Sed Edificados como Casa Espiritual y sacerdocio Santo…


Mar 3:22  Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.

A estas alturas el ministerio de Jesús está en su apogeo, de hecho eran multitudes los que le seguían diariamente por diversas razones pero la gran mayoría de estas multitudes eran generalmente buscando sanidad por alguna dolencia pero también estaban los que le seguían por buscar ocasión para acusarle y algunos que le seguían por las razones correctas, más la idea que nos da el evangelista es que eran multitudes tan grandes que ni aún podían estará un momento en paz para poder comer, Mar 3:20  Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni aun podían comer pan. A consecuencia de ello se nos relata que en algún momento, sus amigos o talves algunos parientes al verle tan oprimido por causa de las mismas multitudes que no le daban tiempo ni aun para comer, vinieron para llevarle aparte por sus propio bien físico, diciendo que estaba loco al atender a semejante multitud y no dejar tiempo para sí mismo, Mar 3:21  Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí. Curiosamente un hombre se puede entregar al trabajo secular de una forma total, en donde no le quede tiempo ni para estar con su familia, pero eso a la sociedad le parece cosa normal; pero cuando alguien se entrega de una manera total al servicio de la obra de Dios, le parece locura a la familia y la sociedad.

Dentro de las multitudes que le seguían iban también la clase religiosa de su época, buscando cualquier pretexto u ocasión para acusarle, Mar 3:22  Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios. El evangelio de Marcos no nos da las causas de porque dicha acusación, pero Mateo y Lucas si nos dicen cuáles fueron los pormenores de esta acusación, Mat 12:22  Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba. Parece como que este hombre atormentado por demonios, que habían causado aflicciones físicas en él, en cuanto al ver y el hablar, era muy conocido de años en su condición trágica, a tal grado que el milagro resulto irrefutable y admirable para la gente que estaba aglomerada y surgió entre ellos la pregunta si realmente este Jesús seria el Mesías prometido, Mat 12:23  Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David? Más que todo la inquietud que se despertó entre el pueblo, fue el trasfondo de la acusación, Mat 12:24  Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios. Es una acusación refutándole al pueblo la idea de que Jesús podría ser el Mesías; la clase religiosa del tiempo de Jesús, sabían que todo coincidía con el hecho de que Jesús era realmente el Mesías prometido, sin embargo ellos se empecinaban en negar lo que ellos mismos ya sabían; una de las cosas más terribles que le puede pasar a una persona es que teniendo ojos NO quieran ver y teniendo oídos NO quieran oír, Mat 13:13  Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. Mat 13:14  De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis. Mat 13:15  Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos (voluntariamente); Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.

Qué triste es conocer la verdad, pero resistirnos voluntariamente a ella, Jua 9:33  Si éste no viniera de Dios, nada podría hacer. Jua 9:34  Respondieron y le dijeron: Tú naciste del todo en pecado, ¿y nos enseñas a nosotros? Y le expulsaron. El que había sido ciego les refuta a los líderes religiosos algo que es innegable a los ojos de cualquiera que quiera ver, mas sin embargo ellos se empecinan en NO querer ver y prefieren mejor expulsarle de la sinagoga y de su religión, no es que ellos no lo supieran es que no querían aceptarlo aunque tuviesen todas las pruebas, Jua 9:22  Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos ya habían acordado que si alguno confesase que Jesús era el Mesías, fuera expulsado de la sinagoga. Ante cualquier prueba indiscutible, ellos ya habían acordado cerrar sus corazones; a esto la Biblia le llama NECEDAD, un necio es simplemente una persona que se empecina en sus ideas sin tener en cuenta las pruebas indubitables de la realidad, los religiosos ya tenían el veredicto, sin tan siquiera haber entrado a juicio. Jua 7:51  ¿Juzga acaso nuestra ley a un hombre si primero no le oye, y sabe lo que ha hecho? Nicodemo se los recalcó, pero la verdad es que cuando el corazón de una persona se empecina en lo que piensa, no hay nada ni nadie que lo haga cambiar de parecer, la gente oye lo que quiere oír y por ello debemos tener un gran cuidado con lo que hablamos, con personas de mal corazón, porque esta gente solo oye lo que ellos quieren oír y todo lo que digamos sea lo que sea, va a ser usado en nuestra propia contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.