La seguridad de la Esposa

Tema 9

 

Apo 21:27  No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.

Muchas personas consideran que el primer pecado del que tenemos conocimiento, inicio en la eternidad, pero al considerar esto estaríamos diciendo que la eternidad no es un lugar muy seguro para habitar, pues  correríamos el riesgo de caer en el problema de pecado del Querubín que a pesar de su perfección, se reveló contra la autoridad del Creador y que dio lugar a la más grande de las rebeliones. Eze 28:15  Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.

Sin embargo debemos de considerar que no fue específicamente en la eternidad el problema; sino la Biblia nos dice que el problema se dio, en el interior del Querubín, Eze 28:16  A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Entonces claramente denotamos que el problema no fue la Eternidad,  sino el que el pecado se gestó, nació en el corazón del querubín que pecó, ya que Dios le dio a este Querubín, no solamente su belleza y sabiduría, sino que también le dio voluntad propia, al igual que al ser humano y a todos los seres celestiales creados, ( lo digo con respeto, porque a algunas líneas teológicas les cuesta creer que Dios, nos dá voluntad de decisión), entonces esta voluntad fue vulnerada y el corazón de este ser angelical, se corrompió,  Isa 14:13  Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; Isa 14:14  sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. A esta maldad se le llama “expresión de voluntad personal o propia” y en esta voluntad corrompida alejada de la voluntad de Dios, de este ser celestial, se dio lugar al primer pecado en la historia bíblica; entonces se podría decir o creer que esa voluntad personal, nos podría hacer vulnerables a nosotros tambien como pueblo de Dios en la eternidad; sin embargo Dios ha determinado la forma y la manera de que por las puertas de la Santa Jerusalén, no entre lo inmundo, ni lo abominable, Apo 21:27  No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero. Estas puertas que no dejan entrar lo inmundo, es el resultado de todo el proceso de formación y santificación en esta tierra,  Esta SEGURIDAD es parte fundamental de la preparación de la Esposa, Apo 19:7  Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Esta preparación está enfocada en la Formación espiritual recibida en esta tierra, Luc 16:10  El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Luc 16:11  Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? Luc 16:12  Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?, la Esposa del Cordero demostró en las cosas efímeras de esta vida SU FIDELIDAD y este aprendizaje, es la seguridad para su Eternidad.

El haber sido hallada fiel, es la una de las cualidades más importantes entre otras, que la Esposa del Cordero tiene, pues esta fidelidad es la que le dará seguridad y estabilidad eterna.

Definitivamente las puertas de la Nueva Jerusalén están selladas y son seguras  ante la posibilidad de que lo inmundo y el pecado entren, esto determina que no habrá otra rebelión en la Eternidad,

El propósito original de la creación del hombre, como ya lo hemos dicho, es que fue creado para ser un Rey calificado, en lo que otros dejaron y fracasaron, Jud 1:6  Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; Es un hecho innegable que Dios quiere reyes y sacerdotes para la Eternidad y en esta esposa que se ha preparado los encontrará; o sea al final, Dios obtendrá lo que buscaba cuando creo al hombre, pues la biblia cierra la profecía hablando del propósito cumplido, Apo 22:5  No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos. Después de esto el reposo de Dios será eterno.

, predicado en la iglesia central en el 2018

EL QUE TIENE OIDOS PARA OIR QUE OIGA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.