El poder de Jesús sobre los demonios

publicado en: El Evangelio de Marcos, Exortacion | 0

 Mar 1:23  Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, Mar 1:24  diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Mar 1:25  Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él!

Nadie puede poner en duda el poder destructivo de los demonios en esta vida, de hecho son espíritus deformados con todo tipo de incitaciones, que pueden perturbar y corromper totalmente la vida de una persona. De hecho muchos vicios y deseos y pensamientos en los hombres son exactamente incitaciones demoniacas que poco a poco van creciendo hasta que llegan a dominar totalmente la voluntad de una persona, sino se tiene cuidada.

El evangelista Marcos, menciona que había un hombre endemoniado y un dato curioso es que este endemoniado, estaba dentro de la sinagoga de ellos y muy posiblemente había estado una y otra vez con los judíos cuando ellos hacían sus servicios de culto a Dios; sin embargo el espíritu malo al sentir la presencia de Cristo, se declara abiertamente y manifiesta que conoce a Jesús, Mar 1:24  diciendo: ¡Ah! ¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? quién eres, el Santo de Dios. Hay dos cosas fundamentales que podemos observar claramente en esta declaratoria verdadera pero demoniaca; Pues a pesar de la gran verdad, de lo que dice este demonio que poseía a este hombre: “ quién eres, el Santo de Dios”, podemos observar que:

  1. Jesús no recibe ningún tipo de exaltación, ni adulaciones de demonios ni endemoniados.
  2. Se puede tener conocimiento de quien es Jesús, sin tener verdadera fe.

De hecho esto último es muy fundamental e importante, si tenemos en cuenta que muchos tiene conocimiento de Jesús, pero no pasa de ser solo eso, un conocimiento sin mayor sentido, ni vida, por ello nadie, puede jactarse de que “conoce” a Dios sino tiene resultados en su vida, pues como bien lo dice la escritura los demonios tienen ese conocimiento pero que  no les sirve de nada, Stg 2:19  Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan. Indudablemente, los demonios tienen un concepto claro de la persona de Jesús y de su misión en esta tierra, Mat 8:29  Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?

Estos espíritus deformados e incitadores, cuando no se tiene cuidado y los hombres dan lugar a ser poseídos, estos espíritus, poco a poco van conduciendo a hombres y mujeres, atraves de deseos, vicios o incluso doctrinas demoniacas, hasta ser totalmente dominada la voluntad humana, podemos ver un caso muy claro de ello, Luc 8:26  Y arribaron a la tierra de los gadarenos, que está en la ribera opuesta a Galilea. Luc 8:27  Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad, endemoniado desde hacía mucho tiempo; (posiblemente muchos años) y no vestía ropa, ni moraba en casa, sino en los sepulcros. Se nos dice el punto crítico y dominante que había pasado con este hombre, poseído por demonios:

  1. Era mentalmente inestable, (pues no vestía ropa)…y no vestía ropa
  2. Era antisocial, (pues no vivía en casa, sino en el cementerio. …ni moraba en casa, sino en los sepulcros
  3. No tenía sosiego, Mar 5:5 Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros
  4. Se Dañaba a sí mismo, e hiriéndose con piedras.
  5. NO podía ser atado, Mar 5:3… y nadie podía atarle, ni aun con cadenas.

