La Fe y el Compromiso Personal

publicado en: El Evangelio de Marcos, Madurez | 0

Tema 3

 

Mar 1:4  Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados. Mar 1:5  Y salían a él toda la provincia de Judea, y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados.

 

El bautismo en agua no era algo nuevo en los tiempos de Juan el Bautista, pues ya era utilizado por la sociedad Judía como una forma de aceptación de los prosélitos o sea los gentiles convertidos al judaísmo; pero tomó una preponderancia un poco diferente atraves de Juan,  ya que Juan Bautizaba en un sentido de una acción que demostraba el arrepentimiento de los pecadores Judíos, Mar 1:4  Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados. O sea el Bautismo en agua era la forma palpable de expresar el arrepentimiento. Muchas personas dicen arrepentirse de sus pecados, pero no dan pasos o acciones, que manifiesten la fe de sus palabras. Juan predicaba y la respuesta del pueblo, al llamado de Juan, era contundente, Mar 1:5  Y salían a él toda la provincia de Judea, y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados. Y es que el bautismo en agua, manifiesta una fe de acción, o sea el bautismo representa la acción movida por la fe y es que no todos los que dicen tener fe, tienen la acción para demostrarla.

 

Necesariamente debemos considerar que siempre se han movido dos tipos de “fe” entre los seres humanos:

 

  1. La fe verdadera.
  2. La fe fingida, (que realmente no es fe) 1Ti 1:5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida,

 

La diferencia entre la Fe verdadera y Esta “fe fingida” que menciona el apóstol Pablo, es la misma diferencia que hay entre la fe trigo y la fe cizaña y es que son tan parecidas en palabras y en algunas cosas, que es sumamente difícil identificar quien es quien, pero al final, solo una da, los resultados adecuados y el fruto que da el trigo, determina su naturaleza plenamente, mientras la cizaña solo tiene hierba(apariencia) sin fruto, Mat 13:30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

 

La Fe verdadera, se expresa no solamente con palabras, sino también con el compromiso personal, Rut 1:8 Y Noemí dijo a sus dos nueras: Andad, volveos cada una a la casa de su madre; Jehová haga con vosotras misericordia, como la habéis hecho con los muertos y conmigo. Rut 1:9 Os conceda Jehová que halléis descanso, cada una en casa de su marido. Luego las besó, y ellas alzaron su voz y lloraron, Rut 1:10 y le dijeron: Ciertamente nosotras iremos contigo a tu pueblo. Estas dos mujeres, Orfa y Rut, indudablemente sienten amor, por la ancianita Nohemí que a estas alturas es una desdichada y se dirige a morir a su tierra Israel, sin embargo sus dos nueras jóvenes, están determinadas a ir con ella; y representan perfectamente bien los dos tipos de fe ya que las dos están dispuestas a ir con Nohemí hasta las últimas consecuencias según sus palabras, pero realmente es la acción y el compromiso, lo que mide nuestras palabras, Rut 1:11  Y Noemí respondió: Volveos, hijas mías; ¿para qué habéis de ir conmigo? ¿Tengo yo más hijos en el vientre, que puedan ser vuestros maridos? Nohemí les habla una gran verdad, al ir con ella a Belén, representaría que prácticamente ellas quedarían viudas para siempre y la anciana no quiere que sacrifiquen sus vidas solo por ayudarla, Rut 1:12 Volveos, hijas mías, e idos; porque yo ya soy vieja para tener marido. Y aunque dijese: Esperanza tengo, y esta noche estuviese con marido, y aun diese a luz hijos, Rut 1:13 ¿habíais vosotras de esperarlos hasta que fuesen grandes? ¿Habíais de quedaros sin casar por amor a ellos? No, hijas mías; que mayor amargura tengo yo que vosotras, pues la mano de Jehová ha salido contra mí. Y es que hablar y tener las mejores intenciones es una cosa, pero es el compromiso personal el que determina nuestras verdaderas convicciones, Rut 1:14 Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; y Orfa besó a su suegra, más Rut se quedó con ella. Orfa representa la “fe” de solo palabras de mucho pueblo, que aunque parece que tiene amor real por Nohemí, no está dispuesta a negarse a sí misma por su suegra y después de las palabras de la ancianita Nohemí, Orfa se volvió a su pueblo y a sus dioses.

 

Y viendo a Orfa volverse a su pueblo, Nohemí también invita a su otra nuera, A Rut también a volverse, Rut 1:15 Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. En cambio, Rut representa la fe de compromiso, la fe de acción, la fe verdadera que no consta solamente de palabras, sino también de compromiso, Rut 1:16 Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Rut 1:17 Donde tú murieres, moriré yo, y allí seré sepultada; así me haga Jehová, y aun me añada, que sólo la muerte hará separación entre nosotras dos. Esta fe produce determinación y firmeza, Rut 1:18  Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más. Y es justamente este tipo de Fe, la que determina el compromiso de la Esposa de Cristo, Cnt 2:10  Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. Es la fe que nos lleva a levantarnos y a accionar.

 

La fe fingida núnca llega a los niveles del compromisos personal, pues solo consta de “palabras bonitas” y de “buena” apariencia, pero todo queda ahí, “palabras sin acciones” y una fe sin acción, es como tener un cadáver en la casa, Stg 2:17  Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. La Fe para que realmente sea Fe, necesariamente estará rodeada de acciones que manifiestan que algo ha cambiado realmente dentro de nosotros.

 

RECUERDE NO SOMOS SALVOS POR OBRAS, Efe 2:8  Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; Efe 2:9  no por obras, para que nadie se gloríe. PERO SÍ PARA BUENAS OBRAS, Efe 2:10  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Lo que Marcos está enfocando, desde el inicio de su evangelio, es que en medio de las persecuciones, el pueblo de Dios debe tener compromiso, para estar dispuesto a negarse por amor a Dios y la única fe que va a poder resistir las presiones del mundo, es aquel evangelio que es nacido de una fe NO fingida y esta fe de compromiso y de negación, es la única que podrá resistir hasta el final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.