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.  De hecho Job, era uno de los tres hombres más justos del Antiguo Testamento, Eze 14:14  si estuviesen en medio de ella estos tres varones, Noé, Daniel y Job, ellos por su justicia librarían únicamente sus propias vidas, dice Jehová el Señor.

El pueblo de Israel ha sido uno de los pueblos más sufridos atraves de la historia, desde su salida de Egipto como nación, fueron duramente sufridos,  pero este sufrimiento generalmente era y ha sido como consecuencia de sus malas acciones y decisiones pecaminosas; pero cuando hablamos de la “calamidad” o prueba de Job, es por causas totalmente diferentes, pues claramente se denota una y otra vez, que Job era un hombre de un testimonio y de una integridad, muy elevada delante de Dios, Eze 14:19  O si enviare pestilencia sobre esa tierra y derramare mi ira sobre ella en sangre, para cortar de ella hombres y bestias, Eze 14:20  y estuviesen en medio de ella Noé, Daniel y Job, vivo yo, dice Jehová el Señor, no librarían a hijo ni a hija; ellos por su justicia librarían solamente sus propias vidas.

A diferencia de las calamidades o dificultades de mucha gente, que en su mayoría son los resultado de conductas pecaminosas; el caso de Job es diferente pues el testimonio de Dios, con respecto a este hombre es admirable, Job 1:1   Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

Entonces es aquí donde surge un pregunta necesaria, ¿entonces si Job era tan justo, porque le vino la prueba? Y la respuesta es sencillamente clara, porque vino a la memoria de Dios, Job 1:8  Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Note que no es satanás el que menciona a Job sino Dios mismo es el que provoca a Satanás, mencionándole no solo el nombre de Job, sino también su rectitud, lo cual provoca a Satanás, y reacciona de acuerdo a su propia naturaleza caída y juzga a Job de ser un  interesado delante de Dios, diciendo a Jehová que Job únicamente le sirve y le honra, por las bendiciones que Dios le dá,  Job 1:9  Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? Job 1:10  ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Job 1:11  Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Satanás hace su propia teoría con respecto a Job y le asegura al Creador que si le quita todo lo material, Job mismo le maldecirá, Job 1:11  Pero quítale todo lo que tiene y verás cómo te maldice en tu propia cara. (DHH)

Por favor notemos que no es Dios, cediendo al gusto de tentador, para arruinarle la vida a Job, sino que es Dios cumpliendo su propósito y voluntad, atraves del tentador, Job 1:12  Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

El que Dios nos conozca, es todo un verdadero honor, porque esto manifiesta la condición del amor del hombre  hacia su Dios, 1Co 8:3  Pero si alguno ama a Dios, es conocido por él. Y más que mencione nuestro nombre como ejemplo de rectitud, es el más grande honor, que como seres humanos podríamos tener, pero esto también traerá conflictos graves y dolorosos en la vida natural de uno de los hombre más justo de la tierra, pues Job, va a ser probado atraves de tres pérdidas:

  1. PERDIDA DE BIENES Y FAMILIA.
  2. PERDIDA DE SU SALUD
  3. PERDIDA DE SU REPUTACIÓN

A partir de este momento de Gran honor para Job en la Eternidad, donde Dios lo menciona como el hombre más recto y justo de su tiempo, las cosas para Job en la tierra, se pondrán cada vez más difíciles, pero este es el precio que haya que pagar, por venir a la memoria de Dios y de ser conocido por ÉL, es un precio muy alto que Job tendrá que pagar, pero que al final tendrá resultados eternos en la vida de este gran hombre de fe.

DEBEMOS COMPRENDER UNA Y OTRA VEZ, QUE LA PRUEBA TERRIBLE QUE VIENE SOBRE LA VIDA DEL PATRIARCA  JOB, NO ES UN CASTIGO POR SUS PECADOS; SINO MÁS BIEN ES EL HECHO DE UN HOMBRE JUSTO Y PERFECTO EN LA TIERRA, SIENDO LLEVADO A UN NIVEL MÁS ELEVADO EN LA ETERNIDAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.