No se nos dice cómo es que este muchacho llegó a esta deplorable condición, lo que si se nos dice claramente, es el estado de la gravedad de su condición, Mar 5:9  Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. El problema en este hombre estaba tan avanzado que inclusive, le había robado hasta su identidad, pues cuando Jesús le pregunto por sus nombre, ya no hablaba el hombre sino los demonios que habían dentro de él. Y sabemos que las posiciones demoniacas son pequeñas entran por pequeñas ventanas de debilidad que se abren por diferentes causas, pero poco a poco estas posesiones van tomando el control total de la voluntad y de los deseos y llega un momento donde la persona queda totalmente anulada y entregada a las incitaciones demoniacas. De hecho esta región de Gadara como que era alguna especie de “semillero” para los demonios, por ello al saber los demonios que Jesús los va a sacar de aquel hombre le ruegan que no los envié lejos de aquella región, Mar 5:10  Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región. Posiblemente las condiciones de esta ciudad eran apropiadas para los demonios, para vivir dentro de las personas, de hecho sabemos que hay lugares específicos que a los demonios les agrada, por las condiciones sociales, culturales o tradicionales que se dan, en  algunos lugares. por ello Mateo nos dice que no era uno sino dos,  Mat 8:28  Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino, realmente eran dos endemoniados Gadarenos los que se enfrentaron a Jesús, pero parece que “legión” era el del estado más grave, aunque consideramos que habían muchos más, pues como lo dijimos Gadara era una ciudad propicia y fértil para los demonios.

Los demonios, deambulan y se arrastran por la tierra buscando donde morar, Mat 12:43  Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Muchas veces estos demonios son espíritus, reflejados en vicios, pecados o inclusive enfermedades generacionales, que se transmiten de generación a  generación; muchas veces los mismos errores, pecados o enfermedades de los padres se les transmite a los hijos, los hijos que sus padres han cometido pecados de adulterio deben tener mucho cuidado, porque en algún momento esa misma incitación demoniaca de sus padres puede volver a ellos; La idea de volver a la casa de donde salió, puede referirse claramente a hijos que dan las mismas condiciones de los padres para ser poseídos, Mat 12:44  Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Mat 12:45  Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación. En términos naturales, los demonios no sueltan a una persona poseída así por así, sino hasta que la llevan a la muerte; pero en el caso del Gadareno es la misma Palabra de Cristo lo que los obliga a dejar libre a aquel hombre, Mar 5:8  Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y ellos saben que deben obedecer, entonces le piden algo,  Mar 5:12  Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Mar 5:13  Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron. Los demonios deambulan por toda la tierra buscando lugares que les sean propicios para poseer personas, Jesús les permite meterse en los cerdos, que se precipitan en el despeñadero, pues al morir los cerdos los demonios quedan libres y se arrastrarán hasta la ciudad, que era su otro ruego a Jesús, QUE No los alejara de aquella ciudad “semillero.

Se puede denotar porque la ciudad de Gadara, era amada por los demonios, atraves de la reacción de los pobladores al al ver a Jesús a al ver al que había sido endemoniado pero hoy en sus juicio cabal, curiosamente la Biblia dice que este milagro de Jesús, envés de darles esperanza y luz, les dio miedo, Mar 5:15  Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo. Y pareciera como los demonios hablan atraves de ellos, Mar 5:17  Y comenzaron a rogarle que se fuera de sus contornos. Y mientras los pobladores de Gadara, incitados por sus demonios, le ruegan a Jesús  que se vaya; el que había sido liberado, quiere ir con El, Mar 5:18  Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él. Sin embargo Jesús le da una comisión en su propio lugar, Mar 5:19  Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti. De hecho este hombre va a preparar el terreno para que posteriormente llegue el evangelio a toda esta región, Mar 5:20  Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.

Definitivamente,  Los demonios son una realidad y existen porque Dios así lo permite; somos los seres humanos los que NO debemos dar lugar para que ellos encuentren las condiciones, como para querer vivir con nosotros, Efe 4:27  ni deis lugar al diablo. los demonios aman la suciedad, el desorden, los lugares donde abunda la droga, las pandillas, las palabras soeces, los celos etc. Porque son lugares “semilleros” para ellos, pero en sí, somos nosotros mismos los únicos responsables de no dar lugar a estos seres y esto lo lograremos ordenando nuestra casa espiritual, limpiando nuestras suciedades y vicios y honrando a Dios, leyendo su palabra y viviendo para El.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.