Los Nudos y las Ofrendas

publicado en: Exortacion, La Causa de la Ley | 0

Tema 6 

Mat 5:23  Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, Mat 5:24  deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. Mat 5:25  Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. Mat 5:26  De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.

En la mayoría de casos el ser humano dentro de su necesidad de búsqueda de paz interior, cae en la dificultad de querer acercarse  a Dios, bajo sus propias ideas y criterios, mucho gente da lo que quiere y en las circunstancias que le parece a su propio criterio “mejor”, queriendo ignorar que es Dios quien pone las reglas de lo que él quiere recibir y las condiciones de cómo debe de venir aquello, para ser aceptado; o sea NO se trata solo de traer por traer, sino de dar a Dios, algo que el pida y en las condiciones correctas; Pues en esta carrera, nadie es absoluto, pues hay reglas que obedecer, NO es solo correr por correr, sino que debemos conocer las reglas para NO ser descalificados, como bien lo dice nuestro amado apóstol, 1Co 9:24  ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 1Co 9:26  Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, 1Co 9:27  sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. Ganaremos esta carrera sino ignoramos las reglas.

Caín trajo lo que quiso y bajo sus propias reglas e ideas y fue rechazado, Gén 4:5  pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. El problema de Caín es el problema de mucho pueblo, trayendo a Dios ofrendas que el NO ha pedido y en las condiciones de un corazón, equivocadamente “malo” pues en cuanto a la ofrenda de Caín, que fue rechazada, manifestaba la condición del interior de este hombre, 1Jn 3:12  No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas. Su ofrenda bajos sus propias reglas, reflejaba la realidad que nadie veía de su corazón malo, por lo cual fue rechazado juntamente con su ofrenda.

De Abel, se nos dice que su fe y su ofrenda, están vinculadas a su corazón, pues su ofrenda, fue presentada en las condiciones y en las aptitudes correctas, conforme a la fe, delante de Dios,  Heb 11:4  Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. Las condiciones de la ofrenda de Abel, hablaba de la fe y del interior de este hombre.

Muchos dan ciertas ayudas a las congregaciones, diezmos u ofrendas o con el hecho de ser un servidor devoto y activo, bajo sus propias normas, logran engañar su conciencia, pero NO a Dios. Gál 6:7  No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Cuando la conciencia es engañada, les hace sentirse bien y libre de todo tipo de culpa solo por el simple hecho que está dando lo que otros no dan, sin embargo se denota la importancia que para Cristo tiene esta aptitud “si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tu hermano tiene algo contra ti” (esto significa que  alguien está enojado contra tí, por alguna causa justificada)-Deja allí tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano—en pocas palabras Cristo le da el verdadero  valor a las aptitudes  de amor de una persona, hacia su prójimo, antes  que a cualquier tipo de servicio, u ofrenda económica. El significado propio de esta verdad  es que antes de pensar en dar una ofrenda al Señor, debemos estar en paz con todos, esto es parte de la condición de alguien que quiera ser aceptable su ofrenda, delante de Dios- y entonces ven y ofrece tu presente—Tan solemne, debe de ser este momento, que si el ofrendante, de pronto, recuerda que su hermano tiene contra él,  una causa justa de queja, debe buscar esta reconciliación, que le traerá paz para presentarse en paz, delante de Dios; la reconciliación toma una importancia mayor que la misma acción de ofrendar. Esta  misma verdad aquí enseñada,  la hallamos expresada notablemente en Mar. 11:25-26 : “Y cuando estuviereis orando (o sea en el acto de orar), perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que vuestro Padre que está en los cielos os perdone también a vosotros vuestras ofensas”. Y es también lo mismo con respecto a la Santa Cena y su función espiritual  1Co 11:28  Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. 1Co 11:29  Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para síO sea todo esto está relacionado con la misma VERDAD, Antes de cualquier acto externo, debe haber un acto interno de comprensión de lo que hacemos y para quien lo hacemos; la mejor manera de ofrecer una ofrenda o un servicio a Dios es cumpliendo  la CAUSA DEL AMOR AL PROJIMO, Concíliate con tu adversario—presto, entre tanto que estás con él en el camino—porque no acontezca que el adversario te entregue al juez, y el juez——te entregue al alguacil——y seas echado en prisión. 26. De cierto te digo, que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante Mat 5:24-26 

Antes de dar algo, primero debemos saber si realmente Dios lo está pidiendo y luego saber las condiciones de cómo lo quiere recibir, así es como funciona la verdadera fe, pues la causa de nuestra entrega, no es otra sino el poder agradarle, Miq. 6:6  ¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? Miq. 6:7  ¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? Miq. 6:8  Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. No, se nos olvide que la primera ofrenda que Dios, va a recibir de nosotros es la del interior, esta fue la diferencia entre Caín y Abel y sus ofrendas.

Una de las importancias de las ofrendas es que nos recuerdan que mientras estemos en este mundo,  tenemos todas las oportunidades de deshacer los nudos y problemas que conllevan al juicio. Mat 18:18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Mientras estemos en esta vida podemos deshacer los nudos o atarlos más, según lo que consideremos, pero una vez salidos de esta vida, los nudos son eternos y ya nada se puede hacer, ni a favor ni en contra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.