El espíritu del hombre Vive

Tema 4

Luc 1:46  Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; Luc 1:47  Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

El hombre fue creado bajo un estricto cuidado de todo su funcionamiento y fue establecido con la suficiente capacidad, para vivir entre dos mundos: el espiritual y el natural. Desde su creación vemos que el hombre fue una criatura especial, diferente a los ángeles aunque con un espíritu similar y superior a las criaturas inferiores con la cuales compartía la vida natural, realmente el ser humano es único en toda la creación.

Para que el hombre funcione perfectamente bien dentro de los propósitos de su creación es necesario que todas sus partes (espíritu, alma y cuerpo) estén dentro del orden establecido por Dios; el hombre fue creado para engrandecer y adorar al Creador y podemos ver en María este funcionamiento con un espíritu despierto después de la visita del ángel que le anuncio el nacimiento de Jesús en esta tierra, Luc 1:46  Entonces María (este es el cuerpo de María o sea lo externo de su naturaleza)dijo: Engrandece mi alma al Señor; Luc 1:47  Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.  Podemos ver en este canto de adoración a Dios, el ser “tripartito” de María, funcionando bien, debemos de considerar que a estas alturas Cristo no ha muerto como sacrificio redentor de Dios a favor de nuestras vidas, pero María lo llama mi Salvador y esto nos enseña que el sacrificio de Cristo es desde la eternidad y hasta la eternidad, más allá de lo que nuestra mente humana pudiese comprender, pues hay que tener en cuenta lo que dice el apóstol, 1Co 12:3  Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

Este canto de alabanza de María no es asunto espontaneo, mucho menos un asunto emocional, esto es algo que nace desde lo más profundo del ser de María, la Biblia describe en estos dos versículos todo el obrar de María para poder dar este engrandecimiento a Dios, el cuerpo de María lo expresa, el alma lo dice, y el espíritu de ella lo ordena,  Luc 1:46  Entonces María (este es el cuerpo de María o sea lo externo de su naturaleza)dijo: Engrandece mi alma al Señor; Luc 1:47  Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.  Toda la clave de esta exaltación, es porque el espíritu de ella se regocija o se goza en Dios o sea que su proclama, viene desde lo más profundo de su espíritu que es sus conexión con el Creador, el alma engrandece atraves del entendimiento y el intelecto y su cuerpo expresa la adoración;  y uniendo su ser tripartito, sale una de las más excelentes alabanzas de un ser humano a Dios.

Desde el momento de su creación Dios estableció el funcionamiento del hombre como un ser “tripartito” o sea formado de tres partes, Gén 2:7  Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra (CUERPO), y sopló en su nariz aliento de vida (ESPIRITU), y fue el hombre un ser viviente (ALMA). El soplo de Dios encontrado con el muñeco de polvo, hizo que el alma naciera, siendo el alma el intermedio entre el espíritu y el cuerpo.

El hombre fue creado de tal manera que pudiera tener relación con lo natural y con lo espiritual atraves del alma, o sea el alma es el intermedio entre lo espiritual y lo natural, el espíritu se relaciona con el mundo espiritual y el cuerpo con el mundo natural y el alma está en medio de los dos mundos.

El cuerpo es la parte con la cual el hombre se relaciona con este mundo natural y el alma es la vida, la personalidad y el intelecto del hombre y el espíritu es la parte del hombre por medio del cual Dios se relacionaba con él, de hecho fue a su espíritu a quien Dios le ordenó, Gén 2:16  Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; Gén 2:17  más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. El espíritu era la parte de Adán por medio de la cual podía tener comunión con su Creador y al mismo tiempo el espíritu del hombre era el que gobernaba en si toda la vida de Adán, sin embargo la toma de decisiones no era algo que está en el espíritu sino en el alma, el Señor hablo a la parte del hombre que Dios espera que gobierne los caminos del ser humano, hablo a su espíritu y el espíritu le ordeno al alma que guardara la Palabra de Dios, Pero al final el alma se rebeló contra su espíritu,  incitada por la serpiente y tomo decisiones equivocadas, Gén 3:6  Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. En este versículo de la caída de la mujer encontramos tres acciones importantes que están estrictamente vinculadas al alma de la mujer:

  1. alcanzar la sabiduría…esto es el intelecto que está en el alma.
  2. tomó de su fruto, y comió…esto es la voluntad que está en el alma.
  3. el cual comió así como ella. Esto es la decisión que está en el alma.

Cuando el hombre tomo sus propias decisiones e hizo de lado la voluntad de Dios, lo hizo el alma tomando control de sus propias decisiones y anulando la autoridad del espíritu, el espíritu del hombre literalmente murió a la voluntad de Dios y el alma al desobedecer a su espíritu, se rebeló y destronó al espíritu y se apoderó del hombre en su totalidad, o sea el orden de la creación que mantenía al hombre bajo control y funcionando correctamente y en el propósito de Dios, se alteró y el hombre llegó a estar controlado por el alma deformada, rebelde a la palabra de Dios  y comenzaron a surgir sus múltiples pasiones, al estar en contacto con el mundo natural.

Se pueden ver también tres atributos del espíritu en el momento en el momento donde Dios llama al hombre después del pecado, Gén 3:9  Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Gén 3:10  Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. Gén 3:11  Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Esta es ya la composición del espíritu del hombre absorbida por el alma:

  1. Oí tu voz… esto está vinculado a la comunicación o adoración al Creador.
  2. tuve miedo… esto es la intuición o comprensión de las condiciones que nos rodean o percepción de la realidad sin tener que razonar sobre ello.
  3. estaba desnudo. A esto se le llama

Estas tres cosas conforman el espíritu del hombre; desde el principio Dios siempre quiso que fuera el espíritu del hombre el que  gobernara al hombre, sin embargo a consecuencia de la desobediencia, el alma con todas sus pasiones destronó  de su autoridad al espíritu y se posesionó como amo absoluto del hombre, Absorbiendo al espíritu, como parte de si, e interrumpiendo todo tipo de relación armoniosa con el Creador. ¡Esa la condición del hombre caído!. También hay que considerar que la voluntad personal no es parte del espíritu, sino del alma o sea el alma tiene potestad de decisión esto es porque Dios no hace autómatas, sino seres que puedan tomar sus propias decisiones.

En el caso de María podemos observar que su espíritu vive a consecuencia de la sumisión que el alma de María  muestra a la voluntad de Dios, por medio del espíritu de ella, Luc 1:38  Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

Y es que cuando reconocemos y aceptamos la Palabra de Dios como autoridad de nuestra vida,  el espíritu humano despierta de su largo sueño y trata de tomar el lugar que le corresponde en la vida del hombre; mas sin embargo a consecuencia de la sola masa que el hombre es, es necesario separar el ser trino del hombre para que funcione con el propósito de su creación, por eso nos dice el apóstol que la finalidad de la palabra de Dios no es otra, sino separar el ser trino, para que cada parte del hombre funcione dentro del orden de la creación, Heb 4:12  Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir ( separar)el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

Pero separar cada parte del hombre es una tarea colosal que lleva toda la vida y trae muchas batallas hasta que la obra la complete Dios en nosotros. Flp 1:6  estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.

Cuando el espíritu del hombre, guiado por el ESPÍRITU SANTO toma el control del ser humano y logra controlar la rebelión del alma, entonces la obra se ha completado y la Santidad se  ha alcanzado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.